miércoles, 16 de enero de 2013

Llega un nuevo tratamiento para la diabetes tipo 2 que facilitará el cumplimiento por parte de los pacientes



Ya está disponible en España una alternativa terapéutica para las personas con diabetes tipo 2 (DM2), pensado para facilitar a los pacientes la continuidad y cumplimentación de su tratamiento2,3,4,5,6. Consiste en la combinación de linagliptina y metformina clorhidrato (HCI) en un único comprimido, administrado dos veces al día1, de manera que se simplifica el tratamiento de las personas con DM2.
“Linagliptina y metformina son dos fármacos ampliamente utilizados individualmente para la diabetes tipo 2, y lo son también en conjunto porque tienen un efecto sinérgico: sus efectos se suman y, por tanto, supone una combinación muy eficaz para el tratamiento de la DM2”, apunta el Dr. Antonio Pérez, Director de Unidad del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Santa Creu i Sant Pau de Barcelona. “Además, ninguno de ellos aumenta el riesgo de hipoglucemia ni la ganancia de peso, dos de los efectos secundarios más habituales en los medicamentos para el control de la glucemia”.
Linagliptina/metformina clorhidrato (HCI) está recomendado para mejorar el control de la glucemia en uso junto con dieta y ejercicio, en adultos con diabetes tipo 2 inadecuadamente controlados con su dosis máxima tolerada de metformina en monoterapia, metformina y una sulfonilurea, o quienes ya están siendo tratados con la asociación de linagliptina y metformina.7 Además, también puede utilizarse con una sulfonilurea.
Adherencia al tratamiento, prioridad en salud pública
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la adherencia al tratamiento en las enfermedades crónicas como un tema prioritario de salud pública debido a sus consecuencias negativas: fracasos terapéuticos, mayores tasas de hospitalización y aumento de los costes sanitarios8. Diversos estudios en personas con diabetes, entre otras enfermedades crónicas, han señalado que los pacientes con falta de adherencia tienen tasas de mortalidad significativamente más altas que los pacientes cumplidores (12,1% vs 6,7%)8, y que las tasas de hospitalización son también más altas en pacientes con baja adherencia (13% vs 30% para pacientes con diabetes)8.
En este sentido, el Dr. Pérez subraya que “el hecho de simplificar el tratamiento presentándolo en un solo comprimido dos veces al día se asocia con una mejor adherencia al mismo, un aspecto de suma relevancia en los pacientes con DM2. De hecho, se sabe que hasta el 50% de pacientes con enfermedad crónica incumple con el tratamiento prescrito”.
Además de influir en la calidad de vida del paciente, la adhesión deficiente del paciente a las indicaciones terapéuticas de los profesionales de la salud es la principal causa de la aparición de las complicaciones de la diabetes y los costes individuales, sociales y económicos que las acompañan4. De hecho, el coste global para el sistema de asistencia sanitaria de tratar a los pacientes con diabetes tipo 2 en Europa es una media de 1,5 veces mayor que el gasto de atención de salud per cápita, según el estudio CODE-29.
Prevención, el tratamiento más eficaz
El endocrino del Hospital de Sant Pau i de la Santa Creu ha explicado que, actualmente, existen tratamientos eficaces para la diabetes tipo 2 que “permiten controlar, en una proporción muy amplia de pacientes, las complicaciones de la enfermedad y su consecuencia final, que sería la reducción de la supervivencia de esta población”. Y es que, aunque “el concepto de gravedad de la diabetes no se percibe entre la población general porque es una enfermedad que no duele y sus consecuencias se perciben más a largo plazo”, entre las complicaciones derivadas de un control deficiente de la patología figuran las enfermedades cardiovasculares, renales, oculares (con riesgo de ceguera) o la afectación de los pies (con riesgo de amputación).
Por ello, el Dr. Antonio Pérez destaca que “la prevención es el mejor tratamiento para la diabetes” y relaciona directamente el aumento de la prevalencia de la obesidad con el incremento de personas que tienen diabetes tipo 2: “la edad es un factor de riesgo de la DM2 pero cumplir años es algo que no podemos cambiar. En cambio, hay otros factores ligados a nuestro estilo de vida actual, como es el caso de la obesidad, sobre los que sí podemos actuar. Pocas medidas son tan eficaces como reducir el peso y aumentar la práctica de actividad física, que disminuyen en un 60% el riesgo de padecer diabetes”.