miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Sociedad Española de Geriatría lanza una campaña nacional para la vacunación de gripe y neumococo


La campaña fue presentada el martes por el presidente de la SEGG, Pedro Gil, el presidente de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología, Primitivo Ramos y el miembro del comité de vacunas de la SEGG, Luis Salleras.

"La gripe y el neumococo pueden matar", este es el mensaje que quiere lanzar este año la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología con motivo de la campaña de concienciación sobre la vacunación frente a la gripe y al neumococo. Un mensaje claro y rotundo que tiene su razón de ser en los datos oficiales, y es que en el mundo mueren cada año entre 250.000 y 400.000 personas a causa de la gripe (entre 1.400 y 4.000 en España) y otras muchas son afectadas por la enfermedad neumocócica, que ocasiona graves problemas de salud y que también puede ser mortal en personas de edad avanzada, done la tasa de mortalidad está entre un 20 y un 40 por ciento, explicó en rueda de prensa, Pedro Gil. Además, una enfermedad como la gripe, obliga a la mayoría de los pacientes a permanecer un mínimo de tres días en casa, incluso con tratamiento sintomático.

Aumento de visitas ambulatorias y urgencias

Por otra parte, la demanda asistencial en los brotes de gripe estacional conlleva a un incremento de un 30/40 por ciento de las visitas ambulatorias, sobrecarga de los servicios de urgencias y la capacidad hospitalaria. De hecho, el 11 por ciento de las bajas laborales son por motivo de la gripe y cada año, la gripe causa 60 millones de horas de trabajo perdidas y un gasto estimado de más de 250 millones de euros.

Según expuso Primitivo Ramos, "con la vacunación se podría reducir la mortalidad de la gripe y sus causas en un 50 por ciento, en un 30 por ciento las tasas de ingresos hospitalarios y en un 41 por ciento los casos de absentismo laboral".

Aunque el pasado año la tasa de vacunación superó el 60 por ciento, España aún se encuentra lejos de las recomendaciones de la OMS, que fijan como idoneidad una tasa de vacunación del 75 por ciento de la población.

Los mayores, más vulnerables

Para la SEGG, velar por la salud de las personas es esencial, por eso recomienda especialmente la vacunación de la gripe a todas las personas mayores de 60 años (ya que es la población que más sufre las consecuencias de la gripe), a las personas menores de 60 años que padezcan alguna enfermedad crónica como enfermedades cardiovasculares o pulmonares, entre otras, enfermedades hepáticas o renales crónicas, metabolopatías crónicas, enfermedades crónicas sanguíneas, neuropatías crónicas, inmunodeprimidos, mujeres embarazadas y trabajadores sanitarios y cuidadores.

Ante este último punto, la SEGG quiere hacer un llamamiento especial, ya que está documentado que los profesionales sanitarios y cuidadores pueden trasmitir la gripe a los pacientes y, a su vez, contagiarse de la infección gripal que estos padecen. Y recuerda que, aunque no existan síntomas graves de la gripe, el riesgo de contagio permanece intacto.

Por otra parte, la SEGG recomienda la vacunación frente al neumococo a todas las personas que hayan cumplido 60 o más años, especialmente las que viven en instituciones cerradas y a todas las personas menores de 60 años que presenten patología pulmonar crónica, enfermedad cardiovascular, diabetes, asplenia funcional o anatómica, inmunodepresión, fallo renal crónico, a los receptores de trasplante sólido de médula ósea o a las personas con un implante cloclear instaurado o previsto.

¿Y cuándo vacunar?, pues el doctor Luis Salleras, considera que "las personas deben vacunarse unas dos o tres semanas antes de que comience a circular el virus, es decir, lo más recomendable sería hacerlo en el mes de octubre".

Unas vacunas seguras

Según la SEGG, la vacunación es el método más efectivo para prevenir la infección y las complicaciones causadas por la gripe y el neumococo. En lo que respecta a la gripe, en adultos jóvenes sanos se produce una respuesta robusta de anticuerpos protectores a las dos semanas de la administración de la dosis de vacuna antigripal. Por su parte, en las personas mayores de 65 años, aunque la respuesta inmunitaria es menor en términos de concentración de anticuerpos, tiene una efectividad de entre un 50 y un 60 por ciento de los vacunados, con importantes reducciones en el riesgo de hospitalización y de muerte.

Tanto la vacuna de la gripe y como la del neumococo son unas vacunas altamente seguras, a pesar de las falsas informaciones existentes, dice la SEGG. "La vacuna de la gripe no podría provocar la enfermedad, ya que las vacunas antigripales que se utilizan en España no contienen virus vivos, por lo que es imposible contraer la gripe a través de la vacuna". La sociedad científica asegura que ambas vacunas son seguras, bien toleradas y carecen de efectos adversos importantes, lo máximo que pueden producir en un enrojecimiento en la zona del pinchazo que desaparece en uno o dos días. En menores ocasiones se han dado casos de fiebre, malestar o dolores musculares que, igualmente, desaparecen en un breve plazo de tiempo.


No hay comentarios: