viernes, 28 de septiembre de 2012

La mitad de los pacientes con diabetes tipo 2 tienen más de 65 años


La prevalencia de la diabetes tipo 2 aumenta con la edad y se estima que, a nivel mundial, en las dos próximas décadas la epidemia de esta patología va a ser especialmente significativa en la población mayor de 65 años.

En España, según datos del estudio Di@betes.es2, más de un tercio de los pacientes mayores de 75 años tienen diabetes, un 30,7% en los varones y un 33,4% en las mujeres. Según este mismo estudio, la mitad de la población con diabetes tipo 2 de nuestro país tendría más de 65 años. En Andalucía, se estima que aproximadamente 600.000 personas tienen diabetes tipo 21.

En el marco del 34º Congreso  Nacional de SEMERGEN. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, Novartis organiza un encuentro para debatir los principales retos en el abordaje del paciente anciano con diabetes tipo 2 y analizar las principales implicaciones del Documento de Consenso sobre el tratamiento del paciente anciano diabético’.

El paciente anciano diabético presenta particularidades como la presencia de comorbilidades, una elevada heterogeneidad clínica, síntomas geriátricos (deterioro cognitivo, depresión o caídas) y un mayor riesgo de morbimortalidad entre otras. En palabras del Dr. Javier Díez, Médico de Familia, Coordinador del Grupo de Atención Primaria de la SED, “aparte de la presencia de pluripatología, hay una serie de elementos importantes a nivel social y psicosocial; esta variedad de situaciones hacen que el paciente anciano sea mucho más heterogéneo que la población joven y debe ser atendido de forma individualizada.”

“El manejo de la diabetes en el anciano representa un importante reto tanto desde el punto de vista clínico como de salud pública. En primer lugar, por razones epidemiológicas, y en segundo lugar, porque existen pocas evidencias científicas que apoyen el abordaje más adecuado de la diabetes en los ancianos”, añade el Dr. Ricardo Gómez Huelgas, Coordinador del Grupo Diabetes y Obesidad de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Ante esta situación, las principales sociedades científicas involucradas en el manejo del paciente anciano con diabetes elaboraron el ‘Documento de Consenso sobre el tratamiento del paciente anciano diabético’. Un documento que establece protocolos comunes y criterios compartidos que permiten adecuar el abordaje del paciente anciano con diabetes atendiendo a sus peculiaridades, así como avanzar y plantear líneas de investigación comunes. “Este documento pretende facilitar a los clínicos la toma de decisiones en este campo y mejorar la calidad de los cuidados de los pacientes ancianos con diabetes,” comenta el Dr. José Mancera Romero, Médico de Familia del Centro de Salud Ciudad Jardín y Miembro del Grupo de Trabajo de Diabetes de SEMERGEN.

En la elaboración del documento han participado la Sociedad Española de Medicina Interna, la Sociedad Española de Diabetes, la Sociedad Española de Medicina Geriátrica, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, la Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud (redGDPS), las tres principales sociedades de Atención Primaria (SEMERGEN, SEMFYC y SEMG), y las sociedades españolas de Endocrinología, Nefrología, Cardiología, Aterosclerosis y de Farmacia Comunitaria.

El documento recoge una relación de recomendaciones y conclusiones para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en el paciente anciano que contemplan las particularidades, la evaluación clínica, el abordaje de las principales complicaciones, los factores de riesgo cardiovascular así como las modificaciones en el estilo de vida, entre otros.


El papel de la Atención Primaria en el manejo del paciente anciano con diabetes tipo 2
Los ancianos con diabetes presentan mayor mortalidad, mayor morbilidad cardiovascular y mayor prevalencia de síndromes geriátricos que los ancianos de su misma edad sin diabetes. Además, las personas mayores con diabetes tienen una gran heterogeneidad clínica y funcional y, con frecuencia, sufren otras patologías crónicas. “La población anciana es muy heterogénea e incluye a sujetos con diferente capacidad funcional y cognitiva, diversa comorbilidad y con diferencias sustanciales en la expectativa de vida”, según el Dr. Gómez Huelgas.

“Estos condicionantes hacen necesario un abordaje específico en el paciente anciano, que debe ser multidisciplinar, siendo los profesionales de Atención Primaria los que en mejor situación se encuentran para ofrecer una atención de calidad a estos pacientes,” añade el Dr. Mancera.

Así, los expertos reunidos en el encuentro han resaltado la importancia del papel de la medicina de familia por su capacidad de realizar una valoración integral y un abordaje individualizado centrado principalmente en objetivos de calidad de vida.

En palabras del Dr. Díez: “En la actualidad, el médico de familia junto con la enfermera ocupan un lugar central en el seguimiento de estos pacientes. Los profesionales de Atención Primaria son figuras muy próximas, no sólo en el aspecto médico sino también en el psicosocial, por ello tienen un punto de vista más amplio en el manejo de la diabetes en estos pacientes.”

Tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular
El consenso también hace referencia al tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular que se presentan con más frecuencia en el paciente anciano con diabetes. Entre ellos, destacan las recomendaciones referentes al hábito tabáquico, pues los beneficios del cese del consumo también se dan en el paciente anciano, o las referentes a la hipertensión, puesto que el 86,8% de los hombres y el 90,9% de las mujeres mayores de 75 años con diabetes son hipertensos.


La elevada prevalencia de polifarmacia
La comorbilidad del paciente anciano con diabetes puede suponer, en muchos casos, que se dé una elevada prevalencia de polifarmacia. Es importante, de este modo, atender a las posibles interacciones farmacológicas en el momento de establecer el adecuado abordaje de la diabetes tipo 2 en el paciente anciano. La complejidad en el abordaje se ve aumentada por el progresivo deterioro orgánico y cognitivo, la menor autonomía del paciente y su capacidad de respuesta ante las situaciones, y por un mayor riesgo de morbi-mortalidad.

En este sentido el Dr. Díez añade, “se considera crucial la individualización de los objetivos del tratamiento de acuerdo con la situación de cada paciente, con el fin de evitar las complicaciones de la DM2 a la vez que la yatrogenia en forma de hipoglucemia, hipotensión,  desnutrición proteico-calórica o la derivada de interacciones medicamentosas”.


Modificaciones del estilo de vida
La correcta alimentación y la inclusión de ejercicio físico en la rutina diaria son aspectos fundamentales en la atención a los pacientes con diabetes y, en especial, los de edad avanzada. El consenso recomienda evitar que el paciente anciano con diabetes siga dietas muy hipocalóricas, que a menudo conllevan una ingesta proteica baja, pues incrementan el riesgo de desnutrición y de hipoglucemias.

Por otro lado, el documento destaca la importancia y utilidad que el ejercicio físico tiene para los pacientes de edad avanzada con diabetes tipo 2. En palabras del Dr. Gómez Huelgas: “No debemos subestimar la importancia que el ejercicio físico, tanto aeróbico como de resistencia, tiene para la preservación de la funcionalidad en el anciano”.

No hay comentarios: