martes, 25 de septiembre de 2012

El corazón, ese órgano que clama ser cuidado


 Las enfermedades del corazón y las arterias provocan el 47% de las muertes de las mujeres y el 39% de las que sufren los hombres. Así lo advirtieron hoy los expertos del servicio de Cardiología de Hospital Quirón Málaga con motivo del Día Mundial del Corazón, con lo que se instó a los ciudadanos a cuidar sus hábitos y controlar los factores de riesgo “modificables”, es decir, susceptibles de ser cambiados mediante tratamiento médico o cambios en el estilo de vida: lo son la hipertensión arterial, los niveles de colesterol, el tabaco, el ejercicio físico, la obesidad y la diabetes.

Los expertos subrayaron la estrecha relación que existe entre el riesgo de sufrir un episodio coronario agudo y los niveles de colesterol, la presión arterial, el consumo de cigarrillos, la diabetes, el síndrome de resistencia a la insulina-obesidad o los antecedentes familiares. Entorno a 27.000 personas de entre 25 y 75 años sufren infartos agudos de miocardio en España cada año. Así, el jefe de Cardiología de Hospital Quirón Málaga, Dr. José Carretero, afirmó que “se ha calculado que en España, aproximadamente el 86% del total de las vidas salvadas después de 1986 podría atribuirse al uso de los antiagregantes plaquetarios y los trombolíticos”.

La hipertensión arterial, según señaló, “aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. Las personas hipertensivas que además son obesas, fuman o tienen niveles elevados de colesterol en sangre, tienen un riesgo mucho mayor de sufrir una enfermedad del corazón o un accidente cerebrovascular”.

Asimismo, el colesterol elevado puede poner en jaque al corazón. Para el Dr. Carretero “aunque a menudo atribuimos la elevación del colesterol en sangre al colesterol que contienen los alimentos que comemos, la causante principal de ese aumento es la grasa saturada de los alimentos. La materia grasa de los productos lácteos, la grasa de la carne roja y los aceites tropicales tales como el aceite de coco son algunos de los alimentos ricos en grasa saturada. Cuando la sangre contiene demasiadas lipoproteínas de baja densidad (LDL o «colesterol malo»), éstas comienzan a acumularse sobre las paredes de las arterias formando una placa e iniciando así el proceso de la enfermedad aterosclerótica, aumentando el riesgo de padecer cardiopatía isquémica”.

Por otro lado, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte entre diabéticos. En este escenario, el Dr. Carretero recordó que “la Asociación Americana del Corazón (AHA) calcula que el 65 % de los pacientes diabéticos mueren de algún tipo de enfermedad cardiovascular”. Dicho de otro modo: el buen control de los niveles de glucosa en sangre puede reducir su riesgo cardiovascular.

El tabaquismo: “fumar aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y de enfermedad vascular periférica”, señaló el jefe de Cardiología. “Las investigaciones demuestran que fumar acelera el pulso, contrae las principales arterias y puede provocar irregularidades en la frecuencia de los latidos del corazón, todo lo cual aumenta el esfuerzo del corazón”. Fumar también aumenta la presión arterial, lo cual a su vez aumenta el riesgo de un ataque cerebral en personas que sufren de hipertensión. Aunque la nicotina es el agente activo principal del humo del tabaco, otros compuestos y sustancias químicas, tales como el alquitrán y el monóxido de carbono, también son perjudiciales para el corazón. Estas sustancias químicas contribuyen a la acumulación de placa grasa en las arterias, posiblemente por lesionar las paredes de los vasos sanguíneos. También afectan al colesterol y a los niveles de fibrinógeno.

No obstante, se debe considerar que las personas inactivas tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón que las personas que hacen ejercicio regular; así como, por lo general, los hombres tienen un riesgo mayor que las mujeres de sufrir un ataque al corazón. Del mismo modo, las enfermedades del corazón suelen ser hereditarias.

Otro factor que las mujeres deben tener en cuenta son los anticonceptivos. “Las primeras píldoras anticonceptivas contenían niveles elevados de estrógeno y progestágeno, y tomarlas aumentaba las probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular o un ataque cerebral, especialmente en mujeres mayores de 35 años que fumaban. Pero los anticonceptivos orales de hoy contienen dosis mucho menores de hormonas y se consideran seguros en mujeres menores de 35 años de edad que no fuman ni sufren de hipertensión”, afirmó el Dr. Carretero. Sin embargo, los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y coágulos sanguíneos en mujeres que fuman o tienen otros factores de riesgo, especialmente si son mayores de 35 años. Así, las mujeres que toman anticonceptivos orales deben realizarse chequeos anuales que incluyan un control de la presión arterial, los triglicéridos y el azúcar en sangre.

PAPEL DEL ESTRES Y LAS EMOCIONES EN EL RIESGO CARDIOVASCULAR

Las investigaciones apuntan varias razones por las cuales el estrés puede afectar al corazón, señaló el Dr. Carretero:
- Las situaciones estresantes aumentan la frecuencia cardiaca y la presión arterial, aumentando la necesidad de oxígeno del corazón. Esta necesidad de oxígeno puede ocasionar una angina.
- En momentos de estrés, el sistema nervioso libera más hormonas (principalmente adrenalina). Estas hormonas aumentan la presión arterial, lo cual puede dañar la íntima arterial.
- El estrés también aumenta la concentración de factores de coagulación en sangre, aumentando así el riesgo de que se forme un coágulo. Los coágulos pueden obstruir totalmente una arteria ya parcialmente obstruida por placa y ocasionar un ataque al corazón.

QUIÉN Y CUÁNDO SE DEBE IR A LA CONSULTA DEL CARDIÓLOGO

Deben ir al cardiólogo:
Pacientes con hipertensión arterial o hipercolesterolemia en los que no se consigan los objetivos perseguidos.
Pacientes con síntomas sugerentes de cardiopatía isquémica o insuficiencia cardiaca, tales como dolor u opresión torácica, disnea (dificultad respiratoria al caminar) u ortopnea (dificultad respiratoria tumbado en la cama).
Pacientes que han padecido ya un evento isquémico.

El nuevo grupo

El grupo resultante de la fusión de Quirón y USP contará con un cuadro médico de prestigio internacional, el más numeroso del sector, será el primero de España en número de pacientes atendidos y en superficie asistencial, y supondrá administrar 45 centros sanitarios, más de 2.250 camas hospitalarias, 6.500 médicos vinculados y 600.000 estancias hospitalarias al año. En 2011, Quirón y USP registraron un total de 835.112 urgencias atendidas, 185.268 intervenciones quirúrgicas, 17.223 nacimientos, más de 10.000 ciclos de reproducción asistida y alrededor de 40.000 tratamientos oncológicos.

La mayor red hospitalaria privada de España contará con 19 hospitales generales en A Coruña, Adeje (Tenerife), Barcelona, Erandio (Vizcaya), Madrid, Málaga, Marbella, Murcia, Palma de Mallorca, Pozuelo de Alarcón (Madrid), San Sebastián, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Torrevieja (Alicante), Valencia, Vitoria y Zaragoza; dos hospitales de día, en Playa de Muro (Mallorca) y Zaragoza; cuatro centros monográficos de reproducción asistida en Bilbao, Murcia, Pamplona y Torrent (Valencia); tres centros oftalmológicos en A Coruña, Barcelona y Girona; dos centros de medicina deportiva en Vitoria; y 15 centros de consultas de diferentes especialidades en A Coruña, Ferrol (A Coruña), Fuengirola (Málaga), Lorca (Murcia), Orihuela (Alicante), Palma de Mallorca, Santa Pola (Alicante), Sa Pobla (Mallorca), Sevilla y Torrevieja (Alicante).