viernes, 10 de agosto de 2012

PERSONAS CON DAÑO CEREBRAL SE BAÑAN EN HONDARRIBIA (GIPUZKOA) GRACIAS AL PROGRAMA ‘BAÑOS SIN BARRERAS’

Descargar Baños adaptados 2.jpg (721,7 KB)


Usuarios del Hospital Aita Menni de San Sebastián con daño cerebral adquirido (DCA) se han bañado hoy, viernes 10 de agosto, en la playa Hondarribia (Gipuzkoa) gracias al programa de ‘Baño sin barreras’.

De esta forma, los usuarios afectados por daño cerebral han podido refrescarse en la playa ante las elevadas temperaturas que azotan Euskadi durante estos días.

‘Baño sin Barreras’ está promovido por la Federación Gipuzcoana de Deporte Adaptado y que cuenta, además, con el patrocinio de la Kutxa y la colaboración del Ayuntamiento de la citada localidad guipuzcoana.

Los pacientes del Centro de Día de San Sebastián del Hospital Aita Menni acuden al programa ‘Baños sin barreras’, que se oferta de julio a septiembre, una vez por semana (viernes) con un sistema rotatorio con cinco o seis usuarios por día.

El Centro de Día de Daño Cerebral lleva ya cuatro años, contando el presente, desarrollando la actividad sin barreras en los arenales guipuzcoanos. Tras el éxito que dicha actividad suscitó en los usuarios del centro, se decidió no ceñirse exclusivamente al baño en el agua y contar con un día en la playa en su totalidad.

Una de las personas que ha acompañado a los pacientes del Hospital Aita Menni en estas jornadas es la fisioterapeuta del citado centro, Arantzazu Álvarez Etxaniz. Para la experta la actividad “garantiza el derecho de las personas con discapacidad o movilidad reducida a disfrutar de las playas” y afirma que “los baños de mar en sí mismos estimulan la realización del ejercicio físico”.

En este sentido, ha señalado que los baños marinos “son algo más que una tradición estival” porque “dependiendo de la inmersión corporal, y gracias al efecto de desgravitación del agua, las personas con discapacidad se benefician de la libertad de movimientos”.

“Así, pueden llegar a realizar gestos, movimientos y ejercicios con mayor facilidad y menor riesgo de lesiones. Por ejemplo, al simular el braceo de la natación podrán completar el gesto del brazo con mayor facilidad dentro del agua. Al caminar dentro del agua se elimina parte del peso corporal y también los daños por riesgo de caída”, ha destacado.

Por su parte, el responsable de ‘Baños sin Barreras’ en Gipuzkoa, José Luis Múgica, se ha felicitado porque la actividad “ayuda a las personas con movilidad a reducida a disfrutar de la playa como cualquier otra persona sin quedar excluidas”.

Asimismo, señala que en esta edición se ha incorporado la figura de un fisioterapeuta que ayuda a los usuarios de ‘Baños Sin Barreras’ a mejorar la flexibilidad y ayudarles a paliar posibles dolores.

Entre los protagonistas, Juanan, ha afirmado que le “hace mucha ilusión ir a la playa”, y explica que la falta de movilidad, provocada por el daño cerebral, “ha hecho que olvide nadar”, pero se alegra porque ‘Daño sin barreras’ le “está ayudando a volver a nadar”.

Joseba, por otro lado, destaca que la actividad le supone “una alegría al sacarme de la rutina porque llevaba nueve años sin bañarme en el mar”.

Acceso a la playa

El acceso a la playa se realiza por medio de rampas para llegar hasta el espacio reservado para los usuarios. Este emplazamiento se compone de un vestuario femenino y masculino, un baño y dos zonas con mesas y sillas en zonas de sol y sombra.

Los monitores de la Federación Guipuzcoana de Deporte Adaptado, además de ofrecer ayuda y soporte para acceder al agua, ayuda en todas aquellas tareas que se llevan a cabo en la playa como ayudar a subir y bajar de la furgoneta del traslado o vestir y desvestir a los usuarios, entre otros.

Dispositivos

Para realizar el baño se ha puesto a disposición de los usuarios diferentes dispositivos dependiendo de las capacidades físicas de cada persona. Para los más dependientes se usado la silla anfibia que dispone de ruedas especiales que facilitan el transporte del usuario sobre la arena y la flotación en el agua. Dependiendo del caso, el usuario ha salido de la silla portando un chaleco salvavidas y se ha sumergido en el agua con la ayuda de una o dos personas. Para aquellos que presentaban dificultades al caminar sobre la arena, se han usado unas muletas anfibias especiales que poseen mayor superficie de apoyo.


No hay comentarios: