martes, 29 de mayo de 2012

La mayoría de los pacientes con artritis reumatoide cree erróneamente que la enfermedad sólo afecta a las articulaciones


¿Es la artritis reumatoide una patología asociada a la edad? ¿Afecta sólo a las articulaciones? ¿Cómo se diagnostica?  Estas son algunas de las cuestiones que desconocen incluso los pacientes con artritis reumatoide (AR) y para las cuales se puede encontrar respuesta en  un nuevo espacio informativo alojado en la página web www.rochereumatologia.es que ofrece a los usuarios poner a prueba sus conocimientos sobre esta patología que, a pesar de afectar a alrededor del 0,5% y 1% de la población, sigue siendo una enfermedad desconocida. Este cuestionario a su vez remite a otras secciones de la web en las que la persona interesada puede ampliar sus conocimientos sobre esta enfermedad.
Según explica el doctor Luis Carreño, jefe de Reumatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, con frecuencia, los pacientes  con artritis reumatoide “creen que la enfermedad sólo afecta a las articulaciones, cuando la realidad es que es una enfermedad sistémica que incide también sobre otros muchos órganos”. Esta falta de conocimiento sobre la importancia de la enfermedad hace que el paciente lleve un peor control de la misma. “Cuando se conoce la enfermedad y reconocen los signos de alarma, si surge alguna complicación es el propio paciente quien advierte que algo no va bien”, añade.
La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, sistémica, crónica y, frecuentemente, incapacitante, que se caracteriza principalmente por la inflamación de la membrana que rodea las articulaciones. Afecta con mayor frecuencia a mujeres entre 25 y 55 años, incidiendo en su desarrollo profesional y personal al impactar en la capacidad funcional, la integración laboral, los costes económicos directos e indirectos, la discapacidad, y el estado psico-emocional, entre otros.
El perfil sistémico de esta enfermedad hace que afecte no solo a las articulaciones sino también a otros órganos y tejidos, por lo que los síntomas pueden ser diversos. Los más frecuentes son dolor, inflamación y rigidez de las articulaciones, que se atenúa conforme se ponen en movimiento. “La inflamación y la rigidez son los síntomas más frecuentes”, señala el doctor Carreño. No obstante, advierte que también pueden producirse otros síntomas extraarticulares como fiebre, fatiga, nódulos reumatoides, derrame pleural y pericárdico, inflamación de los vasos sanguíneos o uveítis.
Los expertos insisten en la importancia del diagnóstico precoz para acelerar el proceso terapéutico, y frenar el daño que la enfermedad sin control pueda ocasionar, ya que hasta el 70% de los pacientes con artritis reumatoide muestra signos de daño permanente de las articulaciones en los dos primeros años de la enfermedad. Al inicio de la enfermedad puede resultar difícil el diagnóstico porque los síntomas no son identificados de forma correcta. A este respecto el doctor Carreño indica que “cuanto antes se diagnostique la enfermedad, más fácil va a ser el tratamiento y mejores la evolución y el pronóstico”.
Entre el arsenal terapéutico actualmente disponible para los pacientes con Artritis Reumatoide, destacan los nuevos tratamientos biológicos, dirigidos a interferir el proceso inflamatorio de la enfermedad. La variedad de tratamientos biológicos, cada vez más amplia, ofrece a médicos y pacientes un amplio abanico de terapias con diferentes mecanismos de acción y diferentes formas de administración. “Sin duda, la artritis reumatoide es una enfermedad grave que hay que tomar en serio, pero con esperanza, ya que hoy en día más del 50% de los pacientes puede conseguir la  remisión o un grado mínimo de actividad”, explica este experto.
Espacio de consulta
Además del nuevo espacio informativo, la página web www.rochereumatologia.es dispone de un servicio de consulta online sobre aspectos generales de la patología con el doctor Luis Carreño, donde los  usuarios pueden solucionar sus propias dudas en referencia a la Artritis Reumatoide. En este punto, este experto señala que las principales dudas que surgen son relativas a los síntomas de la enfermedad  y a su pronóstico.
Cuando el paciente acude a Internet a consultar alguna duda respecto a su enfermedad, debe asegurarse de que lo hace en páginas certificadas y con información de calidad”, explica el doctor Carreño, y es que simplemente una información desactualizada o errónea puede llevar al paciente a engaño. “En los últimos años ha cambiado el curso de la enfermedad y el pronóstico y, aunque todavía no podemos hablar de curación, sí de remisión”, concluye este especialista.

No hay comentarios: