sábado, 28 de abril de 2012

Nuevos ensayos clínicos demuestran que el condroitín sulfato reduce la sinovitis y retrasa la necesidad de prótesis en pacientes artrósicos


Diferentes ensayos clínicos y evidencias disponibles confirman la elevada correlación entre el grado radiológico de artrosis y la sinovitis (el proceso inflamatorio de la membrana sinovial). Así, niveles elevados de sinovitis se han asociado a una pérdida de cartílago más avanzada y a un mayor dolor, con el consiguiente avance rápido de la enfermedad.

Partiendo de esta base, un nuevo ensayo clínico piloto independiente del Hospital del Mar de
Barcelona, liderado por el Dr. Jordi Monfort, ha comparado el efecto de dos fármacos, el
condroitín sulfato y el paracetamol, sobre la sinovitis en pacientes con artrosis de rodilla. En
total se incluyeron 45 pacientes que fueron tratados con condroitín sulfato o paracetamol
durante 6 meses y monitorizados hasta los 9 meses para evaluar si los fármacos continuaban
haciendo efecto. Al final del estudio, el grupo tratado con condroitín sulfato presentó una
reducción estadísticamente significativa (del 25,45%) de la sinovitis y de la hipertrofia sinovial
(61,93%) en comparación con el grupo paracetamol. No se observó ningún efecto sobre la
sinovitis en el grupo tratado con paracetamol. Asimismo, al cabo de 1.5 meses de tratamiento,
el condroitín sulfato redujo significativamente la incapacidad funcional, efecto que mantuvo su
significancia hasta el mes 9 tras la supresión del tratamiento, confirmando así el efecto
remanente del condroitín sulfato. Los datos relativos a sinovitis confirman los resultados
publicados en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine en 2006.

Según el Dr. Monfort, como era de esperar “ambos fármacos reducen el dolor pero los
resultados evidencian que sólo el condroitín sulfato reduce de forma estadísticamente
significativa la sinovitis y mejora la movilidad de las articulaciones afectadas por la
artrosis”. Así, el condroitín sulfato sería más eficaz que los analgésicos para los pacientes con
artrosis e inflamación sinovial. Su efecto remanente, por el cual su eficacia se prolonga tras la
supresión del tratamiento, así como su elevado perfil de seguridad, son beneficios clínicos
adicionales frente al paracetamol. Si se tiene en cuenta que entre un 50 y un 70% de
pacientes artrósicos tienen sinovitis, lo anterior da una idea de la relevancia del hallazgo clínico
y su repercusión terapéutica.


El Profesor Jean-Pierre Pelletier, Director de la Unidad de Investigación en Artrosis de la
Universidad de Montreal (Canadá) aporta una visión complementaria a la del Dr. Monfort,
asegurando que el condroitín sulfato “protege la pérdida de volumen de cartílago y
revierte en la menor necesidad de implantar prótesis en pacientes con artrosis de rodilla
y sinovitis”.

Para afirmarlo se basa en los resultados del seguimiento de un ensayo clínico (publicado en
Annals of The Rheumatic Diseases en 2011) en pacientes tratados con condroitín sulfato o
placebo, en el que se evidenció mediante Resonancia Magnética Nuclear, que el CS podría
ejercer un efecto protector de la pérdida de volumen del cartílago. Tras un período de
seguimiento adicional de 4 años, ahora se ha observado que se implantaron más prótesis
en el grupo placebo (71%) que en el grupo tratado con condroitín sulfato (29%). Ello
permitiría afirmar que el condroitín sulfato puede retrasar y/o reducir la necesidad de prótesis,
lo que supondría una evidente mejora de la calidad de vida del paciente y un importante ahorro
sanitario.



No hay comentarios: