sábado, 28 de abril de 2012

Los frutos rojos ayudan a mantener la agudeza mental y evitar la pérdida de memoria


Investigadores del Brigham and Women's Hospital de Boston, en Estados Unidos, aseguran que un consumo elevado de fresas, cerezas, arándanos u otras frutas del bosque ayuda a mantener la agudeza mental y a reducir la pérdida de memoria, según los resultados de un estudio publicado en la revista Annals of Neurology.
En concreto, dicha investigación involucró a más de 121.000 mujeres de entre 30 y 55 años. Aunque estudios previos ya habían demostrado como estos alimentos pueden ofrecer muchos beneficios para la salud, esta investigación ha analizado de forma detallada y extensa esta vinculación.
Todas las mujeres participantes formaron parte de un estudio con enfermeras iniciado en Estados Unidos en 1976, en el que se sometieron a varios cuestionarios para responder a preguntas sobre su salud y estilo de vida.
A partir de 1980 respondieron a dichos cuestionarios cada cuatro años a fin de registrar la frecuencia de su consumo de alimentos y, entre 1995 y 2001, las participantes de más de 70 años fueron sometidas a pruebas de memoria cada dos años.
Los resultados mostraron que las mujeres que comían niveles altos de fresas y arándanos azules, tuvieron una pérdida de memoria más lenta, un retraso de 2,5 años de media,  en comparación con quienes no los comían.
Entre las mujeres que consumían dos o más porciones de fresas y arándanos azules cada semana se observó una reducción modesta en la pérdida de memoria, ha asegurado la doctora Elizabeth Devore, autora de la investigación.
Al parecer, este efecto puede alcanzarse con modificaciones "relativamente simples" en la dieta, según esta experta, que ha aclarado que si se realizan durante los primeros años de la edad adulta podría ofrecer beneficios más adelante.
Este efecto podría deberse al papel que juegan los flavonoides, que se encuentran de forma natural en los vegetales y tienen poderosas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
Como el proceso de estrés oxidativo parece ser una parte esencial en muchas enfermedades, desde hace tiempo los investigadores estudian a estos compuestos por su potencial tratamiento para varios trastornos, incluido el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.
Los estudios han demostrado que las capacidades cerebrales que incluyen el razonamiento, la memoria y la comprensión, comienzan a deteriorarse desde los 45 años.
Por eso, dicen los expertos, cualquier medida que ayude a reducir el riesgo de desarrollar demencia más tarde en la vida es positiva.
Así, la doctora Devore ha reconocido que este hallazgo tiene implicaciones importantes de salud pública, ya que incrementar el consumo de frutas del bosque es una modificación dietética simple para reducir el deterioro de la memoria en los adultos mayores.
**AGENCIAS

No hay comentarios: