sábado, 28 de abril de 2012

HM HOSPITALES INCORPORA UN ECÓGRAFO CON ELASTOGRAFÍA SEGÚN TECNOLOGÍA ARFI, TÉCNICA DIAGNÓSTICA NO INVASIVA PARA VALORAR EL GRADO DE FIBROSIS HEPÁTICA QUE EVITA BIOPSIAS DE HÍGADO



El Servicio de Diagnóstico por Imagen de HM Universitario Sanchinarro (HMS) ha incorporado recientemente un ecógrafo con capacidad para realizar estudios de elastografía, una técnica diagnóstica no invasiva y muy novedosa, que utiliza vibración de baja frecuencia y ultrasonidos para medir la elasticidad de los tejidos, siendo empleada básicamente en hígado, mama, tiroides y ganglios linfáticos.

En concreto, la elastografía instalada en HMS mediante sistema ARFI (acoustic radiation force impulse) se incorpora a un ecógrafo que permite realizar elastografías cuantificadas. El sistema ARFI no requiere la compresión manual sobre los tejidos que sí es necesaria con otros equipos, siendo así las mediciones más exactas que las manuales, al poder hacerse automáticamente sin la influencia y la variabilidad de la presión manual, que puede distorsionar los resultados.

“El ecógrafo con el sistema ARFI que incorpora nuestro hospital junto a la ecografía convencional permite valorar el grado de fibrosis hepática con mediciones que, al realizarse con control ecográfico, se hacen en lugares predeterminados, y no ‘a ciegas’, como ocurre con otras técnicas”, explica el Dr. Avertano Muro, jefe del Servicio de Radiología de HMS.

“La elastografía sin ARFI -continua- mide también el grado de dureza o de fibrosis del hígado, pero es un método menos exacto porque no hace una valoración viendo el tejido hepático, es un método más ‘a ciegas’; y, a la vez, la elastografía sin ARFI implica un factor manipulador dependiente, ya que hay que hacer una presión sobre el tejido para realizar la lectura y no se puede realizar en pacientes con ascistis o muy obesos, limitaciones que no existen con el ARFI”.

La principal indicación de esta tecnología de elastografía hepática en enfermos con hepatitis C es valorar el grado de fibrosis del hígado y, en función de su nivel, orientar el tratamiento de la enfermedad. Y, lo que es “más importante e innovador”, a juicio del Dr. Muro: “con la utilización de este método diagnóstico se está evitando la realización de biopsias hepáticas, y con ello, sufrimiento al enfermo -ya que es una técnica no invasiva-, complicaciones y riesgos asociados a la propia biopsia, eliminándose también el coste de los ingresos hospitalarios derivados de ésta, y todos los procedimientos y pruebas que conlleva su realización, como analíticas, ingresos, etc”.

Abanico amplio de indicaciones
Además de utilizarse para el diagnóstico de fibrosis hepática de distintas etiologías, especialmente para confirmar la presencia de fibrosis y cirrosis, hay otros órganos y áreas anatómicas en las que su utilización puede ser útil y eficaz, tales como la mama, la tiroides, los ganglios linfáticos, etc, que se irán añadiendo al abanico de indicaciones de esta técnica.

En este sentido el Dr. Muro señala que, si bien la indicación principal de la técnica es valorar la dureza del hígado, también sirve “para valorar la dureza de los tumores, y abre un campo amplio en la valoración de su comportamiento en los tratamientos con quimioterapia o técnicas ablativas”.

La elastografía con sistema ARFI es igualmente útil “en la valoración de las lesiones de mama para intentar definir mejor los nódulos mamarios, y también puede emplearse para los nódulos tiroideos y ganglios en un intento de saber si son benignos o malignos”, añade el experto insistiendo la “mayor y mejor calidad de trabajo” que aporta esta técnica que “incorpora otro criterio o herramienta diagnóstica para la detección de tumores”.

HM Universitario Sanchinarro es uno de los pocos hospitales españoles que cuenta con una elastografía de estas características y es prácticamente pionero en su adquisición en términos de sanidad privada a nivel nacional. Hace tan sólo un mes que está instalada en HMS pero este periodo, pese a ser aún corto, ya permite hacer valoraciones muy positivas, incluyendo la rápida curva de aprendizaje que tiene, dado lo fácil de su manejo: “Del nuevo ecógrafo es de destacar y valorar su eficacia respecto a las nuevas tecnologías ya expuestas y, al ser de altas prestaciones, permite analizar lesiones de menor tamaño por la gran resolución de sus sondas”, concluye el Dr. Muro.

Según las aportaciones bibliográficas, la técnica se está empleando en los siguientes casos: mediciones de la elasticidad hepática como método diagnóstico del grado de fibrosis del hígado en las hepatitis C y B; con fines pronósticos en las hepatitis C y B y para valorar la necesidad de tratamiento; en enfermos en tratamiento para valorar el grado evolutivo de la hepatopatía y eficacia de los tratamientos, valorando la progresión o regresión de la fibrosis; para caracterizar nódulos tiroideos; y para caracterizar posibilidad de malignidad en ganglios linfáticos.

No hay comentarios: