jueves, 15 de marzo de 2012

Avances en biología molecular permiten diseñar estrategias personalizadas en cáncer de ovario

"Gracias a los avances en biología molecular, hoy podemos afirmar que el cáncer de ovario no es una única enfermedad, sino un conjunto de procesos con características histológicas, moleculares y de pronóstico diferentes, que nos permiten evolucionar hacia un abordaje más personalizado en el tratamiento de estos tumores", explica el Dr. Antonio González Martín, jefe del Servicio de Oncología del MD Anderson Cancer Center Madrid, a propósito de la mesa ‘Biología molecular del cáncer ginecológico: principios básicos de la investigación traslacional’ en el marco del III Congreso Internacional sobre Cáncer Ginecológico, que se celebra estos días en Madrid.
Organizado por el MD Anderson Cancer Center Madrid y The University of Texas MD Anderson Cancer Center de Houston, esta tercera edición lleva el título ‘Diseñando el futuro’, con el objetivo de analizar los últimos avances en materia de prevención, diagnóstico y tratamiento de los cánceres específicos de la mujer. La cita, considerada como uno de los eventos más relevantes en el campo de los tumores femeninos, reúne a cerca de 500 destacados especialistas de EE.UU., Europa y España.

Los conocimientos adquiridos en los últimos tiempos en torno a la biología del cáncer de ovario han permitido diferenciar tipos de tumores en función de sus características moleculares. Entre ellos, destacan los tumores serosos de alto grado, que presentan la mayoría de las pacientes, además de los tumores endometrioides, los serosos de bajo grado, los de células claras y los mucinosos. Cada uno de estos tipos se caracteriza por unas alteraciones moleculares específicas: "los tumores mucinosos de ovario comparten alteraciones moleculares con los carcinomas de colon y se caracterizan por alteraciones en la vía de señalización de KRAS", indica el Dr. González.

Por su parte, los tumores de células claras y los endometrioides se identifican por las alteraciones en la vía de señalización de PI3 kinasa y la pérdida de función de PTEN. Según los especialistas, recientemente se ha descubierto que las pacientes con estos tipos de tumores tienen con más frecuencia antecedentes de endometriosis que aquellas con tumores serosos de alto grado. "Esta observación nos ha llevado a pensar en la hipótesis del posible papel de la endometriosis en el desarrollo de algunos tumores de ovario", dice el oncólogo.

-Presentación del estudio ATLAS sobre cáncer de ovario
A lo largo de la jornada, el Dr. Anil Sood, de MD Anderson Cancer de Houston, ha presentado los resultados del reciente estudio ATLAS sobre la expresión de genes en más de 400 pacientes con diagnóstico del tipo seroso de alto grado. Este análisis ha permitido identificar algunas alteraciones moleculares de este tipo de cáncer de ovario que además de aumentar el conocimiento sobre la biología de la enfermedad, facilitarán el diseño a corto plazo de estrategias de tratamiento más eficaces y la selección de pacientes para estudios clínicos dirigidos.
Entre los hallazgos del ATLAS destaca que un 95% de las pacientes estudiadas tenían mutaciones del gen p53, un gen supresor de tumores (que evita el desarrollo de tumores). "Por esta razón, en la actualidad se están investigando posibles terapias que permitan restaurar la función de este gen en estas pacientes", explica el especialista del MD Anderson Cancer Center Madrid.
Además, el ATLAS reconoce que un 50% de las pacientes con tumores serosos de alto grado presentan alteración de genes implicados en la reparación del ADN, entre los que destacan las proteínas BRCA1 y BRCA2. En este grupo de pacientes, hasta un 20% tienen mutaciones hereditarias de estos genes. En palabras del Dr. González, "este hallazgo es muy relevante, porque actualmente se están investigando inhibidores de la enzima PARP que tienen especial actividad en pacientes con déficit de la función de los genes BRCA 1 y 2". Además, hasta un 45% de las pacientes tienen una alteración en la vía de señalización de PI3 kinasa/Ras, lo que abre por tanto la oportunidad de explorar el papel de los inhibidores de PI3 kinasa en estas pacientes.

Por último, este análisis ha permitido a su vez identificar al menos cuatro subtipos moleculares dentro del tipo seroso de alto grado. Uno de estos subtipos se caracteriza por la elevada expresión de genes relacionados con la angiogénesis. Para el Dr. González, "este es un hecho especialmente relevante puesto que nos puede permitir identificar aquellas pacientes que van a obtener un mayor beneficio de los nuevos tratamientos antiangiogénicos".
Ante el avance que suponen estos hallazgos para el tratamiento del cáncer de ovario, el Dr. Antonio González y el Dr. Luis Chiva, jefe del Servicio de Ginecología Oncológica del MD Anderson Cancer Center Madrid, reconocen que estamos ante un momento histórico para las pacientes con cáncer de ovario, "por eso es necesario que las administraciones tomen conciencia de la importancia de continuar invirtiendo en la investigación molecular de nuestras pacientes, ya que el avance en el tratamiento vendrá especialmente de la mano del desarrollo de terapias dirigidas y de la selección de las pacientes adecuadas en función de sus alteraciones moleculares", advierten los especialistas.