martes, 21 de febrero de 2012

Bayer lanza Yobalex® Balance



Bayer lanza Yobalex® Balance, una fórmula a base de probióticos y fibra prebiótica natural que ayuda a recuperar el bienestar digestivo. El equilibrio de la flora intestinal puede alterarse, provocando estreñimiento, pesadez intestinal, hinchazón y exceso de gases.
Bayer acaba de lanzar Yobalex® Balance, un nuevo producto a base de probióticos y fibra prebiótica natural que nutre la flora intestinal y ayuda a depurar y regular el intestino de forma natural, favoreciendo un mejor tránsito y regularidad intestinal, menor pesadez, menor sensación de hinchazón y menos gases, ayudando así a recuperar el bienestar digestivo.

Gracias a su fórmula, ejerce doble acción sobre las funciones intestinales. Por un lado, ayuda a restablecer el equilibrio de la flora intestinal, ya que contiene una elevada concentración de una mezcla patentada de tres bacterias probióticas beneficiosas (Lactobacillus gasseri, que ayuda a regular algunas funciones intestinales; Bifidobacterium bifidum, que ayuda a mantener la flora intestinal cuando se toman antibióticos; y Bifidobacterium longum, que contribuye a disminuir las molestias gastrointestinales).

Por otro, la fibra prebiótica que contiene (inulina) ayuda a mantener la salud intestinal, ya que nutre a las bacterias saludables en el colon, a la vez que restaura la flora intestinal y promueve el tránsito.

El tratamiento con antibióticos, una alimentación incorrecta, los cambios hormonales, los hábitos de vida poco saludables o ciertas situaciones de estrés, pueden alterar el equilibrio de la flora intestinal, provocando estreñimiento o falta de regularidad, pesadez intestinal, hinchazón y exceso de gases. Los probióticos ayudan a restablecer este equilibrio ya que son bacterias beneficiosas que ayudan a repoblar la flora intestinal.



-La flora intestinal
La flora intestinal es un conjunto de microorganismos, como las bacterias y las levaduras, que se localizan en el interior del cuerpo humano. A las pocas horas de nacer colonizan y se depositan en el intestino. La importancia de la flora intestinal, única para cada persona, estriba en que tanto sus genes como sus actividades biológicas pueden contribuir a la salud de cada ser humano.

Las bacterias son imprescindibles (en el organismo hay 10 veces más bacterias que células), ya que actúan como defensa del organismo humano y además favorecen los procesos de digestión y metabólicos. Aproximadamente el 60% de las células inmunológicas del organismo se encuentran en el conducto gastrointestinal, y la cantidad se incrementa a medida que se baja hacia el recto. Así, en el tracto intestinal se encuentran hasta 100 trillones de bacterias. A este nivel, el sistema inmune puede ayudar a prevenir reacciones alérgicas a determinados alimentos, como las proteínas de la leche de vaca o infecciones por virus, bacterias o parásitos.

Además, favorece el buen funcionamiento del tubo digestivo. En el intestino es donde se produce la absorción de nutrientes y agua procedente de los alimentos, y también se da la síntesis de numerosas vitaminas. Y gracias a su movimiento, se favorece la evacuación y la eliminación de toxinas.

Los probióticos son bacterias buenas y vivas que ayudan a repoblar la flora intestinal y a restablecer su equilibrio, que puede verse alterado por una alimentación incorrecta, los hábitos de vida no saludables, el tratamiento con antibióticos, los cambios hormonales o ciertas situaciones de estrés, provocando estreñimiento, pesadez intestinal, hinchazón y exceso de gases. Los probióticos ayudan a restablecer este equilibrio ya que son bacterias buenas y vivas que ayudan a repoblar la flora intestinal.



--Consejos para ayudar a mantener el equilibrio de la flora intestinal:
- Llevar una dieta equilibrada.
- Comer despacio, procurando masticar bien.
- Evitar las comidas copiosas, intentando comer con más frecuencia cantidades más pequeñas.
- Evitar los alimentos que pueden desencadenar o empeorar los síntomas (especias, alcohol, sopas de sobre, bollería industrial, pasteles, helados, mantequilla…).
- Evitar las bebidas con gas y los alimentos flatulentos (col, coliflor, habas, garbanzos, lentejas, puerros, guisantes, cebollas, frutos secos…).
- Aumentar la ingesta de agua hasta los 1,5 o 2 litros diarios, sobre todo si predomina el estreñimiento.
- Procurar mantener un horario fijo de comidas, e intentar evacuar siempre a la misma hora y sin prisas, preferiblemente después del desayuno.
- Realizar ejercicio físico como caminar, nadar…
- Evitar el uso de laxantes de forma continuada, ya que pueden ser agresivos para el organismo.
- Procurar evitar tomar fibras laxantes si padeces exceso de gases.
- Procurar llevar una vida saludable y evitar situaciones de estrés, ya que afectan directamente al bienestar intestinal.