lunes, 28 de noviembre de 2011

Quirófanos inteligentes en el hospital de Dénia‏



El hospital de Dénia ha integrado en su sistema informático los resultados de los dispositivos clínicos disponibles en los quirófanos. Esto permite que toda la información que se extrae de las pruebas diagnósticas se incorpore a la historia clínica electrónica desde el propio dispositivo y de manera automática.
La última integración realizada en el software del Hospital de Dénia es la que afecta a la monitorización de los pacientes del bloque quirúrgico.
A lo largo de los años, el proceso de anestesia en el quirófano: monitorización de constantes vitales, presión arterial, electrocardiograma, pulso, temperatura o cantidad de oxígeno disponible se realizaba de forma continua y tenía que estar vigilada en todo momento por el personal sanitario. El anestesista también tenía que encargarse de transcribir todos los datos para dejar constancia en la historia clínica electrónica.

El nuevo avance incorporado en el Hospital de Dénia consiste en que todos los datos registrados en el quirófano, que varían en función de la complejidad quirúrgica y del tipo de paciente, son transmitidos on-line a la historia clínica electrónica.
Estos datos viajan en tiempo real desde el dispositivo que captura la información (monitor, respirador) y se incorporan on-line a la historia clínica del paciente. De esta forma pueden ser consultados por cualquiera de los profesionales que intervienen en la cirugía.
El Jefe del Área Quirúrgica del Hospital de Dénia, Dr. Juan Cardona, subraya que: “esta integración supone un gran avance en la asistencia, ya que la información clínica de los monitores y respiradores forma parte de la historia clínica del paciente desde el mismo momento en que se está generando”.
Los beneficios para el paciente son múltiples, añade el Dr. Cardona, pero “lo más importante es que se eliminan potenciales errores de transcripción y se mejora sustancialmente la calidad de la asistencia sanitaria, ya que el anestesista se centra en la atención directa al paciente”.

Esta integración cierra el proceso quirúrgico-anestésico que se inicia con la valoración y el estudio del caso por parte de los cirujanos. El proceso está compuesto por:
. Solicitud de pruebas complementarias -analíticas, estudios radiológicos, electrocardiogramas, pruebas funcionales-.
. Propuesta quirúrgica.
. Programación e la intervención.

No hay comentarios: