jueves, 29 de septiembre de 2011

El genérico de la píldora anticonceptiva no es suficientemente conocido por las usuarias españolas

Desde julio está disponible en las farmacias españolas el genérico de las píldoras anticonceptivas de última generación y están financiadas por el Sistema Nacional de Salud (SNS). Los nuevos anticonceptivos orales son equivalentes genéricos de los más prescritos de precio libre y, al ser financiados por la sanidad pública, se consigue un ahorro del 70% de lo que se pagaría en la farmacia sin esa ayuda. Sin embargo, hay todavía bastante desconocimiento sobre la existencia de estos genéricos por parte de las usuarias españolas de la píldora. Como advierte el Dr. Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Fundación Española de Contracepción, esta iniciativa responde a las directrices de la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva, "que fijaba la incorporación de los anticonceptivos de última generación a la cartera de servicios de todas las comunidades autónomas en el verano de 2011". No obstante, observa este ginecólogo, todavía son poco conocidos por la población española: "Como es un producto que necesariamente tiene que dispensarse con receta, al menos ésta es la recomendación médica, los ginecólogos y los médicos de familia tienen el deber de informar de su existencia a sus pacientes, para que lo conozcan y decidan libremente. Si no consultan al especialista o al médico de cabecera por este motivo, será más difícil que la información les llegue. Con el tiempo así se irá informando con rigor a toda la población femenina usuaria de la píldora anticonceptiva. Los farmacéuticos también tienen una importante labor de divulgación."


-Igual de eficacia y seguridad
Las nuevas píldoras genéricas, según el experto, poseen "la misma eficacia y seguridad que las de última generación que están bajo patente y, además, presentan una ventaja añadida y muy interesante para la usuaria, máxime en los tiempos que corren, y es que su coste es inferior, como la mitad. El precio de la genérica como por ejemplo Drosure/Drosurelle® es de unos nueve euros". Estas píldoras están fabricadas con los mismos ingredientes activos y tienen la misma potencia y dosificación que su equivalente de marca, por tanto producen los mismos efectos en el organismo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un medicamento genérico es aquel que se pone a la venta bajo la denominación del principio activo que incorpora; es bioequivalente a la marca original, es decir, igual en composición y forma farmacéutica y con la misma biodisponibilidad. Puede reconocerse porque en el envase del medicamento figura, en lugar del nombre comercial, el de la sustancia de la que está fabricado, conocida como principio activo, seguido del nombre del fabricante.
"Un genérico sólo puede ser elaborado una vez vencida la patente del producto de marca y siempre que reúna todas las condiciones de calidad y bioequivalencia, así como ofrecer la misma seguridad que cualquier otro fármaco. Todos los medicamentos aprobados por las autoridades sanitarias deben pasar los mismos controles de calidad, seguridad y eficacia", explica el doctor Pérez Campos.


-La principal ventaja del genérico: su menor coste
De todo ello se deriva que la principal ventaja de un genérico frente al producto de marca es el menor coste. Es obvio, puesto que no requiere investigación, desarrollo y promoción, ya hechas por su referente de marca. La mayoría de las farmacias españolas afirman que desde que disponen de la píldora genérica hasta el momento actual se han dispensado muy pocas. Critican la falta de difusión y consideran que ésta es fundamentalmente responsabilidad de los médicos que las recetan. La demanda es tan baja que algunas farmacias ni siquiera disponen de ella.
F.L., titular de una farmacia de Madrid, se lamenta de que, a pesar de resultar un 50% más barata, pasa totalmente inadvertida: "Yo la tengo desde el primer momento y he vendido bastantes, pero porque hago una gran labor de información cuando las usuarias vienen con su receta. Les pongo en conocimiento de la genérica para que se la pidan a su médico, si así lo desean, en la próxima visita". "Desde que la tenemos no dejamos de venderla con su receta a mujeres de todas las edades. Claro, nuestra farmacia no sólo abastece a personas de la zona, sino de otras muchas de Madrid, que vienen de compras al centro comercial La Vaguada. Lo cierto es que tienen un claro conocimiento de la nueva píldora genérica y la prefiere por su precio tan atractivo". La actitud de esta farmacéutica es anecdótica, puesto que otros colegas consultados sostienen que ni la piden porque no venden ni una o que "la responsabilidad del papel de educación o información le compete al médico y el farmacéutico está para asesorar cuando el cliente lo solicite". Algo similar ocurre en oficinas de farmacia consultadas de Andalucía, País Vasco, Galicia o Aragón.
Cuanto más joven es la mujer, mayor es el desconocimiento por poca información
Elena, de 22 años, desconfía porque, al ser barata, no puede ser igual de buena. "Me hablaron de la píldora genérica unas amigas, pero si es mucho más barata, ¿cómo va a ser igual de buena? Un ejemplo paradigmático de una mala o incompleta información. Al subir el rango de edad, se observa un ligero incremento en la información, sobre todo en mujeres universitarias y con pareja estable.
Para Carmen, de 38, con una adecuada información por parte del ginecólogo, no cabe la menor duda de que opta por la genérica desde que está en la farmacia: "Sé por mi médico que es igual de eficaz y segura. Y, si además es la mitad más barata, es un aspecto muy importante en estos tiempos que corren, con una crisis global como la que estamos viviendo". Vanesa, Raquel y Alba, de 18 años, son amigas desde el instituto y ni siquiera saben lo que es un medicamento genérico. "¿Qué es eso?", preguntan con una cara de enorme sorpresa. Todas son usuarias de anticoncepción hormonal oral, como es la píldora, la toman, pero en realidad no saben nada de ella, aparte de evitar el embarazo no deseado.
Está claro que el problema del conocimiento de la existencia de las píldoras genéricas es cuestión de tiempo.

No hay comentarios: