miércoles, 30 de marzo de 2011

Científicos descubren que un tinte común usado en laboratorio consigue que los gusanos vivan un 60% más y sufran menos Alzheimer

El amarillo básico 1, un colorante utilizado en los laboratorios de todo el mundo para detectar las proteínas dañadas en la enfermedad de Alzheimer, ha resultado ser un medicamento milagroso, al menos para los gusanos. El tinte, también conocido como Tioflavina T (THT), prolongó la vida de un grupo de pequeños nematodos alrededor de un 60%, un porcentaje impresionante, y consiguió ralentizar el proceso de degeneración en los animales criados para imitar los aspectos del alzheimer. La investigación, que aparece publicada en la revista Nature, podría abrir nuevas vías en la lucha contra el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad. El estudio, llevado a cabo por el Instituto Buck de Investigación sobre el Envejecimiento en California (EE.UU.), se centra en la habilidad que tiene el organismo para mantener la estructura apropiada y el equilibrio de sus proteínas, consideradas los bloques básicos de la vida. Este proceso, denominado homeostasis de proteínas, es fundamental en la longevidad de los animales complejos, ya que muchas enfermedades degenerativas están relacionadas con su mal funcionamiento. Curiosamente, los científicos comprobaron que un colorante común consigue mantener ese equilibrio en los gusanos, al tiempo que disminuye el daño que el alzheimer causa en las proteínas, lo que parece ser clave en la prolongación de la vida. «Hemos estado buscando compuestos que retrasan el envejecimiento durante más de diez años y el Thioflavin es lo mejor que hemos visto hasta ahora», afirma Gordon Lithgow, responsable de la investigación. A su juicio, el colorante reúne tres conceptos cruciales en la búsqueda de compuestos que podrían prolongar los años de vida saludable: «Nos permite manipular el proceso de envejecimiento, tiene el potencial de ser activo en varios estados de la enfermedad y mejora la capacidad innata de los animales para hacer frente a los cambios en sus proteínas». -El poder de la curcumina El colorante no es el único compuesto que ha funcionado como fármaco milagroso. En total, los investigadores encontraron cinco con efectos beneficiosos. La curcumina, un tinte natural procedente de la cúrcuma, una popular planta cultivada principalmente en la India, también ha demostrado tener un impacto significativo en los gusanos sanos y en aquellos criados para expresar un gen asociado con el alzheimer. «La gente ha hablado sobre los beneficios de la curcumina sobre la salud durante muchos años. Tal vez frenar el envejecimiento sea parte de su mecanismo de acción», afirma Silvestre Alavez, el científico del Buck que tuvo la idea original de la investigación. La curcumina se emplea en varios ensayos clínicos en humanos que van desde el cáncer de colon y la artritis reumatoide a la depresión. Para Alavez, el nuevo descubrimiento sugiere que es necesario ampliar las investigaciones. «Ahora tenemos una nueva y emocionante vía en la búsqueda de compuestos que pueden prolongar la vida y ralentizar las enfermedades», apunta. Un estudio con ratones sobre los efectos de la Tioflavina T. ya está en marcha. **publicado en "ABC"

No hay comentarios: