martes, 1 de marzo de 2011

Beber agua mineral natural durante el embarazo y la lactancia garantiza una hidratación saludable


Desde el Instituto de Investigación de Agua y Salud, se destaca la importancia de mantener una correcta ingesta de agua durante los periodos de embarazo y lactancia; y para ello son necesarias unas recomendaciones concretas sobre hidratación durante estas etapas de la vida.
Durante el embarazo tienen lugar una serie de cambios fisiológicos que hacen que se incrementen los requerimientos de agua. El aumento de peso de una mujer embarazada, se debe en parte a un incremento de su volumen plasmático. En el caso de la lactancia debe recordarse que gran parte de la leche (más del 80%) es agua, por lo que resulta obvia la importancia de mantener una ingesta adecuada de agua si se quiere preservar la calidad y cantidad de leche, y con ello el estado nutricional del niño y de la madre.


-Requerimientos teóricos de agua en el embarazo y la lactancia
Una mujer embarazada necesita aumentar su ingestión de agua en al menos unos 300 mililitros al día, con el fin de disponer de la cantidad suficiente para atender la formación de líquido amniótico, el crecimiento del feto y la mayor ingesta de energía que tiene lugar durante el embarazo. Además, en el caso de la madre lactante, se deben añadir 700 ml/día de agua sobre la ingesta habitual para garantizar la salud tanto del bebé como de la madre, así como la composición adecuada de la leche.
En caso de producirse un aumento de la actividad física o residir en zonas con ambientes calientes y secos, estos requerimientos tendrían que aumentar.


-La regla general que puede establecerse es:

*La ingesta recomendada de agua durante el embarazo es de 2 a 2,5 litros diarios, de los que 0,7 litros es agua procedente de los alimentos.
*Durante la lactancia la ingesta recomendada de agua es de 2,5 a 3 litros diarios, de los que 0,7 litros es agua procedente de los alimentos.
*Además, si la hidratación en el embarazo se hace mucho más necesaria, hacerlo con agua mineral natural aporta una serie de ventajas saludables que mejorarán el bienestar de la mujer gestante.

-Por ello, el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) recomienda a las mujeres beber agua mineral natural durante su embarazo y lactancia porque, entre otras muchas razones:
*El agua mineral natural procede siempre de manantiales subterráneos que están protegidos de cualquier tipo de contaminación. Al ser sanas desde su origen, las aguas minerales naturales no necesitan tener ningún tratamiento desinfectante ni filtrado doméstico para su consumo, envasándose tal cual están en la Naturaleza. Por eso, cuando se bebe un agua mineral natural se está bebiendo un agua en su estado natural.
*Dos litros de agua mineral natural al día aportan minerales y oligoelementos esenciales ayudando al organismo a satisfacer las necesidades diarias de forma saludable.
*La composición en minerales y oligoelementos del agua mineral natural es constante en el tiempo, por lo que siempre que se elija un tipo concreto de agua mineral natural, se está bebiendo lo mismo sin variaciones en su composición y sabor.
*El agua mineral natural es una bebida sin calorías, por eso es ideal para mantener un hábito de vida saludable durante el embarazo, época en la que la mujer debe cuidar especialmente su peso, pero sin descuidar el aporte de nutrientes adecuados para la gestación.
*El agua mineral natural va a ayudar también al organismo a transportar nutrientes, eliminar desechos y favorecer la digestión.
*Beber agua con frecuencia ayuda a regularizar el tránsito intestinal.

1 comentario:

Andrés dijo...

Mi señora durante el embarazo y lactancia tomaba más de 3 litros diarios de agua mineral, cosa que le ayudo mucho a sentirse saludable y también a recuperar su figura.
Muy bueno el artículo.