lunes, 28 de febrero de 2011

Bilbao acoge un curso en el que participan dentistas de toda España, impartido por uno de los mayores expertos mundiales en estética dental


El doctor Sidney Kina, una de las figuras más destacas mundialmente en el ámbito de la estética dental mínimamente invasiva imparte, a partir de este lunes en Bilbao, un curso monográfico en el que participan dentistas de toda España dispuestos a conocer los últimos avances en estética dental mínimamente invasiva. El curso, que se celebra en el Centro Dental Implantológico de la capital vizcaina, está coordinado por el también prestigioso implantólogo, el doctor Manuel Gómez.
Para el doctor Kina, "la aplicación de técnicas mínimamente invasivas tiene como gran beneficio el mantenimiento de la integridad biológica y de la biomecánica dental, lo que significa para el paciente una menor agresión a su sistema dental y, consecuentemente, una vida más larga del mismo. Así, la principal diferencia de las restauraciones mínimamente invasivas en relación a las restauraciones clásicas es el respeto del soporte dental".
Tal y como indica el doctor Manuel Gómez, el empleo de las nuevas tecnologías permite el análisis de las estructuras dentales por medio del ordenador. "Esta información, una vez procesada, sirve para poder elaborar unas autenticas ‘lentes de contacto’ para los dientes". Por ejemplo, apunta el doctor Kina, "las nuevas técnicas de estratificación cerámica sobre troquel refractario, permiten la construcción de finísimas láminas de cerámica con espesores mínimos de tan solo 0,1 mm; asimismo, la técnica de inyección de pastillas cerámicas (técnica Press), permite la construcción de láminas de 0,3 mm. Es, precisamente esta innovación en las técnicas de laboratorio las que permiten unos tratamientos dentales cada vez más respetuosos con las piezas dentales".


-Aplicaciones
Las técnicas mínimamente invasivas en la estética dental tienen múltiples aplicaciones. Así, mediante las carillas de materiales cerámicos (porcelana) se pueden cambiar la forma, color y tono de los dientes. Según expone el doctor Manuel Gómez, "por ejemplo, son muy frecuentes los tratamientos del color de los dientes en personas que fueron tratadas con tetraciclina y ahora presentan unos dientes negruzcos. O las personas que desean un blanqueamiento dental. También se aplican para corregir la apariencia de dientes rotados, mal alineados o de diferentes tamaños. En otros casos, los pacientes piden una solución a la sonrisa gingival en la que las encías se muestran más de lo habitual, o una actuación para paliar la diferencia de color entre el diente natural y los empastes".
Según explica el doctor Sidney Kina, los pacientes "se pueden dividir en dos grupos: el primero corresponde al paciente que se presenta en la consulta con problemas bucales ya presentes y que están, o no, siendo ya tratados; y otros cuya queja es una insatisfacción con las características naturales de la propia sonrisa, que puede ser tanto de un desequilibrio estético real –como por ejemplo, dientes demasiado grandes o pequeños-, como ante una proyección imaginaria, como puede ser el desear obtener una sonrisa igual a la de una súper estrella de Hollywood".
Asimismo, Manuel Gómez como especialista en implantes dentales, también aplica estas nuevas técnicas mínimamente invasivas a los implantes dentales, "obteniendo unos resultados sorprendentes y siempre acordes al resultado estético óptimo, mostrando una sonrisa natural".


-Técnicas reversibles
Gracias al empleo de técnicas mínimamente invasivas, se puede hablar de técnicas y tratamientos en los que, en caso de que no se consigan los resultados esperados por el paciente o el odontólogo, "se puedan retirar y volver casi al estado original previo al tratamiento. Es lógico considerar que estos trabajos son tanto más reversibles cuanto menor sea la intervención que se ha practicado y menos daño se haya producido a las estructuras originales. Sin embargo, cuanto más diferente sea el resultado final en relación con el estado inicial, menor probabilidad habrá de trabajar con técnicas reversibles".


-Una bonita sonrisa, señal de buena salud
"En verdad toda sonrisa es bonita y no existe una sonrisa sincera que no sea atractiva. Y, tal vez, la sonrisa es la expresión más universal del ser humano", explica el doctor Kina. Pero desde el punto de vista técnico, "una sonrisa bonita está íntimamente ligada a la salud. Así, los dientes alineados representan, generalmente una buena oclusión bucal; dientes perlados y sin manchas, que muestran una óptima calcificación y formación; encías rosadas con arcos perfectos, que evidencian una óptima salud gingival, así como otros aspectos de la salud, representan estética y belleza. Se podría decir, de alguna manera, que en muchas ocasiones la salud es bella y la enfermedad, poco agraciada".

No hay comentarios: