martes, 30 de noviembre de 2010

SEPAR a favor de una Ley antitabaco que proteja la salud de los no fumadores y ayude a dejar de fumar

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica y su Foro Autonómico de Tabaquismo en el que participan también a otras sociedades científicas relacionadas con la neumología y la cirugía torácica, ofrecerá a los senadores información y evidencia científica sobre los temas más controvertidos de la Proposición de reforma de la Ley del Tabaco cuyas enmiendas ya han sido presentadas por los diferentes grupos políticos del Senado y están ahora en plena discusión. “Nuestra voluntad es proporcionar información útil y provechosa para ayudar a una buena redacción de la Ley, ya que se está legislando para prevenir y controlar el tabaquismo, una enfermedad que en España está causando 53.000 muertes anuales” afirma el Dr. Carlos Jiménez, coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR.
Los neumólogos y cirujanos torácicos se muestran preocupados en tres aspectos que consideran prioritarias para el éxito de la reforma legislativa desde una perspectiva de salud pública: proteger la salud de los no fumadores, evitar que los jóvenes se inicien en el hábito y ayudar a los fumadores a dejar de fumar de manera definitiva.
El tabaquismo pasivo es la tercera causa de muerte evitable en España. Estimaciones a la baja calculan que el humo del tabaco causa 3.200 defunciones anuales lo que supone 57 muertes cada semana, una cifra tan importante o más que la causada por los accidentes de tráfico (López MJ et al. Mortality attributable to passive smoking in Spain. Tob Control 2007.). Y estas muertes no solo afectan a niños y adolescentes sino también a adultos y especialmente a mujeres embarazadas. “Por eso consideramos insuficiente la prohibición del tabaco en los lugares donde hay niños pues el humo ambiental del tabaco también es causa de muerte y enfermedad para los mayores” apunta el Dr. Jiménez. Además, el doctor recuerda que en el humo del tabaco se encuentran hasta 4500 sustancias tóxicas, algunas de ellas por sus específicas características físico-químicas se adhieren al mobiliario y a las paredes de las habitaciones donde se consume tabaco y no existen aparatos de extracción de humo que sean lo suficientemente potentes como para limpiarlas de forma adecuada. todas las sustancias tóxicas. (Smoking and Health. US Departmenet of Health and Human Services. A report of the Surgeon General. 1964). En consecuencia y para garantizar la prevención de las enfermedades respiratorias causadas por el tabaco, SEPAR considera imprescindible que todos los espacios públicos cerrados sean libres de humo independientemente las actividades que en ellos se realicen.
Los profesionales de la salud respiratoria valoran de un modo muy positivo la propuesta que recoge la ley que considera el humo del tabaco como un cancerígeno laboral, sin embargo se muestran preocupados ante otros aspectos sanitarios que la ley trata de forma más ambigua como la asistencia sanitaria pública para ayudar a los fumadores a dejar de fumar y la concreción de los recursos destinados a ellos. “Consideramos que la financiación de los tratamientos que han demostrado ser eficaces para ayudar a los fumadores a dejar de serlo, deben ser financiados del mismo modo que se financian los tratamientos de cualquier otra enfermedad crónica” afirma el Dr. Jiménez. En este sentido se valora de forma positiva la enmienda en la que se propone incrementar el tipo impositivo del impuesto sobre el tabaco, y que las cantidades obtenidas por el incremento del mismo sean destinadas a la financiación de planes de prevención y tratamiento del tabaquismo. Con una medida de este tipo se cumplirían dos importantes objetivos: dificultar el acceso de los jóvenes al consumo habitual de tabaco y facilitar la asistencia sanitaria a los fumadores. Según diversos estudios la mayoría de los fumadores de la población general española quieren dejar de fumar pero muchos no lo consiguen por falta de ayuda sanitaria en sus intentos o de financiación del tratamiento.
Ante los recelos sobre el posible efecto negativo que la implantación de la nueva Ley tendría en los ingresos económicos del sector de la hostelería, los miembros de SEPAR remiten a los resultados de los estudios que se han realizado fuera y dentro de nuestro país y que concluyen que la implantación de este tipo de normativa no tiene impacto negativo para la economía de este sector. Una revisión bibliográfica realizada por Scollo y colaboradores sobre 49 estudios en los que se analizaba el impacto que la legislación de espacios públicos libres de humo de tabaco había tenido en la actividad económica de la hostelería encontró que en 47 de los 49 analizados la ley de control del tabaquismo no había tenido ningún efecto negativo sobre el sector de la hostelería. (Scollo et al. Disponible en http://www.vctc.org.au/tc-res/hospitalitysummary.pdf). Un estudio realizado en España que ha analizado la evolución del número de personas ocupadas y del volumen de negocio en restaurantes y establecimientos de bebidas desde el año 2000 al 2007, encontró que desde el año 2004 se ha seguido una tendencia ascendente tanto en el número de personas ocupadas como en sus volúmenes de negocio.
Por ello, las enmiendas en las que se propone la ampliación de los espacios donde se pueda consumir tabaco en la hostelería no son adecuadas mientras que, conseguir bares, restaurantes y locales de ocio completamente libres de humo de tabaco “es una de las medidas legislativas que más y mejor impacto tiene en la salud pública de un país” afirma el Dr. Jiménez. SEPAR recuerda también que España ha ratificado en todas las reuniones de la Organización Mundial de la Salud, OMS, los diferentes artículos del Convenio Marco para el Control del Tabaquismo en los que las autoridades políticas se comprometían a proteger la salud de los no fumadores frente al aire contaminado por el humo del tabaco, a evitar que los jóvenes se inicien al consumo y a ayudar a que los fumadores la abandonen de manera definitiva.

No hay comentarios: