viernes, 12 de noviembre de 2010

La mitad de las mujeres sufre una infección urinaria en algún momento de su vida.


El 80% de las cistitis se originan en relaciones sexuales, según el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, director del Instituto Urológico Madrileño y organizador de la IV Reunión de Urología para Médicos de Atención Primaria y Residentes de Urología, avalada por la Asociación Española de Urología. El doctor De la Roja recomienda tomar una cápsula de cranberry cada vez que haya una relación sexual, para reducir el riesgo de infección.
“8 de cada 10 infecciones urológicas tienen lugar tras una relación sexual. En el caso de las mujeres jóvenes la frecuencia de las relaciones sexuales aumenta el riesgo de contraer cistitis, sobre todo si se utiliza DIU. De nuevo, tras la menopausia el riesgo se incrementa debido a que el epitelio vaginal es más fino, hay mayor sequedad, con lo que se producen más heridas, y, además, se producen cambios en la flora vaginal que favorecen las infecciones”, indica este experto.
El doctor Ruiz de la Roja recomienda, para prevenir y tratar la cistitis, beber abundante líquido, y, orinar justo después de una relación sexual (aunque no se tengan ganas) y tomar, antes o después, una dosis de un preparado farmacéutico de cranberry, con otra toma a las 12 horas. Las propiedades de este fruto rojo contra la cistitis se atribuyen a las proantocianidinas, “que dificultan la adhesión de las bacterias, en especial la Escherichia Coli, sobre el epitelio de las vías urinarias, y, por lo tanto, evitando el proceso infeccioso”, explica.
Se calcula que la mitad de las mujeres sufre una infección urinaria al menos una vez en su vida y el 30 % de las mismas son de repetición (más de dos en un año). Según el Libro Blanco del cranberry en la cistitis, avalado por la Sociedad Iberoamericana de Neurourología y Uroginecología y la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, es necesario tomar el cranberry “30 días seguidos para conseguir que E. coli no vuelva a repoblar el tracto urinario” y repetir la toma “por lo menos tres o cuatro meses al año. Incluso hay quien preconiza el uso de una cápsula de por vida”. En cuanto a la dosis, esta guía de consenso señala que “la dosis óptima aconsejable es que al día se ingieran por lo menos 36 mg de proantocianidinas (PAC) y la que la mejor pauta de administración sería darlo en dos tomas para garantizar una actuación uniforme”.
Combinado con antibióticosEl cramberry puede tomarse en combinación con antibióticos, destaca el doctor Ruiz de la Roja, y puede tomarse “tanto de modo preventivo, en personas con tendencia a la cistitis, como en tratamiento, durante periodos prolongados, ya que carece de efectos secundarios e interacciones”.
Tanto es así que incluso sus preparados farmacéuticos pueden utilizarse hasta el recién nacidos y embarazadas, como recoge el Libro Blanco: “Parece ser útil como agente terapéutico para la prevención de las infecciones del tracto urinario en mujeres gestantes o lactantes”. Por eso el director del Instituto Madrileño de Urología recomienda cranberry en niños con infecciones frecuentes de orina, como los que sufren reflujos vesicouretrales.

1 comentario:

infeccion urinaria dijo...

Hola, me parece muy interesante tu articulo, pèro para implementar lo que dices aqui te dejo un blog donde habla del tema :D

htt://infeccionurinaria.wordpress.com