martes, 30 de noviembre de 2010

El Hospital Clínic de Barcelona trata de evitar el Sida en grupos con alto riesgo de infección

Las personas que practican la prostitución, los toxicómanos que se inyectan la droga y quienes conviven con individuos de ambos colectivos se encuentran en situación de alto riesgo de sufrir una infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el sida. Esas poblaciones, en las que se registran tasas de contagio muy elevadas, son objeto de atención especial desde el servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Clínic, de Barcelona, que dirige el doctor Josep Maria Gatell. Junto con varias organizaciones sociales, dicha unidad impulsa un programa dirigido a reducir la incidencia del VIH en colectivos sanos muy vulnerables.
El programa forma parte de los proyectos de HIVACAT, el consorcio hospitalario en el que investigadores de varios centros buscan una vacuna terapéutica que permita tratar a los ya infectados por el VIH propiciando que dejen los fármacos antirretrovirales. La iniciativa se desarrolla desde el 2005 por medio de acciones sociales en las que, hasta ahora, han participado 1.238 individuos. A pesar de que se les ofrece abundante información y métodos para evitar el contagio, un 3% de esas personas han contraído el virus en los últimos años, explicaron ayer. «Hay que apostar por este tipo de acciones, y crear otras nuevas», indican los promotores de la iniciativa. El programa, que financia La Caixa, es desarrollado por personal sanitario de dicho hospital y por miembros de las organizaciones Àmbit Prevenció/Àmbit Dona, Médicos del Mundo y Cruz Roja.
La acción de las citadas entidades ha conseguido que el 83% de las personas con las que se ha establecido contacto mantengan una participación frecuente en las actividades propuestas.

**Publicado en "El Periódico de Catalunya"

No hay comentarios: