sábado, 30 de octubre de 2010

Presentan en España el desfibrilador "inteligente"


El grupo SafeTIC ha presentado el primer Desfibrilador Operacional Conectado (DOC), un producto único y revolucionario que va más allá de lo que es un desfibrilador automático ya que sus posibilidades de televigilancia 24 horas, geolocalización y asistencia guiada permiten aumentar considerablemente las probabilidades de supervivencia de una persona que sufre un paro cardíaco, según se ha concluido en su presentación. En España se produce un infarto cada 9 minutos y el 41 por ciento de los casos tiene como desenlace la muerte. Asimismo, el coste de las enfermedades cardiovasculares en España es de más de 9.000 millones de euros al año, una cantidad que se eleva hasta los 192.000 millones en el conjunto de la Unión Europea. Dicho de otra manera y en cifras por año, de los 60.000 paros cardíacos que se producen cada año, 25.000 terminan en muerte y la mayoría de ellos, un 99 por ciento, fallece antes de llegar al hospital. Igualmente, en Europa, el paro cardíaco es una de las primeras causas de mortalidad, con cerca de 700.000 víctimas cada año.

Además, en España la tasa de supervivencia por infarto es muy baja, inferior al 4 por ciento, frente a un 40 por ciento aproximadamente en Estados Unidos.Como es sabido, el tiempo de respuesta es muy corto para salvar a la víctima, de 4 a 5 minutos, de ahí que cada minuto perdido exista un 10 por ciento menos de posibilidad de supervivencia. Un dato que ha corroborado la doctora Irene Valverde André, de la Unidad de Arritmias del Hospital Universitario La Paz en Madrid, para quien “la única forma de conseguir una mayor supervivencia es una correcta y precoz reanimación cardiopulmonar”. Bajo la premisa de que los desfibriladores automáticos aumentan considerablemente las posibilidades de supervivencia de las víctimas de parada cardíaca y ante la existencia de un marco normativo propicio, que mediante Real Decreto regula la utilización de los desfibriladores semiautomáticos fuera del ámbito sanitario, el grupo SafeTIC, uno de los líderes europeos en el mercado de las tecnologías innovadoras aplicadas a la seguridad de las empresas, ha presentado en España el Desfibrilador Operacional Conectado (DOC).

“Se trata de una solución tecnológica sin precedentes para salvar vidas que da respuesta a este importante problema de salud pública, de fácil acceso y utilización y cuya tecnología de vanguardia garantiza el buen funcionamiento en caso de emergencia con televigilancia las 24 horas, geolocalización por GPS, diagnóstico automático y asistencia guiada”, como se ha explicado en su presentación. En definitiva, un desfibrilador “inteligente” que aglutina tres actores clave, por un lado Philips que aporta la tecnología probada del dispositivo con la simplicidad y la facilidad en cuanto al manejo como máximos exponentes; Vodafone como la solución de las telecomunicaciones, “aunque si existen problemas de cobertura hay vía libre para trabajar con otros operadores”, tal y como ha asegurado Patrick Fornas, presidente y director general de SafeTIC, y Mondial Assistance como garante de la asistencia en tiempo real y del mantenimiento. Según Paulo Barros, country manager de SafeTIC para España y Portugal, “el equipamiento en desfibriladores actual en España es de 1.000 a 2.000 desfibriladores, o lo que es lo mismo uno por cada 18.000 habitantes, cuando se estima que sería necesario un desfibrilador por kilómetro cuadrado como ya ocurre en Estados Unidos. El propósito es que a largo plazo existan 500.000 desfibriladores en España”. El objetivo, tal y como ha remarcado Patrick Fornas es “poner a disposición de la sociedad los desfibriladores popularizándolos a través de empresas, organismos públicos y espacios abiertos, para quienes el coste de la solución completa por día sería de 4 euros -120 euros al mes, más 200 euros de instalación- incluyendo: suministro e instalación del desfibrilador, servicio de transmisión GSM, asistencia guiada y geolocalización, televigilancia y teleasistencia 24 horas, mantenimiento y formación para el uso del mismo, sin necesidad de que el establecimiento que cuente con este dispositivo tenga que asumir la responsabilidad de vigilar y mantener el material”. José Manuel Mur Ortiz, colaborador de la Fundación Española del Corazón, ha recalcado su seguridad ante un falso caso de infarto, ya que “dada la tecnología de este dispositivo y al poner los electrodos en el pecho estos analizan el ritmo cardíaco, si detectan que el ritmo no es desfibrilable el aparato no se pondrá en marcha aunque se apriete el botón”, ha comentado.


**Publicado en "El Médico Interactivo"

No hay comentarios: