martes, 31 de agosto de 2010

La REIPI participa en un estudio internacional sobre las bacterias causantes de las infecciones hospitalarias

Algunas bacterias, que se comportan como patógenos oportunistas, sólo infectan a individuos que están debilitados, ya sea a causa de una enfermedad o bien porque están inmunodeprimidos. Muchas de estas bacterias son poco sensibles a los antibióticos. Este es el caso de la bacteria Pseudomonas aeruginosa, causante de un importante número de infecciones nosocomiales, y que tiene una extraordinaria capacidad para desarrollar resistencia a todos los antibióticos disponibles.
La supervivencia de las bacterias y su habilidad para infectar dependerán de su virulencia, es decir, de su capacidad para invadir al huésped, y de su sensibilidad a los antibióticos que se utilizan contra ellas.
"Hasta la fecha, estos dos aspectos de la biología bacteriana se han estudiado separadamente, quizá porque no había evidencias claras que sugirieran que podían estar relacionados", indica el Dr. Fernando Rojo, miembro de la Red Española de Investigación en Patología Infecciosa (REIPI).
Sin embargo, según un estudio reciente, llevado a cabo en colaboración por dos equipos de investigadores del CSIC, uno de ellos miembro de REIPI, y publicado en la revista Environmetal Microbiology, estos dos aspectos están relacionados y dependen, además, del estado metabólico de la bacteria, es decir las reacciones bioquímicas que se están produciendo en ese momento en la misma.

--Conocer mejor los mecanismos de las bacterias
En concreto, el trabajo de los equipos de los Drs. Fernando Rojo y José Luis Martínez analiza el efecto que tiene la proteína Crc, un regulador del metabolismo, en la virulencia y sensibilidad a antibióticos de la bacteria P. aeruginosa.
Tal y como indica el Dr. Rojo, "la proteína Crc controla el funcionamiento de varios genes, coordinando y optimizando el metabolismo de la bacteria". En este sentido, este estudio ha permitido analizar si la regulación que ejerce esta proteína sobre el metabolismo de la bacteria P. aeruginosa afecta a su virulencia y resistencia a los antibióticos.
"Del estudio se desprende que, efectivamente, esto ocurre, ya que al inactivar el gen que codifica la proteína Crc se producen modificaciones metabólicas en la bacteria, algunas dependientes de la densidad celular, que hacen que la virulencia de ésta se reduzca considerablemente", continúa el Dr. Rojo. Por otra parte, "se ha demostrado que la inactivación de este gen genera una cepa más sensible a antibióticos como la fosfomicina, rifampicina, y varios beta-lactámicos".
Como conclusión, "la virulencia y la resistencia a antibióticos de la bacteria P. aeruginosa están relacionados con la fisiología de la bacteria, y se encuentran bajo el control de reguladores globales del metabolismo, por ejemplo de la proteína Crc. Este descubrimiento permitirá conocer mejor los mecanismos, regulación y evolución de los procesos de resistencia y virulencia de las bacterias, así como diseñar nuevos fármacos dirigidos contra reguladores del metabolismo bacteriano", concluye el Dr. Rojo.