jueves, 26 de agosto de 2010

La OMS y las organizaciones internacionales de epilepsia indican un inaceptable estado de tratamientos de la epilepsia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y dos organizaciones internacionales sobre epilepsia, la International Bureau for Epilepsy (IBE) y la International League Against Epilepsy (ILAE), han anunciado hoy la publicación de un informe sobre epilepsia en Europa, en el que se llega a la conclusión de que muchos de los aspectos del tratamiento de la epilepsia están gravemente infravalorados en cuestión de recursos.
El informe Fostering Epilepsy Care in Europe se ha desarrollado como parte de la campaña Global Campaign Against Epilepsy (GCAE) de la IBE/ILAE/OMS. El informe hace frente a los actuales retos a los que se enfrenta el tratamiento contra la epilepsia, ofreciendo recomendaciones para luchar contra ella, además de proporcionar una visión panorámica de la presente situación de la epilepsia en el continente. El informe está disponible para su descarga desde http://www.ibe-epilepsy.org.
"La epilepsia es una enfermedad que se puede tratar en buena parte, pero existen vacíos en el tratamiento de la epilepsia y el nivel de estigma al que se enfrentan las personas que sufren epilepsia es simplemente inaceptable", afirmó Hanneke M. de Boer, coordinador de la Global Campaign Against Epilepsy del SEIN Epilepsy Institute de los Países Bajos. "Uniendo nuestras fuerzas para propagar la GCAE, y por medio de la producción y lanzamiento de este revolucionario informe, la OMS, la IBE y la ILAE están trabajando de forma conjunta para llevar a la epilepsia "fuera de las sombras" en nombre de, y gracias a, las personas que padecen epilepsia en Europa".
Las principales recomendaciones para llevar a cabo acciones destacadas en el informe europeo GCAE según la IBE/ILAE/OMS incluyen:
-- Mejora del acceso al tratamiento para personas con epilepsia
- Aumento del perfil de la epilepsia dentro de Europa y trabajar para cambiar los presupuestos y decisiones políticas en relación a las personas epilépticas
- Desarrollo e implementación de una política de salud eficaz e iniciativas de formación para reducir el estigma de la epilepsia
- Promoción y refuerzo de la investigación sobre la epilepsia en la región, incluyendo los aspectos económicos y un uso más eficaz de los recursos limitados
- Hacer de la cirugía de la epilepsia, que cuenta con una cura potencial, esté disponible de forma más amplia
- Recopilar información de los países en relación a la legislación existente y regulaciones asociadas a la epilepsia con el fin de revisar la veracidad y comprensión de estas medidas.

"Estamos entusiasmados con este informe", comentó Matt Muijen, asesor regional de salud mental y enfermedades cerebrales de la Organización Mundial de la Salud en la región europea de la OMS. "Creemos que las recomendaciones ayudaran a los países a desarrollar actividades para luchar contra el estigma, restaurar la dignidad y reducir el vacío de tratamiento para las personas que sufren epilepsia en Europa. El informe es una herramienta de abogacía y un instrumento para el diálogo con los gobiernos, proveedores de salud, asociaciones de consumidores, organizaciones no gubernamentales, instituciones académicas y socios de desarrollo".
"Las tasas de mortalidad entre las personas que padecen epilepsia son entre dos y tres veces superiores que las de la población general", indicó Mike Glynn, director general de la IBE. "Se estima que un 40% de todos los fallecimientos relacionados con la epilepsia se producen como resultado de un fenómeno denominado fallecimiento repentino no esperado en epilepsia (SUDEP), a pesar de que el mecanismo detrás del SUDEP sigue siendo desconocido y la concienciación de los factores de riesgo es muy baja. Las investigaciones de la epilepsia en estos y otros aspectos son vitales para mejorar nuestro conocimiento, mejorando finalmente el tratamiento de los pacientes".
La epilepsia afecta a más de seis millones de personas en Europa, pero hasta un 40% de las personas que sufren esta enfermedad podría estar aún sin recibir tratamiento. La epilepsia sigue cobrándose su cuota, incapacitando las funciones físicas, psicológicas y sociales de los que se ven afectados, causando graves consecuencias físicas, psicológicas y sociales y causando a su vez graves consecuencias psicológicas, sociales y económicas a sus familiares. Las personas que padecen epilepsia, y en ocasiones los miembros de sus familias, a menudo cuentan con un estigma, generando una carga oculta que les desanima para buscar la diagnosis y tratamiento que necesitan. El estigma lleva a la discriminación, y es habitual para las personas que padecen epilepsia que se les niegue el acceso a la formación. La discriminación de personas epilépticas en los lugares de trabajo también suele ser normal.
La epilepsia es el ejemplo más claro de una enfermedad neurológica para la cual hay disponible un tratamiento eficaz de coste contenido. Estudios recientes han demostrado que, si se trata de forma adecuada, hasta un 70% de las personas con esta enfermedad podrían sentirse libres de ataques y disfrutar de una calidad de vida superior. La necesidad de aceptación y acceso al tratamiento es una prioridad básica. Este informe no sólo identifica los vacíos actuales en el tratamiento de la epilepsia, sino que también proporciona recomendaciones convincentes para hacer frente a estos retos.