miércoles, 25 de agosto de 2010

La OMS critica el uso de "marca para mujeres" por parte de las compañías tabaqueras


Las tabacaleras han comenzado una estrategia comercial a escala mundial con el objetivo de ampliar y estabilizar el mercado de fumadores mediante la creación de marcas "exclusivas de la mujer" con características "típicamente femeninas" como el 'glamour', la sofisticación y el estilo, el lujo o la delgadez, según denuncia la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe 'La mujer y la salud: los datos de hoy, la agenda de mañana'.

Para los especialistas de la organización, la industria del tabaco está aplicando a las mujeres y niñas de los países en desarrollo que no tienen antecedentes de consumo de cigarrillos las mismas técnicas comerciales que se utilizaron para fomentar el consumo de tabaco entre las mujeres de los países desarrollados en los años 20.
El paquete y el cigarrillo convertidos en 'light', 'slim' o 'superslim', son sus métodos principales para dirigirse al mercado femenino, critican. Por ejemplo, en el mercado ruso se han introducido cerca de 100 marcas especiales para mujeres, cuya promoción se hace con imágenes de 'glamour' y moda, indica el informe.
En este sentido, algunas de las actividades de promoción destinadas a las mujeres son la publicidad en medios de comunicación de masas y el patrocinio de eventos culturales y deportivos; la presencia de materiales de promoción en el punto de venta (tiendas y quioscos) o la distribución gratuita de productos de tabaco.
Asimismo, la extensión de la marca (es decir, la comercialización de otros productos, como la ropa, con marcas de tabaco); las promociones por Internet o los precios y los diseños de los paquetes que atraen especialmente a las mujeres y las niñas, son otras de las estrategias empleadas por la industria tabacalera para ampliar su mercado, explican desde la OMS.
De los más de 1.000 millones de fumadores que hay en el mundo, aproximadamente un 20 por ciento son mujeres, "que son tan vulnerables como los hombres, si no más, a los peligros del tabaco", subrayan. Tanto los fumadores como las fumadoras son más propensos al cáncer, las cardiopatías y las enfermedades respiratorias, pero el tabaco también es causa de cánceres específicos de la mujer y pone en peligro el embarazo y la salud reproductiva, recuerdan los especialistas.
"Es hora de que el mundo se levante contra estas atracciones fatales de la industria tabacalera", aseveran los autores del documento. Por este motivo, aseguran, "es imprescindible que las autoridades sanitarias sean sensibles a las cuestiones de género cuando formulen y ejecuten las políticas de control del tabaco", como la que pretende aprobar el Ministerio de Sanidad y Política Social español para enero de 2011.


**Foto de Reuters