jueves, 26 de agosto de 2010

La actitud de la madre en el embarazo puede influir en el destino del hijo



Todo lo que sucede en el cuerpo de la mujer durante el embarazo puede afectar al desarrollo del embrión. Lo psicológico también. Las madres que sufren depresión o ansiedad en la gestación tienen más riesgo de que sus hijos nazcan con bajo peso, un factor que predispone a una mayor mortalidad. La salud mental de la madre influye, según un estudio, más que su estado nutricional o socioeconómico.
En Bangladesh nacen cada año más de un millón de niños de menos de 2,5 kilogramos de peso. Esto supone una prevalencia del 24%-36%, una de las más altas del mundo. La cuestión del bajo peso al nacer es un importante problema sanitario ya que conlleva un mayor riesgo de desarrollar otras enfermedades y de morir. Varias investigaciones se han centrado en su posible relación con la salud mental de la madre durante el embarazo pero sus conclusiones son dispares.
La revista 'BCM Public Health' presenta en su último número un nuevo estudio que no sólo establece una relación positiva entre la presencia de depresión o ansiedad durante el embarazo y un menor peso del recién nacido, sino que sugiere que el factor psicológico podría ser un factor primario en este problema neonatal.





-Más allá de la pobreza
El trabajo, fruto de la colaboración entre el Instituto Karolinska de Suecia y el Comité para el Avance Rural de Bangladesh, analizó la salud mental de 720 mujeres en el tercer trimestre de embarazo y el peso de sus hijos al nacer. De ellas, el 18% sufría síntomas depresivos y el 26% ansiedad.
"El estudio revela que estas mujeres tenían una probabilidad mayor de dar a luz a bebés con bajo peso", señalan los autores. "La asociación –continúan- es independiente de los efectos de la pobreza, el estado nutricional de la madre y la asistencia recibida durante el embarazo".
Pero los autores van más allá al afirmar que "el mal estado nutricional de las madres, la principal causa del bajo peso al nacer en los países pobres, no es necesariamente producto de la pobreza sino de problemas mentales en las mujeres tales como la depresión o la ansiedad".
Esta afirmación, basada en los resultados de ésta y otras investigaciones, sitúa bajo el foco de atención la salud mental materna durante el embarazo y "proporciona más evidencias acerca del 'Enigma asiático'". Esta hipótesis intenta averiguar por qué en la región del sur de Asia (India, Pakistán y Bangladesh, especialmente), por encima de otras zonas aparentemente más pobres como África, es en la que viven las personas con peor estado nutricional.
"Si se quiere alcanzar la meta de reducir la mortalidad infantil, para lo cual es importante atajar el problema del bajo peso al nacer, será necesario tratar la cuestión de los síntomas depresivos y de ansiedad", concluye el estudio".



--Foto de la agencia EFE( un niño en Nepal)


**Publicado en el diario "El Mundo"