viernes, 27 de agosto de 2010

Ha fallecido Michel Montignac, autor de una popular dieta para adelgazar sin restricciones calóricas


Michel Montignac, el ejecutivo francés que a mediados de los años 80 creó la que quizás es la dieta más famosa hasta el momento, consistente en privilegiar unos glúcidos sobre otros a la hora de comer, sin tener en cuenta la cantidad ni las calorías, ha muerto a los 66 años en la localidad gala de Annemasse, donde residía.

Hijo de una familia de comerciantes, obesos todos, Montignac también lo fue en su infancia y juventud. Quería ser médico, pero no le dejaron. Estudió Ciencias Políticas y se convirtió después en directivo de la multinacional farmacéutica Abbott. A finales de los años 70, su vocación médica y su deseo de sacudirse de una vez por todas el sobrepeso, le llevaron a iniciar una investigación sobre la nutrición y la diabetes, explica su página web. Fruto de ese estudio fue la elaboración de un novedoso método para adelgazar. En lugar de establecer una dieta hipocalórica, abogó por la selección más que por la limitación, defendiendo que era posible perder peso únicamente eligiendo de forma correcta los alimentos. Montignac probó su método en carne propia y aseguró que perdió 15 kilos en tres meses.
Según su teoría, lo que importa, a la hora de adelgazar, no son las calorías ni la cantidad, sino el tipo de alimento y su perfil glucémico, es decir, su potencial para quedar acumulado en forma de grasa. Así, de acuerdo con Montignac, existen buenos y malos glúcidos. La ingestión de alimentos con mucho potencial glucémico aumenta el nivel de glucosa en sangre, lo que provoca la hiperactivación del páncreas para producir insulina, y la sobreproducción de insulina tiene como efecto un mayor almacenamiento de reservas de grasa en las células, provocando el sobrepeso, según Montignac. De este modo, la cerveza, el arroz blanco, todas las pastas, panes y galletas producidos con harina blanca, la patata y el azúcar son los peores enemigos. Las frutas, verduras y legumbres, los más beneficiosos.
En 1986, Montignac escribe su primer libro, Cómo adelgazar en las comidas de negocios, que se convirtió pronto en un éxito de ventas. Al año siguiente publica Comer para adelgazar, una versión para el gran público de su método para perder peso, publicado en 40 países y con más de 16 millones de ejemplares vendidos, afirma la página web.
Con una gran popularidad pero sin el reconocimiento de buena parte de la comunidad médica, partidaria de las dietas hipocalóricas, Montignac publicó en total una veintena de libros sobre nutrición y salud, y dedicó buena parte de su tiempo a intervenir en foros especializados en esos asuntos. Además, comercializó una gama de productos para perder peso basados en su método.



**Foto del diario "El Pais"