miércoles, 25 de agosto de 2010

En EEUU reducen el TDAH usando terapias cognitivas con los pacientes


Investigadores del Hospital General de Massachusetts, en Boston (Estados Unidos), aseguran que los adultos afectados por el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) mejoran su sintomatología si, junto a su medicación habitual, reciben sesiones individuales de terapia cognitiva-conductual.

En torno a un 4,4 por ciento de la población adulta en Estados Unidos padece este trastorno, caracterizado por numerosos episodios de hiperactividad, impulsividad y falta de atención. Sin embargo, y aunque los fármacos existentes consiguen reducir estos síntomas en una primera etapa, muchos pacientes acaban abandonando la medicación mientras que otros dejan de responder a la misma.
Por ello, el profesor Steven Safren y su equipo trataron de buscar nuevas alternativas para estas recaídas y probaron con diferentes sesiones de terapia cognitivo-conductual, centradas en ejercicios psico-educativos, habilidades para reducir la distracción y prevenir recaídas.
Como explican en un artículo publicado en el último número del 'Journal of the American Medical Association' (JAMA), la investigación ha contado con un total de 86 pacientes, que durante cuatro años (de 2004 a 2008) fueron asignados al azar a realizar doce sesiones individuales de diferentes terapias cognitivas-conductuales o a recibir un apoyo educacional con relajación.
Tras finalizar estas sesiones, los investigadores evaluaron durante un año los síntomas del TDAH a través de una clasificación clínica utilizada a nivel mundial, observando que los pacientes que se sometieron a las terapias cognitivas presentaban menos síntomas que el resto.
Además, hubo una mayor proporción de pacientes que respondieron a esta terapia en comparación con quienes realizaron ejercicios de
relajación, del 53 y 67 por ciento frente al 23 y 33 por ciento según la escala utilizada.
Durante el tratamiento, los síntomas notificados fueron también significativamente más leves con la terapia cognitivo-conductual, al tiempo que tardaron entre 6 y 12 meses más en empeorar.
Pese a todo, Safren apunta que es necesario realizar estudios adicionales que confirmen la validez de estas terapias y las compare con otras terapias en grupo.
"Este estudio sugiere que la terapia cognitivo-conductual puede ser una estrategia útil y eficaz, ya que ha tenido efectos positivos y duraderos", asegura.