martes, 24 de agosto de 2010

El Ministerio de Sanidad de España lanza una web para conocer el valor nutricional de los alimentos

El Ministerio de Sanidad y Política Social ha lanzado una nueva página web en la que todos los ciudadanos podrán acceder a la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA), financiada y coordinada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), para consultar los contenidos nutricionales de aquellos alimentos que consumen. Dicha aplicación podrá satisfacer una demanda de la sociedad ya que, como ha explicado la ministra del ramo Trinidad Jiménez, "los ciudadanos están cada vez más preocupados por conocer las características de los alimentos que consumen, y exigen conocer la información sobre el valor nutritivo y energético de lo que se come".
La base de datos está disponible a través de la dirección bedca.net y por el momento incluye información de más de 500 alimentos, que han analizado investigadores de distintos organismos públicos --universidades o centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)-- y representantes de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB). No obstante, y como ha señalado Jiménez, el objetivo es seguir sumando alimentos de modo que ha finales de año pueda haber registrados entre 800 y 1.000 de todo tipo, desde productos lácteos, cárnicos y verduras hasta chocolates, frutos secos y bebidas. Todos ellos estarán ordenados por grupos de alimentos o contenido en nutrientes, de modo que el usuario pueda conocer la información nutricional de cada alimento y su contenido calórico, así como la fuente de obtención de estos datos. Así, la ministra ha explicado a modo de ejemplo que "quienes tengan anemia farropénica podrán consultar la cantidad de hierro de los alimentos que consumen, mientras que el colectivo de diabéticos podrá conocer el contenido en azúcares de los alimentos".
Pero la aplicación también será una "herramienta de gran utilidad" para la industria alimentaria, que podrá desarrollar nuevos productos, y para los profesionales sanitarios, que podrán diseñar dietas especiales para pacientes, desarrollar guías nutricionales para determinados grupos de población y analizar recetas y menús por su composición. Asimismo, ha remarcado Jiménez, también será útil para las administraciones públicas ya que "permitirá diseñar políticas nutricionales y conocer el estado nutricional de una población a lo largo de toda la vida, tanto en situaciones de salud como de enfermedad, a partir de los alimentos que consume". Lo único que por el momento no incluye esta base de datos es la biodisponibilidad de los nutrientes en función de cada alimento, aunque como ha reconocido el director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INYTA) de Granada, Emilio Martínez, "es más complicado de precisar". No obstante, este experto asegura que la herramienta irá incorporando mejoras en el futuro, de modo que en el futuro "la información que ofrece pueda estar disponible en los supermercados o a través del teléfono móvil". "Desde el punto de vista técnico no hay ningún problema", asegura Martínez, si bien apunta que "habrá que llegar a acuerdos con los grandes distribuidores alimentarios para que incluyan en el código de barras de los alimentos su información nutricional".