sábado, 14 de agosto de 2010

Casi dos millones de jóvenes mueren al año por causas prevenibles


Cada año se registran más de 1,8 millones de defunciones prevenibles en la población de 15 a 24 años; un número mucho mayor de jóvenes sufren enfermedades que reducen su capacidad para crecer y desarrollarse plenamente; y una cifra aún mayor adoptan comportamientos que ponen en peligro su salud presente y futura, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, casi dos tercios de las muertes prematuras y un tercio de la carga total de morbilidad en adultos se asocian a enfermedades o comportamientos que comenzaron en su juventud, entre ellas el consumo de tabaco, la falta de actividad física, las relaciones sexuales sin protección y la exposición a la violencia.

Por este motivo, y con motivo de la celebración esta semana del Día Mundial de la Juventud, desde la OMS han querido hacer hincapié en la importancia de la promoción de las prácticas saludables en la adolescencia y la adopción de medidas para proteger mejor a los jóvenes frente a los riesgos para su salud, "fundamentales para el futuro de la infraestructura sanitaria y social de los países y para prevenir la aparición de problemas de salud en la edad adulta".

Entre los problemas sanitarios que más afectan a los jóvenes, la OMS cita en primer lugar a los embarazos y partos precoces. Según sus estimaciones, cada año dan a luz unas 16 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años, lo que supone aproximadamente un 11 por ciento de todos los nacimientos registrados en el mundo.

La gran mayoría de esos nacimientos se producen en países en desarrollo, dato que se suma al mayor riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo entre las adolescentes que en las mujeres mayores. Cuanto más joven la adolescente, mayor es el riesgo.

En este sentido, los especialistas de la OMS proponen a los gobiernos la formulación y aplicación de leyes que fijan una edad mínima para contraer matrimonio, la movilización de la comunidad en apoyo de esas leyes y un mejor acceso a la información sobre anticonceptivos y a los servicios correspondientes pueden reducir la cifra de embarazos precoces. Asimismo, si la ley lo permite, subrayan, las adolescentes que decidan interrumpir su embarazo deben tener acceso a servicios de aborto seguros.


--LOS JÓVENES ACAPARAN EL 40% DE LAS INFECCIONES POR VIH

Respecto al sida, la OMS afirma que en 2008 la población de 15 a 24 años supuso aproximadamente el 40 por ciento de los casos de nuevas infecciones por VIH registrados entre los adultos en todo el mundo. En datos numéricos, cada día se contagian 2.500 jóvenes, y a nivel mundial hay más de 5,7 millones de jóvenes afectados por el VIH/sida.

En la actualidad, entre los jóvenes, solo el 30 por ciento de los hombres y el 19 por ciento de las mujeres tienen conocimientos "amplios y correctos" para protegerse contra el virus, subrayan. Por ello, una buena estrategia de prevención para la OMS sería la de facilitar un mejor acceso al asesoramiento y a las pruebas del VIH para informar a los jóvenes sobre su serología, ayudándoles a obtener la atención que necesitan y evitando así una mayor propagación del virus.

Sobre los trastornos de salud mental, la OMS asegura que, en un año cualquiera, aproximadamente el 20 por ciento de los adolescentes padecen un problema de este tipo, como depresión o ansiedad. A este respecto, propiciar el desarrollo de aptitudes para la vida en los niños y adolescentes y ofrecerles apoyo psicosocial en la escuela y otros entornos de la comunidad son medidas que pueden ayudar a promover su salud mental, según este organismo.


--150 MILLONES DE FUMADORES JÓVENES

En referencia al consumo de tabaco, la OMS advierte de que la gran mayoría de los fumadores que hay el mundo adquirieron el hábito en su adolescencia. De hecho, se estima que unos 150 millones de jóvenes consume tabaco actualmente, y esa cifra está aumentando a nivel mundial, especialmente entre las mujeres jóvenes, aseguran.

De acuerdo con las estimaciones de los especialistas, la mitad de esos consumidores morirán prematuramente como consecuencia de ello. Por este motivo, la OMS propone la prohibición de la publicidad del tabaco, el aumento de los precios de los cigarrillos y la adopción de leyes que prohíban fumar en lugares públicos, como la que se tramita actualmente en España, para reducir el número de personas que empiezan a consumir tabaco.

Por último, la OMS señala a la malnutrición, el uso nocivo del alcohol, los traumatismos generados por accidentes de tráfico y la violencia juvenil como los principales problemas de salud restantes que más afectan a la población adolescente. Sobre esta última, los especialistas calculan que cada día mueren 565 jóvenes de 10 a 29 años a causa de la violencia interpersonal.

Además, por cada muerte, se calcula que entre 20 y 40 jóvenes necesitan tratamiento hospitalario por una lesión relacionada con la violencia. Como solución, desde la OMS se propone la enseñanza de aptitudes para la vida y la disminución del acceso al alcohol y a medios como las armas de fuego.