martes, 24 de agosto de 2010

Beber zumo de arándanos protege de las infecciones urinarias


Un estudio elaborado por el Instituto Politécnico de Worcester (Estados Unidos) ha descifrado cómo los componentes del zumo de arándanos son capaces de combatir la bacteria 'Escherichia Coli' ('E. Coli') evitando su reproducción y el desarrollo de trastornos como las infecciones urinarias.
La investigación, presentada en la 240 Reunión Anual de la Sociedad Química Americana (CAN), que se celebra estos días en Boston (Estados Unidos), contó con las muestras de varios voluntarios que ofrecieron sus muestras de orina antes y después del consumo de zumo de arándanos.
De este modo, los científicos estadounidenses descubrieron como la 'E. Coli' era capaz de adherirse a las paredes del tracto urinario y formar delgadas 'biocapas' que facilitan que la bacteria prospere en el organismo. En este sentido, el estudio concluye que el zumo de arándano tiene la capacidad de evitar que la 'E. Coli' se adhiera a las células del tracto y formar el citado 'biofilm'.
De este modo, es más fácil que la bacteria sea expulsada con la orina y se reduzca el riesgo de infección. De hecho, los autores del estudio comprobaron que las sustancias protectoras del zumo de arándano eran capaces de recubrir el tracto urinario y prevenir la adhesión bacteriana sólo ocho horas después de consumir la bebida.
"Este descubrimiento tiene importantes implicaciones, considerando la envergadura de los costes que generan este tipo de infecciones al sistema sanitario", comenta la directora del estudio, Terri Anne Camesano. Según las estimaciones oficiales, cada año se registran en torno a ocho millones de consultas médicas por una infección en la orina, que generan unos gastos de 1.260 millones de euros a los servicios de salud.
Las mujeres son las más propensas a este tipo de trastornos, de hecho, se calcula que al menos una de cada tres mujeres experimentan una o más infecciones de orina a lo largo de su vida. Las estadísticas muestran, asimismo, que sólo la mitad de las mujeres que padecen esta infección buscan consejo médico para aliviar los síntomas más leves, como la quemazón o la incontinencia