martes, 31 de agosto de 2010

Al menos el 20 % de los niños de la UE se encuentra en riesgo de pobreza


Los días 2 y 3 de septiembre va a tener lugar en la localidad belga de Marche-en-Famenne una conferencia europea sobre pobreza infantil y bienestar infantil. Co-organizada por la Presidencia belga de la Unión Europea y la Comisión Europea, congregará a unos 300 participantes en representación de administraciones nacionales, instituciones europeas, el mundo académico y empresarial así como otros interesados a nivel europeo y belga. Este evento tiene como objetivo acelerar el proceso político para la puesta en marcha de una iniciativa de la Comisión bajo la forma de una Recomendación para atajar la pobreza infantil y fomentar el bienestar de los niños.
En la Unión Europea hay más de 100 millones de niños y jóvenes en el grupo de edad comprendida entre 0 y 18 años. De ellos al menos 20 millones se encuentran en riesgo de pobreza y, ante la actual crisis económica, hay un número aún mayor con riesgo de caer en esta situación. Las reducciones en las prestaciones infantiles y los complementos a los ingresos así como los recortes que afectan a colegios, servicios sanitarios y sistemas de protección infantil y desarrollo regional están afectando gravemente al bienestar de este vulnerable colectivo.
La Unión Europea lleva casi una década manifestando su compromiso de romper la espiral persistente de los niños que crecen afectados por la pobreza o la exclusión social, que reducen sus posibilidades de desarrollar plenamente su potencial y aumentan su riesgo de continuar en situación de pobreza también como adultos.



La presidencia belga de la Unión Europea ha elegido la lucha contra la pobreza infantil como una de sus prioridades clave. Esta conferencia supone también un hito significativo en 2010 como Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. En ella se tratarán tres cuestiones principales:


-Cómo garantizar que los niños puedan crecer en familias con recursos suficientes para responder a sus necesidades esenciales;
-Cómo garantizar que durante ese tiempo los niños tengan acceso a servicios y oportunidades en beneficio de su bienestar presente y futuro;
-Cómo fomentar la participación activa de niños y jóvenes en las decisiones que les afectan.


Recursos suficientes
Los Estados miembro tienen diversos métodos a su disposición para garantizar que las familias cuenten con recursos suficientes. Medidas como el establecimiento de planes de renta mínima o la prestación de subsidios infantiles universales cubren los aspectos económicos. Garantizar un mejor equilibrio entre la vida profesional y la personal para los padres trabajadores puede ayudar a proteger a los niños de la "pobreza de tiempo" que, a su vez, puede suponer un daño para el desarrollo del niño tan grande como el de la "pobreza de ingresos".


Acceso a servicios
La atención infantil y una educación incluyente de calidad para todos los niños son esenciales ya desde los primeros momentos para reducir las desigualdades. Garantizar una vivienda de calidad pero asequible para familias con hijos, un seguro sanitario universal y una planificación urbana y territorial respetuosa con el niño resultan elementos clave para la promoción del bienestar infantil. Los servicios de intervención precoz y prevención pueden suponer una importante contribución para las familias que se encuentren en situación de mayor riesgo ya que las ayudan a la hora de proporcionar recursos para el cuidado de los niños y evitando la escalada de los problemas.


Participación activa
En línea con lo dispuesto en la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas* (1989), que pone de manifiesto el papel del niño como participante activo en la promoción, protección y seguimiento de sus derechos, debería invitarse a los Estados miembro a reconocer el derecho del niño a tener voz y participación en todas las decisiones que le afecten. Dar a los niños la oportunidad de participar en eventos culturales, animación juvenil y actividades deportivas puede desarrollar la autoestima, reducir la frustración y reforzar el aprendizaje y el bienestar general.


Comprobación crítica de las políticas
Unos 300 expertos, profesionales y agentes decisorios de todos los Estados miembro se reunirán en un grupo interdisciplinar que se encargará de llevar a cabo una comprobación crítica de las políticas en materia de reducción de la pobreza infantil. Sus debates se fundamentarán en un documento informativo redactado por Eurochild y Unicef («Por una recomendación de la UE sobre pobreza infantil y bienestar infantil»).
El documento de información y el resultado de los debates de la conferencia alimentarán los trabajos de la Comisión Europea para llegar a una Recomendación para atajar la pobreza infantil y fomentar el bienestar de los niños.