miércoles, 28 de abril de 2010

Se pone en marcha el primer estudio nacional que relaciona el incremento del riesgo vascular con las patologías reumáticas


Hoy por hoy es perfectamente conocido que el tabaquismo, las dislipemias o la presión arterial alta son importantes factores de riesgo cardiovascular. En pacientes con dolencias reumáticas inflamatorias hay que sumar un factor más que hace que se incremente la posibilidad de sufrir un evento vascular: la propia actividad inflamatoria de estas enfermedades.
De hecho, varios estudios ya han demostrado que el riesgo cardiovascular de los pacientes con artritis reumatoide duplica el de la población general y que, por lo tanto, la inflamación no sólo produce un daño articular, sino que también puede afectar a otros órganos.
A pesar de esta evidencia, en España no existe un registro lo suficientemente representativo sobre la influencia del proceso inflamatorio de diversas enfermedades reumáticas en la predisposición a padecer eventos vasculares.
Por este motivo, la Sociedad Española de Reumatología (SER) acaba de poner en marcha el estudio CARMA, un ambicioso proyecto que cuenta entre sus objetivos la obtención de una radiografía en nuestro país del perfil de riesgo cardiovascular en pacientes con artritis reumatoide, artritis psoriásica y espondilitis anquilosante.
Tal y como apunta el Dr. Miguel Ángel González-Gay, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, y uno de los investigadores principales de este estudio, “En España no existen apenas estudios epidemiológicos sobre morbilidad y mortalidad cardiovascular en las enfermedades reumáticas, y los se han realizado se basan en un número de pacientes muy pequeño. Por lo tanto, tampoco contamos con datos que engloben a población de todo el país y donde se pueda valorar el grado de incidencia de los eventos cardiovasculares en enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas. Éste es un trabajo pionero en toda Europa, tanto por el número de pacientes que participarán, alrededor de 4.000, como en las implicaciones que sus resultados tendrán en el tratamiento de dichos pacientes”.


--Importancia del abordaje del riesgo vascular
Durante los últimos años, el abordaje del riesgo cardiovascular en las dolencias reumáticas de tipo inflamatorio se ha convertido en un punto clave para la práctica clínica diaria del reumatólogo, muy implicado en el seguimiento continuo de la enfermedad y tratamiento de sus pacientes.
De hecho, la Liga Europea contra los Reumatismos (EULAR) ha publicado recientemente una guía en la que ha participado el Dr. González-Gay y en la que se anima a los especialistas en Reumatología a implicarse en el abordaje del riesgo cardiovascular en su día a día.
“Gracias a este estudio, en el que se aplicarán las tablas clásicas de estimación de riesgo vascular, podremos recoger los datos sobre qué enfermedades padecía el paciente antes del comienzo del estudio, realizar un seguimiento, ver cómo éstas se modifican o en qué momento aparecen”, indica el Dr. Carlos González Juanatey, del Servicio de Cardiología del Hospital Xeral de Lugo que, junto con el Dr. González-Gay, es también investigador principal del Estudio CARMA.
Entre el 5 y el 10% de los pacientes reumáticos tienen alto riesgo CV
Aunque este trabajo permitirá precisar las cifras, “actualmente entre el 5 y el 10% de los pacientes con enfermedades reumáticas inflamatorias tienen alto riesgo cardiovascular y, probablemente, en un plazo de 10 años podrían fallecer a causa de un infarto de miocardio”, comenta el Dr. González Juanatey.
Los primeros resultados de este estudio se podrán tener dentro de un año, momento en el que se contará con una completa radiografía de la situación del riesgo vascular en pacientes reumáticos a lo largo de toda España.
“Este registro nos servirá para poder tomar medidas en cuanto a tratamiento y prevenir en la medida de lo posible la aparición de comorbilidades vasculares”, inciden tanto el Dr. González-Gay como el Dr. González Juanatey. “Al mismo tiempo, se comprobará qué peso tienen en el desarrollo de estas enfermedades los factores de riesgo clásicos –hipertensión, dislipemias, tabaco, etc.- y la propia inflamación causada por la enfermedad reumática”.

No hay comentarios: