viernes, 30 de abril de 2010

Las farmacias vascas recogen radiografías inservibles para ayudar a una ONG

El desarrollo de una labor coordinada entre el sector farmacéutico y la población que incentive la solidaridad, la defensa del medio ambiente y la recaudación de fondos para actividades de cooperación y ayuda humanitaria son los tres objetivos esenciales de la iniciativa promovida por la ONG Farmacéuticos Sin Fronteras y que involucra a las farmacias de los tres territorios históricos del País Vasco en una campaña de recogida de radiografías inservibles. Las farmacias vascas participarán en esta iniciativa de manera voluntaria desde el 3 de mayo y durante este año 2010. No obstante, esta campaña tiene intención de prolongarse en el tiempo.
El acuerdo, firmado con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y involucra a las farmacias vascas en la recogida de este material desechable y cuenta con la colaboración de los almacenes de distribución de la zona: Vascofar, Grupo Cofares, Alliance Healthcare, Cenfarte, Guifarco y Unión Farmacéutica Guipuzcoana. Las radiografías no son material desechable generado por las farmacias, así que no existe la obligación de realizar su recogida y reciclaje por parte de las mismas. Sin embargo, muchos usuarios de farmacia tienen en su casa radiografías con las que no saben cómo actuar. Las farmacias vascas han decidido, por tanto, colaborar de manera libre y voluntaria en esta actividad.
El proceso es sencillo. Las farmacias vascas recogerán aquellas radiografías inservibles que los pacientes acerquen a las mismas. En el transcurso de las rutas de distribución habituales, las propias distribuidoras recogerán el material que será retirado a un punto de encuentro fijado con la ONG. Allí técnicos gestores de reciclaje autorizados serán los encargados de realizar el tratamiento del material recogido. Conforme a la Ley de protección de datos, la campaña solicita a las farmacias que transmitan a los pacientes la retirada de cualquier dato personal añadido a las radiografías antes de entregarlas en la farmacia.
Confluyen en este proceso dos ideas. Por un lado, las radiografías usadas que no son destruidas de manera correcta contaminan el medio ambiente. Por otra parte, un adecuado reciclaje de este material permite la recuperación de la plata que contiene la radiografía que, vendida a precio de mercado, genera fondos para la ONG destinados a paliar el efecto de la pobreza en la salud al facilitar el acceso a los medicamentos.
En los últimos quince años Farmacéuticos Sin Fronteras ha realizado dos campañas estatales y seis autonómicas, recogiendo un total de 200 toneladas de radiografías inservibles. Esta iniciativa, la séptima, tiene también carácter autonómico y arranca en todo el País Vasco. No en vano, el 70 por ciento de los socios fundadores de Farmacéuticos Sin Fronteras proceden de esta Comunidad Autónoma.

No hay comentarios: