jueves, 29 de abril de 2010

El 10% de las españolas que acuden a una clínica de reproducción asistida no tiene pareja


El 2 de mayo se celebra el Día de la Madre, un día muy especial que las mujeres con hijos festejan ya desde el siglo XIX. Sin embargo, la forma de vivir este día, al igual que la maternidad en general, ha cambiado considerablemente con el paso de los años, ya que son cada vez más las mujeres que deciden ser madres en solitario. Según datos de la clínica Ginefiv, el 10% de las españolas que acuden a una clínica de reproducción asistida no tiene pareja.
Las aspiraciones de la mujer a tener una carrera profesional satisfactoria o la búsqueda de un momento económico estable suelen ser algunas de las causas del retraso del momento de la maternidad. "En ocasiones, este momento puede llegar cuando la mujer está sin pareja y, son cada vez más las que no renuncian a su deseo de ser madre y no dudan en someterse a técnicas de reproducción asistida con semen de donante", afirma la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de Ginefiv.
El perfil de estas mujeres suele ser de universitarias, independientes económicamente, de fuerte personalidad y, lo más importante, con una edad media aproximada de 35 años. Pero hay que tener en cuenta que aplazar tanto el momento de la maternidad conlleva sus riesgos y es que, según datos de Ginefiv, la edad media de las mujeres que se someten a un tratamiento de fertilidad ha aumentado 3 años en la última década, pasando de los 33 a los 36 años. "Por cada año que se retrasa la maternidad las posibilidades de quedarse embarazada se reducen un 5%, ya que la calidad ovocitaria y la reserva de óvulos disminuye con la edad. Además, es importante destacar que cuando se cumplen los 40 años, el riesgo de aborto puede alcanzar el 30-40%", concreta la Dra. Verdú.
Las mujeres que desean afrontar su maternidad de forma independiente, y acceden a utilizar semen de donante, se les recomienda realizar habitualmente técnicas de inseminación artificial. "Si la edad de la paciente supera los 38-39 años, el tiempo apremia a la hora de conseguir la gestación, debido a que la calidad ovocitaria baja de forma muy importante , de manera que, en muchas ocasiones, se les recomienda realizar directamente técnicas de Fecundación in vitro", explica la Dra. Verdú.
La donación de semen es completamente anónima, es decir, en ningún caso la mujer puede saber la identidad del donante. Sin embargo, lo que sí se busca es que las características fenotípicas sean similares. "Aconsejamos elegir un donante que sea una persona similar a la mujer para que el bebé sea lo más parecido posible a la madre", asegura la Dra. Verdú.
En España, la maternidad en solitario con semen de donante se contempla en la Ley de Reproducción Asistida. Sin embargo, la situación en otros países de la Unión Europea es distinta. "En Alemania e Italia la donación de gametos está prohibida, por lo que muchas mujeres solteras italianas acuden a España a realizarse el tratamiento. Y en Inglaterra es legal pero no se garantiza el anonimato del donante, por eso hay menos donaciones", concluye la Dra. Verdú.

No hay comentarios: