martes, 26 de enero de 2010

El Hospital Regional de Málaga incorpora una nueva técnica para el tratamiento de aneurismas cerebrales


La Unidad de Neuro-radiología Intervencionista del Hospital Regional de Málaga ha incorporado una nueva técnica para el tratamiento de aneurismas cerebrales o intracraneales, considerada como una alternativa a la neurocirugía convencional y una opción más a los tratamientos endovasculares ya existentes.
Los aneurismas cerebrales son dilataciones anormales de las arterias intracraneales que en la mayoría de los casos se descubren debido a la hemorragia cerebral que producen al romperse. Sin embargo, en otros casos, dan síntomas neurológicos y se pueden diagnosticar mediante arteriografía o resonancia magnética; en otros, su hallazgo es puramente casual.
El tratamiento de los aneurismas intracraneales ha evolucionado rápidamente en las últimas décadas. Hasta fechas muy recientes la primera elección de tratamiento endovascular ha sido el relleno del saco del aneurisma con espirales de platino, excluyéndolo de la circulación sanguínea.
Con la incorporación de la nueva técnica, un dispositivo ‘derivador’ de flujo, se abre una opción más para el tratamiento endovascular de determinados aneurismas que hasta ahora tenían una difícil resolución, donde no se obtenían buenos resultados a medio-largo plazo, haciendo necesaria la reintervención de los pacientes en la mayoría de los casos.
La nueva terapia consiste en la implantación, a través de la arteria femoral y bajo anestesia general, de una finísima y porosa malla metálica (tipo stent) que los neuro-radiólogos intervencionistas dejan en la zona de la arteria dañada a la que acceden mediante un largo catéter.
El objetivo de este dispositivo es la reconstrucción o recanalización de la arteria dañada, desviando la dirección del flujo sanguíneo y garantizando éste hacia otros vasos, además de impedir la entrada de la sangre en el aneurisma, evitando de esta forma el riesgo de hemorragia cerebral por rotura del mismo. Con el tiempo, la zona del aneurisma por sí sola se va ocluyendo, trombosando, hasta que se reabsorbe totalmente y desaparece.
La colocación de un stent ‘derivador’ de flujo es una alternativa más en el tratamiento endovascular de los aneurismas cerebrales, y está indicada en caso de aneurismas grandes y con cuello ancho –la base de estos ocupa una gran superficie de la arteria- , donde otras alternativas terapéuticas no están dando buenos resultados.
Algunas ventajas de esta técnica son el menor riesgo de romper el aneurisma, ya que no se entra en él; la disminución del tiempo requerido para su realización, a pesar de su complejidad, en comparación con otras técnicas endovasculares; y la reducción del tiempo de estancia hospitalaria, en relación a la técnica quirúrgica.
El mayor inconveniente que supone la colocación de este dispositivo es que conlleva el tratamiento con antiagregantes plaquetarios -fármacos que impiden la formación de trombos- por lo que esta nueva técnica está contraindicada, en algunos casos, en pacientes con aneurismas que hayan sangrado.
Este nuevo tratamiento para los aneurismas cerebrales se ha implantado recientemente en España, siendo todavía muy pocos los pacientes tratados. A mediados del pasado mes de diciembre, los profesionales del Hospital Regional trataron a la primera paciente en Málaga con esta nueva técnica, siendo su evolución favorable hasta el momento.
Desde abril de 2001, la Unidad de Neuro-radiología Intervencionista del centro sanitario ha tratado a 447 pacientes con aneurisma cerebral mediante diferentes técnicas. Actualmente, las técnicas endovasculares son el tratamiento de elección (el 90%) de los aneurismas cerebrales.

No hay comentarios: