viernes, 18 de diciembre de 2009

“El mayor temor de Darwin fue haber consagrado toda su vida a una idea loca”


Charles Darwin "se transformó en científico cuando su profesor privado le mostró el método hipotético deductivo durante su más tierna infancia", según ha señalado el profesor Juan Luis Arsuaga, director del Centro de Evolución y Comportamiento Humanos (Universidad Complutense de Madrid-Instituto de Salud Carlos III) y catedrático de Paleontología de la Facultad de Ciencias Geológicas de la UCM, durante una conferencia pronunciada en el contexto del ciclo "En tierra de nadie: conversaciones sobre ciencias y letras", organizado por la Fundación de Ciencias de la Salud y la Residencia de Estudiantes, y enmarcado, a su vez, en la IX Semana de la Ciencia. "La evolución" ha sido el tema tratado en esta ocasión.
Más concretamente, "el conocimiento de que los tres ángulos de un triángulo suman siempre 180º fue lo que enseñó a Darwin que detrás de lo que vemos existen reglas que explican el mundo, y que es posible investigarlas", señala el experto. Esto le permitió elaborar su particular teoría de la selección natural, que supuso para la biología un cambio radical en el paradigma científico. La publicación de "El Origen de las Especies" -libro en el que este genio plasmó sus ideas- partió el pensamiento occidental en dos, según el profesor Arsuaga. Precisamente, este año se han cumplido dos siglos del nacimiento de Darwin y 150 años desde la publicación de dicha obra. "Su mayor temor fue haber consagrado toda su vida a una idea loca".
A modo de homenaje, la Fundación de Ciencias de la Salud publicó, a principios de año, el libro "Desde la memoria: historia, medicina y ciencia en torno a Darwin", inspirado en el ciclo de conferencias que, bajo el mismo nombre, se desarrolló en abril y mayo del año pasado en colaboración con la Residencia de Estudiantes y el British Council. "Aún hoy en día se impide el estudio de las teorías darwinistas en algunas comunidades cristianas absurdamente radicalizadas", apunta el profesor Javier Puerto, patrono de la Fundación de Ciencias de la Salud y director del ciclo "En tierra de nadie: conversaciones sobre ciencias y letras".
Desde el punto de vista de las humanidades, el escritor Gustavo Martín Garzo, Premio de las Letras de Castilla y León en 2008 por el conjunto de su obra y fundador de las revistas literarias "Un ángel más" y "El signo del gorrión", ha pronunciado la conferencia "El silencio de los animales", donde ha expuesto su particular visión de la evolución. "Hemos dado la espalda al mundo natural, puesto que los seres humanos ya no escuchamos lo que nos dice", explica. "La civilización ha ido apartando al hombre de la naturaleza". A modo de conclusión, "un mundo que no se pregunta por los animales no merece la pena".

No hay comentarios: