miércoles, 11 de noviembre de 2009

Mayor riesgo de infección respiratoria aguda en niños con síndrome de Down

Los niños con Síndrome de Down (SD), menores de 24 meses, presentan un riesgo mayor de infección respiratoria aguda, principalmente causada por VRS, que los niños que no padecen SD. Así lo pone de manifiesto el estudio CIVIC 21, realizado entre octubre de 2006 y abril 2008. El estudio epidemiológico revela que los niños con SD, que hasta ahora no recibían profilaxis con palivizumab, son los que más frecuentemente ingresan en el hospital con problemas respiratorios.
Así lo ha expuesto el doctor Julián Lirio, Pediatra del Hospital Niño Jesús de Madrid y coautor del estudio, durante la presentación de los resultados en Ia I Jornada de actualización en Síndrome de Down celebrada en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid esta tarde.
El estudio CIVIC 21, coordinado por la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías congénitas, SECPCC, promovido por Abbott y que cuenta con la aprobación del Comité Ético de Investigación Clínica del Hospital Vall d´Hebrón, compara las tasas de hospitalización por infección respiratoria aguda en niños con cardiopatía congénita sin SD y en niños con SD con y sin cardiopatías, menores de 24 meses. Los autores del estudio, los doctores Julián Lirio Casero, Jesús García Pérez, Luis García Guereta y Constancio Medrano Pérez, llevaron a cabo la coordinación de este estudio multicéntrico, observacional y prospectivo desde octubre de 2006 a abril 2008 en 53 hospitales españoles con 1.085 pacientes.
Los resultados presentados esta tarde revelan cómo las hospitalizaciones por infecciones respiratorias, especialmente por VRS, predominan en los niños con SD, y entre ellos, en los que tienen cardiopatías leves y hasta la fecha no contemplados en los protocolos de inmunoprofilaxis frente al virus respiratorio sincitial.
Por sus características físicas, alteraciones morfológicas de las vías respiratorias superiores e inferiores, alteraciones inmunológicas, hipertensión pulmonar, e hipotonía muscular, los niños con SD constituyen un grupo que tiene una elevada incidencia de infecciones respiratorias incluyendo bronquiolitis por VRS.
Todos estos factores hacen que, en los pacientes con Trisomía 21, las infecciones respiratorias sean más frecuentes y más graves que las observadas en niños sin alteraciones cromosómicas.
Los datos que muestra el estudio apuntan esta vulnerabilidad del paciente SD frente al VRS: los niños con SD ingresaron por infección respiratoria aguda (IRA) en un 20% de los casos estudiados, frente a un 11% de ingreso de niños que no tenían SD pero sí una cardiopatía congénita. Además un 20,7% de los niños con SD estudiados que ingresan por infección respiratoria acaban en una unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP).
"El estudio CIVIC 21 pone de manifiesto que existe un grupo, los menores de 24 meses de edad con SD y cardiopatía congénita no significativa, que es el grupo con más riesgo de ingreso en el hospital por infección respiratoria, cuyo agente mayoritario es el VRS. De las conclusiones de este estudio se extrae posibilidad de modificar las recomendaciones de profilaxis con palivizumab a los niños con SD aunque no tengan cardiopatías significativas", afirmó el doctor Lirio.
Entre otras conclusiones del estudio, dentro de los niños con SD, tienen similar riesgo de ingreso por IRA aquellos con Cardiopatía Congénita significativa (23%) que los que tienen cardiopatías no significativas (22%), mientras que los que no tienen ningún tipo de cardiopatía ingresan en el 16 % de los casos. Asimismo, de los niños estudiados con SD, aquellos con Cardiopatía Congénita no significativa tuvieron una incidencia de ingreso por VRS superior (9.9 %) que los que tenían Cardiopatía Congénita significativa (7.3 %).
Respecto a la estacionalidad del virus, los meses de mayor incidencia de ingresos fueron diciembre y enero.

-Estudio CIVIC 21. Premio Jaime Blanco
Los autores e investigadores que llevaron a cabo el estudio CIVIC 21 recibieron el V Premio JAIME BLANCO de Investigación en el Síndrome de Down, que anualmente concede la FUNDACION SÍNDROME DE DOWN de Madrid. Este premio es un galardón para recompensar la labor de promover y potenciar la investigación que contribuya a un mejor conocimiento del síndrome de Down, premiando aquellos trabajos de mayor calidad en las áreas de salud (medicina, biología, bioquímica…), psicología y educación.
Para el doctor Julián Lirio, este premio permite devolver la información a los padres, tanto de Madrid como de otras provincias, que se han ofrecido siempre a este tipo de estudios. "En cierta manera, el premio que hemos recibido es una forma de que este colectivo sepa que se están haciendo cosas, y que continuamente estamos trabajando para mejorar la calidad de vida de estos niños. Además, este premio permite animar a otros grupos de investigadores a que sigan estudiando a este tipo de niños y las patologías acompañantes", concluyó.