lunes, 30 de noviembre de 2009

Almería acoge la campaña de concienciación para prevenir la osteoporosis y sus consecuencias

La Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), en colaboración con la Asociación Sociocultural de Mujeres Renacer del Instituto Andaluz de la Mujer y Merck Sharp & Dohme (MSD), participa en una campaña informativa sobre osteoporosis, con objeto de prevenir su aparición y reducir sus principales complicaciones.
En Almería, concretamente en la Farmacia Zapata Romacho (Lopán, 13), los días 1 y 2 de diciembre se efectuarán pruebas densitométricas con ultrasonidos para la población en horario de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 h., mientras que mañana martes, 1 de diciembre a las 10:30 h. en la Asociación de Mujeres Renacer (Campohermoso, s/n), impartirá una charla informativa sobre osteoporosis el Dr. José Sebastián Pérez, coordinador del Grupo de Osteoporosis de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), en Almería.
La osteoporosis, conocida como la epidemia silenciosa, es considerada una de las enfermedades más comunes en nuestro país, afectando de forma especial a las mujeres. Se ha erigido en los últimos años (debido especialmente al aumento en la expectativa de vida) en un problema de salud pública global que afecta actualmente a más de 200 millones de personas en el mundo. En España, se estima, que la osteoporosis afecta actualmente a 3,5 millones de personas y cada año se producen más de 100.000 fracturas osteoporóticas. Constituye, por lo tanto, un problema de salud pública de gran magnitud por su prevalencia, por la morbimortalidad que ocasiona y por el consumo de recursos sanitarios que conlleva.
La puesta en marcha de simples medidas higiénico-dietéticas, así como el establecimiento de pruebas densitométricas diagnósticas en personas de riesgo, no sólo ayudan a prevenir su aparición, sino que sirven también para minimizar las complicaciones asociadas, entre las que destacan las fracturas óseas.
El principal problema reside en que el paciente llega al profesional médico cuando ya se han producido las consecuencias, conllevando un elevado impacto y gasto sociosanitario. Tal y como indica el Dr. Sebastián Pérez, "esta iniciativa tiene por objetivo permitir al facultativo anticiparse a la cronología evolutiva de la osteoporosis, que habitualmente empieza por la presencia de factores de riesgo, que desencadenaría en un futuro una osteopenia, y que si nadie interviene puede provocar fracturas, principal consecuencia de la osteoporosis".
Por ello, según subraya este experto, "esta campaña tiene varias finalidades. En primer lugar se pretende concienciar a la población sobre la importancia de la enfermedad, ya que la osteoporosis tiene una alta prevalencia y causa complicaciones en forma de fracturas importantes, que afectan a la calidad de vida de la persona, e incluso pueden provocar un aumento de la mortalidad, especialmente las fracturas de cadera. Igualmente, queremos dar a conocer los factores de riesgo y cómo pueden modificarse mediante la introducción de sencillos hábitos de vida y conseguir un diagnóstico precoz de la osteoporosis".

-La prevención, la clave del éxito
El incremento de las expectativas de vida ha conllevado la aparición de una serie de trastornos óseos que tienen una importante repercusión clínica, como es la osteoporosis. El envejecimiento, la disminución de las hormonas sexuales y el estilo de vida inadecuado son los principales factores de riesgo que determinan una baja masa ósea y que, por tanto, están en la génesis de gran parte de las fracturas osteoporóticas. La inactividad física, los cambios dietéticos y los cambios hormonales que se producen conforme se envejece provocan, en último término, una acusada reducción en la masa ósea.
Sin duda, la osteoporosis se ha erigido en uno de los más importantes problemas de salud actualmente en todo el mundo, asociándose con una alta tasa de cormorbilidad y de mortalidad, y con un incremento espectacular en los costes sociosanitarios. La presencia de fracturas osteoporóticas es la principal protagonista de este problema de salud, ya que la osteoporosis se presenta como una enfermedad asintomática.
Según indica el Dr. Sebastián Perez "se sabe que por cada cinco años que se cumplen se incrementa el riesgo relativo de padecer osteoporosis en un 1,5%, es decir, que aumentan considerablemente las probabilidades de desarrollar la enfermedad y que la prevalencia actual ronda el 20% de la población inmediatamente posmenopáusica, porcentaje que se espera que crezca exponencialmente para el año 2025, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)".
Para el doctor Manuel Díaz Curiel, presidente de FHOEMO, es fundamental detectar precozmente a aquellos pacientes con factores de riesgo de sufrir osteoporosis. "La labor preventiva es la mejor terapia, especialmente en aquellas personas que tienen factores de riesgo. Las pruebas de diagnóstico precoz son incruentas, ya que se basan en densitometrías generales, y permiten tratar posteriormente al paciente con el fármaco más adecuado a sus circunstancias personales".
Asimismo, la mitad de los pacientes que padecen osteoporosis han sido diagnosticados, y de este porcentaje, sólo un 19% ha sido correctamente tratado. Por ello, y para asegurar un diagnóstico adecuado, también es importante conocer los factores de riesgo de cada persona: "algunos son genéticos y no se pueden modificar", explica el Dr. Díaz Curiel, "pero existen otros factores que sí que se pueden y deben corregir: hay que evitar el peso bajo, reducir el tabaquismo, incrementar el ejercicio físico para estimular la salud de los huesos y seguir una alimentación adecuada, con una ingesta de derivados del calcio y sin olvidar los aportes de vitamina D".

-Un estudio revelador
La vitamina D es clave en la prevención de las fracturas osteoporóticas, más aún si se tiene en cuenta que existe un déficit de esta hormona en la población anciana y que asociada con calcio disminuye el riesgo de fractura7. La vitamina D es esencial para el mantenimiento de la función muscular, facilitando la absorción de calcio y fósforo.
Un deficiente aporte de calcio y vitamina D a lo largo de la vida va a contribuir a la pérdida de masa ósea, a la reducción de la resistencia del hueso y, en definitiva, va a dar lugar a un aumento del riesgo de fractura8. En este sentido, "se ha demostrado que los suplementos de calcio y de vitamina D reducen hasta en un 40% la aparición de osteoporosis, por ello hay que fomentar la alimentación sana, suplementada en calcio y vitamina D", afirma el Dr. Sebastián Pérez.
Sin embargo, y a pesar de la existencia de numerosas guías de tratamiento de la osteoporosis en las que se recomiendan los suplementos con vitamina D, el déficit de esta vitamina sigue siendo el talón de Aquiles en el abordaje de la osteoporosis. Así se ha puesto de relieve en un estudio presentado en el 31st Annual Meeting of the American Society for Bone and Mineral Research (ASBMR). El trabajo ha evaluado el nivel de vitamina D y de calcio en un total de 414 mujeres osteoporóticas (con una edad superior a los 50 años) de España y Francia.
Para los investigadores lo que resulta más destacable es el hecho de que la mayor parte de las mujeres incluidas en este estudio, a pesar de tener el diagnóstico de osteoporosis, de superar los 50 años de edad y de estar (gran parte de ellas) en tratamiento antiosteoporótico, no alcanzan los niveles recomendados de vitamina D9, sobre todo cuando se tiene la certeza que un nivel inadecuado de esta vitamina impacta negativamente en la absorción de calcio, la pérdida ósea y el riesgo de fractura. "Se calcula que cerca del 64% de las mujeres diagnosticadas de osteoporosis tienen niveles inadecuados de vitamina D", indica el Dr. Sebastián Pérez
Se ha demostrado que la administración asociada de vitamina D y calcio disminuye la incidencia de fracturas osteoporóticas7 y que unos niveles adecuados de vitamina D son necesarios para optimizar los resultados obtenidos en pacientes con osteoporosis tratados con bifosfonatos10.
De hecho, es tal su importancia, "que en la actualidad se concibe la vitamina D como una verdadera hormona, ya que mejora el metabolismo óseo y mineral, y es además, el gestor del calcio, mantiene el hueso compacto y fuerte y reduce hasta en un 49% el riesgo de caída de los pacientes afectados por esta patología, mediante la mejora del rendimiento neuromuscular", señala el Dr. Sebastián Pérez.
"A pesar de que la vitamina D se sintetiza por la piel y tradicionalmente se ha pensado que en España la intensidad solar permitía un aporte adecuado, un estudio ha revelado que los niveles de esta vitamina en nuestro país son bastante bajos en general, por lo que son necesarios más aportes de vitamina D para que el intestino pueda absorber el calcio y éste pueda fijarse al hueso. El problema es que no siempre se consigue un aporte adecuado de calcio y vitamina D a través de la dieta. Por ello, en muchos casos se necesita recurrir a un aporte extra de calcio y de vitamina D, para lo cual los fármacos que logren mejorar la resistencia del hueso y añaden vitamina D a sus preparaciones resultan idóneos para el tratamiento de la osteoporosis", afirma el Dr. Sebastián Pérez.

No hay comentarios: