miércoles, 28 de octubre de 2009

RoActemra® inhibe la progresión del daño articular en Artritis Reumatoide en más del 80% de los pacientes‏

Los datos a dos años del estudio LITHE, presentados en el congreso del Colegio Americano de Reumatología (ACR), muestran que los pacientes con Artritis Reumatoide (AR), tras dos años de tratamiento con RoActemra® (tocilizumab) más Metotrexato (MTX), experimentaron una disminución del 81% del daño articular en comparación con los que solo recibieron MTX, tratamiento estándar en la actualidad1. La importante reducción del daño articular permitió a estos pacientes continuar con su vida cotidiana sin que progresase la incapacidad habitualmente asociada a la AR.
Por otro lado, los datos de dos estudios de extensión a largo plazo2, presentados también en el marco del congreso del ACR, demuestran que el porcentaje de pacientes tratados con RoActemra® que alcanzó una remisión clínica (DAS28 < 2,6) aumentó de manera consistente a lo largo de 3 años, desde un 27% a las 24 semanas hasta un 62% a las 180 semanas (3,4 años).
Estas tasas de remisión a largo plazo observadas con RoActemra® son consecuencia, fundamentalmente, del efecto ejercido en las articulaciones inflamadas y dolorosas en diferentes perfiles de pacientes:
Pacientes que no habían recibido antes tratamiento biológico: a las 96 semanas (1,8 años) de tratamiento con RoActemra®, cerca del 50% de estos pacientes presentaban como máximo una articulación inflamada.
Pacientes que no respondían adecuadamente a uno o más inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNF): el 34% presentaban como máximo una articulación inflamada después del tratamiento con RoActemra®.
Pacientes no tratados antes con MTX y que recibieron RoActemra® en monoterapia: al cabo de 96 semanas, el 55% presentaban como máximo una articulación inflamada y el 35% una articulación dolorosa.
"Estos datos confirman que tocilizumab (TCZ) es muy eficaz en la inhibición del daño articular característico de la Artritis Reumatoide", ha comentado el profesor Josef Smolen, de la Universidad de Viena (Austria). "Este impresionante efecto en las articulaciones, unido a la ya conocida capacidad de tocilizumab para aliviar los signos y síntomas de la AR, le confieren un papel importante en la práctica clínica. La remisión que proporciona tocilizumab puede ayudar a los pacientes a sentirse libres de nuevo, sin exacerbaciones dolorosas de los síntomas o el temor de una incapacidad prolongada".
El perfil de seguridad de RoActemra® a largo plazo está bien caracterizado en los datos de extensión a 2,4 años3 presentados en el congreso del ACR. Estos datos se han obtenido en el mayor y más completo programa de ensayos clínicos en Fase III jamás realizado con un agente biológico para la primera solicitud de licencia en Artritis Reumatoide, que contó con la participación de más de 4.000 pacientes. El análisis de los estudios de Fase III (incluidos cinco estudios fundamentales y dos de extensión a largo plazo) muestran que los acontecimientos adversos, incluidos los graves, se mantuvieron estables a largo plazo.

No hay comentarios: