martes, 20 de octubre de 2009

El 40% de los casos de cáncer de mama en menores de 50 años se diagnostican en situación asintomática


A pesar de que cada año se detectan más de un millón de casos de cáncer de mama en todo el mundo, gracias a los numerosos avances preventivos, diagnósticos y terapéuticos, se ha logrado reducir la mortalidad y morbilidad de forma considerable. En este sentido, se ha conseguido dar la vuelta a la tendencia que había hace 20 años, de tal modo que hoy, el diagnóstico de cerca del 40% de los cánceres de mama en mujeres por debajo de los 50 años, a través de controles mamográficos.
Con el objetivo de mostrar que se puede ser optimista frente al tumor mamario, la Fundación Tejerina y la Asociación de la Prensa de Madrid, en colaboración con la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) han organizado la charla-coloquio ‘Cáncer de Mama: Situación actual y razones para el optimismo’, en el marco del Día Mundial de la enfermedad.

Hoy sabemos que tres de cada cinco mujeres que padecen cáncer de mama se curan. Y es que, tal y como señala el moderador del evento, Ramón Sánchez-Ocaña, "los nuevos avances, tales como fármacos más específicos para cada tipo de tumor y la aplicación de terapias mejoradas harán que la supervivencia aumente cerca de un 4% cada año. Esto es debido a que a medio plazo se esperan grandes avances".
A lo largo de los últimos tres o cuatro años el número de mujeres que padecían la enfermedad se ha incrementado, y cada vez son más jóvenes las pacientes que padecen esta enfermedad. Y es que, "en la actualidad estamos diagnosticando cerca del 40% de los casos de tumor mamario en mujeres menores de 50 años. El motivo fundamental es porque acuden en situación asintomática a la consulta del médico, gracias en gran medida a los avances de los que disfrutan las pacientes y a un mayor nivel de concienciación", señala el Dr. Armando Tejerina, presidente de la Fundación Tejerina.
"El porcentaje de cáncer de mama en menores de 35 años no supera el 7% u 8%, en contraposición a décadas previas en las que mujeres con 30 ó 38 años padecían cáncer y no era posible su diagnóstico adecuado si no era histológico, ya que las mamografías tenían menos eficacia y sensibilidad", afirma el Dr. Tejerina.


-Mejoras en el tratamiento
Las pacientes afectadas se han visto beneficiadas por una de las principales mejoras que se han alcanzado en el campo del tratamiento de cáncer de mama, que ofrece "a la paciente la posibilidad de recibir un tratamiento individualizado", indica el Dr. Tejerina. Por otra parte, las condiciones en las que las pacientes son tratadas han mejorado notablemente, ya que, "desde el punto de vista quirúrgico, los tratamientos son menos agresivos".
En este sentido, tal y como indica el Dr. Gumersindo Pérez Manga, jefe de la Unidad de Oncología de la Fundación Tejerina, "los tratamientos han cambiado sustancialmente a lo largo de los últimos treinta años, debido a que se han desarrollado, entre otros, fármacos que han conseguido que la quimioterapia no tenga el nivel de toxicidad que tenía antes". Por otra parte, los avances se deben en gran medida a nuevos hallazgos en torno al cáncer de mama como patología, ya que "se han descubierto anticuerpos monoclonales que nos han enseñado a hablar de diferentes tipos de cáncer de mama, desde el punto de vista histológico. Esto es beneficioso, ya que cada tumor tiene un tratamiento completamente distinto y específico", afirma el Dr. Pérez Manga.
El Dr. Pérez Manga ha señalado una serie de factores que influyen notablemente en el riesgo de padecer la enfermedad. Uno de estos hallazgos es que "las mujeres que antes tomaban tratamiento hormonal sustitutivo presentaban un mayor riesgo de padecer cáncer de mama", indica el especialista. En este sentido, "en Estados Unidos –continúa- el porcentaje de mujeres que padecen un tumor mamario ha disminuido en un 7% en tan solo un año, después de que las pacientes dejaran de tomar el tratamiento hormonal".
En España, se ha descubierto que la tendencia ascendente del nivel de sobrepeso de la mujer española, principalmente menopáusica, aumenta los riesgos de desarrollar un tumor mamario.
"Resulta esperanzador que hace 15 años el cáncer de mama metastásico no tenía una supervivencia superior a los nueve meses, mientras que hoy las pacientes que padecen este tipo de cáncer alcanzan una supervivencia de hasta 6 años", añade el jefe de la Unidad de Oncología de la Fundación.


-La importancia de la concienciación y el diagnóstico precoz: mamografías
Aunque, hoy día se sabe que no existe una prevención primaria para esta enfermedad, porque no se conocen sus más íntimos mecanismos de inicio y desarrollo, "sí es posible evitar algunos factores de riesgo, como son: la obesidad, la utilización correcta de tratamientos hormonales, y de forma más específica, efectuar una prevención secundaria mediante la realización de diagnósticos iniciales en mujeres asintomáticas, siendo la exploración por excelencia, la mamografía a partir de los 40 años, con estudios secuenciales, cada uno o dos años, dependiendo del riesgo de la estructura y antecedentes de la paciente. No hay que olvidar que el mejor tratamiento del cáncer de mama comienza con un diagnóstico inicial", señala el Dr. Tejerina.
Tal y como indica el Dr. Juan Madrigal, jefe de la Unidad de Radiología de la Fundación Tejerina, "nuestras técnicas nos permiten la detección a tiempo del cáncer. En nuestro país se realizan mamografías a pacientes a partir de los 45 o 50 años. En la mente de todos está que la precocidad es la clave. Y es que, nadie puede discutir que la mamografía realizada a tiempo es el seguro de vida de la mujer".
En el campo de la prevención, los avances han sido muy importantes. En este sentido, hemos de destacar la realización de la mamografía digitalizada. "La mamografía analógica o convencional parece haber quedado obsoleta frente a la mamografía digitalizada. Y es que, esta última ofrece grandes ventajas desde el punto de vista de que no hay repeticiones, por posibles movimientos inoportunos de la paciente, se trata de exploraciones con imágenes únicas con las que se puede trabajar y se radia menos a la paciente", afirma el Dr. Madrigal.
Existen otros tipos de tecnologías, eficaces a la hora de realizar el diagnóstico: el PET-TAC. "Numerosos estudios han demostrado que su eficacia se debe a que este aparato es capaz de descubrir lesiones sin que haya síntomas. Ya que todavía no hay alteración sistemática, sólo hay alteración metabólica". Es especialmente eficaz en el carcinoma de mama. Pero, "para que sea funcional, y pueda visualizar el tumor, éste debe medir más de cinco milímetros", sin embargo, "con PET sólo, nunca se hubiera visto, con TAC sólo, se sospecha que hay un tumor, pero con PET-TAC se diagnostica el tumor", concluye el especialista.

No hay comentarios: