miércoles, 22 de julio de 2009

Pediatras y enfermeras de Levante y Aragón realizan talleres prácticos para mejorar la asistencia a los bebés prematuros

Más de 250 profesionales de Levante y Aragón han participado en la realización de unos talleres prácticos sobre el abordaje del bebé prematuro durante su estancia en el hospital. El periodo de ingreso del neonato en la unidad neonatal se considera fundamental para su desarrollo, por lo que la formación de los profesionales implicados en el manejo del bebé es clave para evitar que su estancia en la unidad afecte a su desarrollo posterior.
Con este fin se realizaron tres talleres simultáneos en Murcia, Alicante y Valencia, organizados por el Hospital La Fe de Valencia, bajo la iniciativa del proyecto Hera, e impartidos por Estrella Gargallo e Inmanol Tajuelo, enfermeros del Servicio de Neonatología del Hospital Valle de Hebrón de Barcelona. Entre los profesionales asistentes se dieron cita enfermeras y pediatras de todos los hospitales de las tres regiones, a los que se sumaron Castellón y Teruel. En palabras de Vicente Roqués, Jefe de Servicio de Neonatología del Hospital La Fe de Valencia y promotor de esta iniciativa, la base de estos talleres es extender el conocimiento de los cuidados centrados en el desarrollo a todos los hospitales. "La formación continuada de los profesionales debería ser un hecho dentro del propio hospital, que por desgracia no se consigue. Por suerte en España tenemos hospitales que tienen grandes conocimientos en estas actividades, así que lo que hemos hecho es hacer extensible este conocimiento a través de esta actividad".
Durante la celebración de las sesiones se realizaron dos talleres: un primero sobre "Posicionamiento del bebé prematuro" y un segundo sobre "Vivencias del niño prematuro en la incubadora". Cada uno de ellos ha contado con una parte teórica y otra práctica, la primera sobre los cuidados centrados en el desarrollo, la luz, el ruido y otras medidas ambientales, y la segunda práctica.

-Posicionamiento y vivencias del bebé prematuro
Entre los principales retos de esta actividad formativa, los profesionales asistentes destacan los beneficios de haber "probado" la sensación que experimenta el prematuro en la unidad. Para ello, se recrearon mediante grabaciones los sonidos que se recogen en el interior de la incubadora, y se simularon las sensaciones del bebé.
Se recreó por ejemplo la oscuridad de la unidad, frente a la intensidad de la luz repentina, un cambio de pañal, los pitidos intensos de los monitores, los golpes de los objetos encima de las incubadoras o el abrir y cerrar fuerte las puertas de la misma. "Algo tan sencillo como el ruido de abrir un paquete de gasas estériles justo al lado del bebé, produce un susto repentino, y altera el estado de tranquilidad de un paciente enfermo como es el bebé prematuro. Mediante esta simulación se ha concienciado de que el niño siente, y que las maniobras han de realizarse con cuidado para mejorar las condiciones ambientales del paciente", concluye uno de los enfermeros asistentes. "Es impensable que a un paciente enfermo estemos produciéndole estrés permanente por cosas tan sencillas como éstas, que pueden evitarse sin necesidad de una inversión, tan solo con un cambio de hábitos, como no encender el ventilador si la puerta de la incubadora está abierta. Son obvios, pero no se está respetando al paciente en las unidades".
En lo relativo al posicionamiento, se llevó a cabo un taller sobre la correcta postura y manipulación del bebé que favorezca y ayude su desarrollo neurológico y muscular. Si el bebé es colocado en una mala postura en la incubadora, puede causarle daños en la cadera, brazos piernas… perjudicando su desarrollo. Para ello se ensayaron posturas correctas del bebé, contención mediante toallas, y colocación de almohadas para la postura boca abajo. En definitiva, todas aquellas posturas de colocación del bebé que simulen su etapa de desarrollo en el vientre materno.
Para los organizadores de los talleres, estas iniciativas son importantes ya que el adecuado desarrollo presente bebé prematuro influye en que en el futuro carezcan de secuelas en todos los aspectos. "Hay niños que pasan hasta tres meses en la incubadora padeciendo procesos de estrés por las medidas ambientales (luz, ruido, alteración de los ciclos del sueño…) lo que puede afectar a su desarrollo posterior. No hay duda que es una obligación de los profesionales aplicar estas practicas para disminuir el estrés de los bebés, una practica terapéutica de cuidado tan importante como la alimentación, el tratamiento antibiótico o la asistencia respiratoria", concluye Roqués.
Se destacó además el efecto multiplicador de estos talleres formativos: con asistencia de entre 4 y 6 profesionales por cada uno de los hospitales de Murcia, Alicante, Teruel, Castellón y Valencia, se ha logrado implicar a un gran número de unidades neonatales. Se ha podido comprobar cómo esta serie de medidas han comenzado a aplicarse ya en las unidades con un efecto positivo. Según el doctor Roqués, los resultados de los talleres han sido "excepcionales, ya que ha habido un gran cambio en el sistema del cuidado del recién nacido en relación con lo que se hacía antes".

-Proyecto Hera
Hera nace en 2008 como un proyecto de trabajo multidisciplinar, que involucra a los distintos agentes implicados en el manejo del bebé prematuro. Hera persigue un único fin: mejorar los cuidados del bebé prematuro durante su estancia en el Hospital y hacer que su transición del vientre materno al hogar sea igual o lo más parecido posible al desarrollo del bebé a término. Para más información y actividad del proyecto: www.proyectohera.com

No hay comentarios: