martes, 16 de junio de 2009

El control intensivo de la glucosa reduce los eventos cardiovasculares en personas con diabetes

Los resultados de un meta-análisis que acaba de publicar la revista The Lancet¹ demuestran que el control intensivo de la glucosa reduce un 17% los infartos de miocardio no fatales, y un 15% los eventos coronarios. En comparación con el control estándar, el control intensivo disminuye significativamente los eventos coronarios sin un riesgo incrementado de muerte. En cuanto a la hemoglobina glicosilada HbA1c, la reducción podría ser distinta en diferentes poblaciones.

El estudio por primera vez ofrece evidencias fiables que relacional el control intensivo de la glucosa en sangre con un menor número de ataques al corazón: las personas con diabetes que llevan este control y mantienen niveles bajos de glucosa en sangre son menos propensos a sufrir ataques cardiacos y enfermedades coronarias que aquellos que siguen el tratamiento estándar.

Según las conclusiones de este estudio, el grupo de terapia intensiva redujo un 17% los ataques al corazón y un 15% la enfermedad coronaria. En contra de los resultados de estudios más pequeños que sugerían posibles daños de un mejor control de la glucosa en sangre, las personas que siguieron el control intensivo no sufrieron efectos adversos de muerte por ninguna causa.

“Los estudios anteriores no han sido concluyentes”, comentó el Dr. Ray, miembro del Departamento de Salud Pública y Atención Primaria de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y miembro del Departamento de Cardiología del Hospital de Addnenbrooke, también de Cambridge. “Esto deja a las personas con diabetes y a sus médicos inseguros en cuanto a si mantener los niveles de glucosa en sangre bajos beneficia a los pacientes. Aunque es necesario llevar a cabo estudios adicionales, nuestros resultados proporcionan información sobre la importancia de mejorar los niveles de azúcar, que debería incluir cambios en el estilo de vida y en la medicación”, añadió.

-Meta-análisis
En este meta-análisis se incluyeron cinco estudios prospectivos (ACCORD, UKPDS, ADVANCE, VADT y PROactive), randomizados y controlados, en los que participaron 33.040 pacientes (incluidos 1.497 casos de ataques al corazón, 2.318 casos de enfermedad coronaria, y 1.227 ictus) para evaluar los efectos de un régimen intensivo de niveles bajos de glucosa en sangre con resultado de muerte o eventos cardiovasculares comparados con el control estándar.

El Dr. Ray y su equipo también analizaron los niveles de A1C para evaluar posibles riesgos de diferentes enfermedades del corazón. Los niveles de hemoglobina glicosilada fueron un 0,95 más bajo en los pacientes que siguieron el control intensivo en comparación con la terapia estándar.

“Estos resultados enfatizan la importancia de detectar y tratar la diabetes tan pronto como sea posible, previniendo así las posibilidades de desarrollar enfermedades coronarias y circulatorias. Los datos refuerzan la necesidad de los pacientes con diabetes de conseguir y mantener un mejor control de la glucosa en sangre a largo plazo como un medio para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca”, concluyó el Dr. Ray.

No hay comentarios: