jueves, 14 de mayo de 2009

Los nuevos agentes reversores revolucionarán el manejo de la anestesia

La Asociación Andaluza-Extremeña de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (AAEAR), con el patrocinio de Schering-Plough, ha organizado dos sesiones de formación centradas en los nuevos avances en reversión del bloqueo neuromuscular en el proceso anestésico. Se trata de dos de las reuniones que se están organizando en toda España.

En total, cerca de 200 anestesiólogos se han reunido en estas sesiones celebradas en el Palacio de Congresos de Granada – el pasado día 7 de mayo- y hoy ,14 de mayo, en el Colegio de Médicos de Sevilla. Cada año se realizan en los hospitales andaluces aproximadamente 360.000 intervenciones quirúrgicas con anestesia general y 46.000 en Extremadura donde el papel del anestesiólogo es fundamental en estos procedimientos.

La Dra. Mercedes Echevarría, Jefa del Servicio de Anestesia del Hospital Universitario de Valme (Sevilla) y Presidenta de la AAEAR, ha moderado las sesiones y ha participado como ponente de las charlas introductorias. Para ella “la celebración de estas reuniones formativas es algo muy positivo. Nos permiten ponernos en contacto con profesionales con alto conocimiento de los temas, compartir experiencias y poder aclarar posibles dudas o cuestiones ; esto es de gran ayuda. Además, facilitan la introducción de nuevas técnicas o, como es este caso, de nuevos fármacos”.

La anestesia general se sustenta sobre tres componentes: fármacos hipnóticos para inducir el sueño y producir amnesia, analgésicos para evitar el dolor y bloqueantes neuromusculares que inducen una parálisis muscular. Una de las fases que más preocupa al anestesiólogo es la reversión del bloqueo neuromuscular, es decir, aquella en la que el enfermo debe recuperar la contracción muscular una vez finaliza la intervención.

Tan importante como relajar los músculos del paciente durante la cirugía es revertir sus efectos cuando la cirugía ha finalizado. Una reversión segura y completa mejora la recuperación del paciente, mientras que una reversión incompleta puede causar complicaciones postoperatorias como dificultades respiratorias, problemas de visión, debilidad y fatiga. Los efectos residuales pueden llevar al paciente a una Unidad de Reanimación.

Para el Dr. José Antonio Álvarez Gómez, Jefe del Servicio de Anestesia del Hospital Universitario Rosell de Cartagena (Murcia) el aspecto fundamental en la reversión del bloqueo neuromuscular “es conseguir restablecer la normalidad en la función neuromuscular abolida por el uso de los relajantes musculares, al final de una intervención quirúrgica. Dependiendo de las características del paciente y del tipo de relajante muscular utilizado se podrá conseguir la restauración completa, tanto de forma espontánea como utilizando fármacos reversores que aceleren esta reversión, y esto debe conseguirse con las mayores garantías de seguridad evitando los efectos indeseables, algunas veces muy graves que puede producir una reversión no adecuada”.

En las reuniones se ha debatido sobre los agentes reversores actuales así como sobre una nueva molécula, sugammadex, recientemente aprobada por la Agencia Europea del Medicamento y ya utilizada en algunos países europeos y que próximamente estará disponible en los hospitales españoles con el nombre de Bridion®.

El Dr. Álvarez Gómez ha explicado en sus ponencias los aspectos diferenciales de los nuevos reversores frente a los que se vienen utilizando hasta ahora: “Los reversores actuales, los anticolinesterasicos, son incapaces de revertir el bloqueo profundo, tienen un mecanismo de acción indirecto inhibiendo la acetilcolinesterasa de la unión neuromuscular y también de todas las sinapsis colinergicas, por ello producen siempre efectos hemodinámicas adversos que deben contrarrestarse con otros fármacos que también producen efectos adversos indeseables. Necesitan para producir su efecto un cierto grado de recobro y su efecto acaba en unos diez minutos por lo que con cierta frecuencia pueden producirse recurarizaciones”.

Por ello, el Dr. Álvarez Gómez ha destacado que “sugammadex es el único fármaco capaz de eliminar el efecto relajante a cualquier nivel de bloqueo, incluso a niveles muy profundos, sin ningún tipo de efecto adverso indeseable, permitiendo a los anestesiólogos, por primera vez, poder controlar desde el principio hasta el final todo el efecto paralizante de la musculatura estriada que producen los relajantes aminoesteroideos”.

“Para los anestesiólogos, este nuevo fármaco nos abre nuevas expectativas que pueden cambiar ciertas prácticas de la anestesia actual. Vamos a disponer de un fármaco que va a incrementar la seguridad de nuestros pacientes y, probablemente, la calidad en el postoperatorio inmediato” ha afirmado la Dra. Mercedes Echevarría.