miércoles, 20 de mayo de 2009

La eficacia y tolerabilidad de "Seroquel" en la depresión bipolar

Los resultados que se han presentado en el 162º congreso de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) en San Francisco, Estados Unidos, han demostrado la eficacia y tolerabilidad de Seroquel® (quetiapina fumarato) para tratar los episodios depresivos en el trastorno bipolar, incluida la población de pacientes con enfermedad bipolar II difíciles de tratar. Estos datos proceden de los análisis combinados de cuatro ensayos clínicos de gran tamaño diseñados para examinar Seroquel como tratamiento para los episodios depresivos asociados a los trastornos bipolar I y II. Seroquel y Seroquel Prolong™, una formulación de liberación prolongada para administrar una vez al día de Seroquel, es uno de los antipsicóticos atípicos más ampliamente estudiado en la depresión bipolar y el único agente aprobado como monoterapia para tratar el espectro de episodios del estado de ánimo asociados al trastorno bipolar.

“El trastorno bipolar es una enfermedad crónica en la cual los pacientes experimentan cambios de humor intensos y debilitantes. Los pacientes pasan gran parte de su tiempo de indisposición en la fase deprimida de la enfermedad. Estos importantes resultados confirman que Seroquel es un agente eficaz para el tratamiento de la depresión bipolar, siendo especialmente alentadores los resultados obtenidos en los pacientes con trastorno bipolar II que históricamente no respondían bien al tratamiento,” comentó el Profesor Alan Young del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de British Columbia, en Vancouver, Canadá.

Los resultados de un análisis combinado de todos los pacientes con trastorno bipolar I o II (n=2.593) demostraron que la monoterapia con Seroquel era significativamente más eficaz que el placebo para tratar los episodios depresivos asociados al trastorno bipolar medidos por las mejoras en la puntuación total de la escala de clasificación de la depresión de Montgomery-Ǻsberg (MADRS) (P<0,001 para ambas dosis de Seroquel). Se observaron resultados similares en un análisis combinado de pacientes con trastorno bipolar II (n=819). En ambos análisis, las mejorías eran evidentes ya en la semana 1 y continuaron hasta la semana 8. Los cuatro estudios, BOLDER (Depresión bipolar) I y II, y EMBOLDEN (Eficacia de quetiapina en monoterapia en la depresión bipolar) I y II, incluían una fase aleatorizada, a doble ciego, controlada con placebo, de 8 semanas de duración diseñadas de forma similar para evaluar la eficacia y seguridad de la monoterapia con Seroquel (dosis fija de 300 mg o 600 mg al día) en comparación con un placebo en pacientes adultos con trastorno bipolar I o II. Los estudios EMBOLDEN también incluían un grupo con un comparador activo: litio en EMBOLDEN I y paroxetina en EMBOLDEN II.

Los estudios EMBOLDEN también incluían una fase de continuación de 26 a 52 semanas, en la cual los pacientes que alcanzaron la remisión continuaban tomando la misma dosis de Seroquel o eran cambiados a placebo. En el análisis combinado de esta fase, ambas dosis de Seroquel aumentaron significativamente el tiempo hasta la recurrencia de cualquier acontecimiento relacionado con el estado de ánimo (cociente de riesgo 0,59 [IC 95%, 0,41–0,84; P=0,004] para la dosis de 300 mg/día y 0,45 [IC 95%, 0,30–0,67; P<0,001] para la de 600 mg/día). En la subpoblación de pacientes con trastorno bipolar II, ambas dosis de SEROQUEL redujeron significativamente el riesgo de recurrencia de cualquier acontecimiento relacionado con el estado de ánimo en comparación con el placebo (cociente de riesgo 0,47 [IC 95%, 0,25–0,92; P<0,05] para la dosis de 300 mg/día y 0,18 [IC 95%, 0,07–0,51; P<0,001] para la de 600 mg/día).

Los datos combinados indican que Seroquel era generalmente bien tolerado y que los acontecimientos adversos eran coherentes con el perfil de seguridad conocido de la quetiapina. Los acontecimientos adversos más frecuentes en pacientes con trastorno bipolar fueron sequedad de boca, somnolencia, sedación y mareo. En la subpoblación de pacientes con trastorno bipolar II, los acontecimiento adversos más frecuentes fueron sequedad de boca, somnolencia, sedación, mareo y cefalea. En la fase de continuación de los estudios EMBOLDEN, los acontecimientos adversos más frecuentes que surgieron con el tratamiento con Seroquel fueron cefalea, somnolencia, nasofaringitis, náuseas, diarrea y sequedad de boca y en la subpoblación de pacientes con trastorno bipolar II fueron cefalea, sequedad de boca, somnolencia, nasofaringitis, mareo y náuseas.

Se han observado hallazgos similares para Seroquel Prolong, aprobado en los Estados Unidos y en Europa en 2008 para el tratamiento agudo de los episodios depresivos asociados al trastorno bipolar.* En un estudio de 8 semanas (D144CC00002), Seroquel Prolong 300 mg/día demostró mejoras significativas en las puntuaciones totales de MADRS desde la semana 1 hasta la semana 8 (ambas P<0,001) en comparación con el placebo.

El mecanismo de acción de Seroquel, que implica actividades tanto antipsicóticas como antidepresivas, puede ayudar a explicar su especial eficacia en todo el espectro de los episodios del estado de ánimo asociados al trastorno bipolar. La eficacia de quetiapina en los episodios depresivos puede explicarse en parte por la inhibición de la recaptación de la norepinefrina por la norquetiapina, el metabolito activo de quetiapina.

* Seroquel Prolong se lanzó en España en septiembre de 2008 para el tratamiento de la esquizofrenia.

1 comentario:

begoña dijo...

se puede suspender el tratamiento de seroquel prolong y rivotril por un nuevo tratamiento con paroxetina y trankimazin como consecuencia de una depresión