miércoles, 27 de mayo de 2009

Entre el 60 y el 70% de las personas mayores de 65 años sufre hipertensión arterial


La prevalencia de la hipertensión arterial en personas de más de 65 años está en torno al 60%-70%, cifra que aumenta a medida que aumenta la edad. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en nuestro país y esto se debe, principalmente, a su impacto en paciente ancianos”, asegura el Dr. Manuel Martínez-Sellés, Secretario de la Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), que hoy celebra su reunión anual en Alicante.

“Los objetivos de esta reunión se centran en presentar los avances en el diagnóstico y el tratamiento de los ancianos cardiópatas desde un punto de vista multidisciplinar, que incluye un abordaje integral de estos pacientes”, afirma el Dr. Martínez-Sellés.

-Avances en el diagnóstico
A pesar de que la insuficiencia cardiaca es muy común en pacientes ancianos, su diagnóstico es más difícil de realizar porque la comorbilidad asociada puede producir síntomas, signos y alteraciones en las pruebas complementarias.

En esta reunión se abordan los últimos avances en diagnóstico clínico, bioquímico y por imagen de la insuficiencia cardiaca en el anciano, como es el caso de los marcadores bioquímicos BNP NT-proBNP. “Estos marcadores son muy útiles, pero los puntos de corte que debemos utilizar deben ser distintos en función de la edad del paciente”, afirma el Dr. Martínez-Sellés. “La resonancia cardíaca está suponiendo una revolución, ya no sólo en el diagnóstico, sino también como marcador pronóstico en algunos de estos pacientes”, continúa.

-Alternativas al tratamiento quirúrgico
“Afortunadamente, la implantación percutánea de la válvula aórtica en el tratamiento de la estenosis aórtica severa del anciano ya es una realidad”, apunta la Dra. Camino Bañuelos, Presidenta de la Sección de Cardiología Pediátrica de la SEC. “Los resultados son alentadores, pero no podemos olvidar que estamos al comienzo de una estrategia terapéutica y tenemos que esperar a los resultados a más largo plazo”, continúa.

Durante esta reunión, se presentarán los datos del registro PEGASO (Pronóstico de la Estenosis Grave Aórtica del Octogenario), un registro nacional, donde se han incluido ya 270 pacientes de 80 años o más, que padecen estenosis aórtica severa sintomática.

“La mayoría de los octogenarios con estenosis aórtica severa no llega a operarse, y recibe un tratamiento conservador. Por ello, contar con una alternativa como son las prótesis biológicas percutáneas supone un gran avance para nuestra especialidad al tratarse de una alternativa a la cirugía convencional, menos agresiva”, concluye el Dr. Martínez-Sellés.

Por otro lado, “las personas mayores no deben olvidar que, al igual que la población más joven, deben seguir unas pautas para prevenir los problemas cardiovasculares. Entre ellos se encuentra el abandono del hábito tabáquico, seguir una dieta pobre en grasas animales y en sal, realizar ejercicio de forma frecuente, y seguir un control de la diabetes, la hipertensión arterial y la hiperlipemia”, resalta la Dra. Bañuelos.

No hay comentarios: