martes, 26 de mayo de 2009

El deporte aleja a los adolescentes del consumo de drogas


El consumo de drogas es una de las grandes preocupaciones de todos los padres con hijos en la adolescencia, una etapa de la vida en la que resultan decisivas las amistades y actividades que el joven lleve a cabo durante su tiempo libre. Con esta afirmación como punto de partida, los expertos reunidos en la jornada “Deporte y adolescencia: ¿una alternativa de ocio?”, celebrada hoy de la mano de la Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid-Universidad Europea de Madrid, han señalado que el deporte puede constituir una opción lúdica alternativa a contextos que propician conductas como el consumo de alcohol y de otras sustancias, afirmación que cobra aún más sentido si se tiene en cuenta que el 60% de los adolescentes que consumen drogas lo hace para divertirse.

Al mismo tiempo, la práctica deportiva es un medio especialmente idóneo para poner en marcha estrategias de prevención de comportamientos de riesgo social ya desde la infancia y de programas para la educación e integración de niños y jóvenes.

Según recuerda la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), las drogas más consumidas por los adolescentes en la actualidad son el alcohol y el tabaco, sustancias con las que se tiene un primer contacto a los 13 años. Les sigue el cannabis, cuya edad media de inicio de consumo se sitúa en los 15 años. A partir de esa edad se inician los contactos con otras drogas como la cocaína o el LSD. Entre los 20 y los 24 años es cuando se produce un consumo más frecuente y abundante de drogas tanto legales como ilegales.

A la luz de estos datos, los expertos subrayan la importancia de que en una etapa de la vida tan crítica como es la adolescencia los jóvenes tengan alternativas de ocio seguras y que les mantengan alejados de los estupefacientes. “El deporte es una importantísima herramienta de trabajo físico, de formación, de transmisión de valores y también de ocio y diversión…”, asegura Ignacio Calderón, director general de la FAD.

-Inteligencia, motivación y acción
Por todo ello, y con el convencimiento pleno de que la actividad deportiva constituye un medio especialmente idóneo para desarrollar estrategias de prevención, la FAD ha puesto en marcha el “Club del Buen Deportista”, una iniciativa a la que pueden adherirse todos los centros educativos que lo deseen y que tiene como principal finalidad fomentar la actividad deportiva como instrumento de educación y transmisión de valores preventivos desde la infancia. “No se trata de una actividad deportiva sin más, sino que pretende fomentar y propiciar la adquisición de capacidades desde la infancia y la juventud y permitir la formación de personalidades independientes, sanas, autónomas, que gestionen su libertad y su responsabilidad y que se enfrenten a la realidad con una garantía razonable de éxito”, explica Ignacio Calderón.

El director general de la FAD subraya el papel del deporte como elemento preventivo frente a las drogas puesto que “favorece el desarrollo de mecanismos y hábitos que enlazan la inteligencia, la motivación y la acción; centra el placer en el individuo y en las relaciones personales en lugar de hacerlo sobre la posesión de objetos; fomenta el esfuerzo personal y grupal en la consecución de metas; adiestra en el aplazamiento de la recompensa y contribuye a interiorizar la existencia de normas y a participar en su establecimiento y respeto, entre otras cuestiones”, asegura.

“Es evidente que el tiempo que un adolescente pasa practicando algún deporte no está consumiendo drogas, pero además hay que tener en cuenta que si está muy implicado con su equipo querrá estar fresco para jugar bien o poder entrenar, lo que a su vez supone un escudo protector frente a las sustancias”, subraya por su parte Miguel Carmelo, presidente de Laureate International Universities para la Región Mediterránea y presidente de la Universidad Europea de Madrid. “Tampoco hay que olvidar que el entorno es fundamental en el inicio del consumo y, sin duda, en el ámbito deportivo hay menos drogas que en otros”, añade.

-Más oferta y más tiempo
En ese punto, Miguel de la Villa, director general de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, recuerda que desde el ámbito municipal se están llevando a cabo importantes acciones “encaminadas a facilitar a los adolescentes el acceso a espacios y actividades saludables que supongan una alternativa a los entornos lúdicos que propician el consumo de alcohol y otras drogas”, explica. Es el caso del programa “La Tarde y la Noche más joven”, una iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de Madrid en el año 2000 bajo cuyo paraguas se están desarrollando dos programas concretos para ampliar la oferta de ocio en el fin de semana a chicos y chicas con edades comprendidas entre los 12 y los 24 años.

A través de este programa, pionero en España y que se extiende durante numerosos viernes y sábados de todo el año en centros culturales e instalaciones deportivas de Madrid, se amplía el horario de las instalaciones deportivas hasta las 2.30 de la madrugada y se ofrece un amplio abanico de actividades lúdicas. “Desde el Ayuntamiento queremos ofrecer una alternativa que facilite que los horarios de ocio puedan dirigirse hacia la práctica deportiva puesto que es una actividad divertida y saludable que infunde en los chavales un conjunto de valores que les hace enfocar el resto de sus actividades diarias desde un punto de vista más positivo”, asegura Miguel de la Villa.

Teresa Mogín, directora de la Fundación Real Madrid, también apuesta por el deporte como una alternativa para tantos adolescentes que pasan solos las tardes, sin la supervisión de un adulto, al tiempo que subraya su utilidad como elemento de integración. Ese es precisamente el objetivo de muchos de los programas desarrollados por la Fundación Real Madrid, entre los que cabe destacar aquellos en los que los equipos tienen que estar integrados al 50 por ciento por inmigrantes y españoles; otros dirigidos a niños de largas estancias hospitalarias y otros en los que los integrantes de los equipos son niños con discapacidades psíquicas y niños que no tienen ningún tipo de discapacidad.

“Mientras el Real Madrid se asocia a la alta competición, nuestro objetivo es que la Fundación Real Madrid se asocie con la integración y el deporte accesible para todos tomando como elementos comunes el ejercicio físico y la magia de la camiseta del Real Madrid”, concluye Teresa Mogín.

1 comentario:

SEO dijo...

Es importante desarrollar intervenciones interinstitucionales para prevenir y controlar las adicciones, mediante proyectos para prevenir el uso de drogas y alcohol