miércoles, 27 de mayo de 2009

El 50% de los pacientes crónicos no cumple el tratamiento

La mitad de los pacientes crónicos no sigue la terapia prescrita, entre un 5 y un 10% de los ingresos hospitalarios se debe a un mal cumplimiento del tratamiento, y entre el 2 y el 20% de las recetas no llegan a la farmacia. Como consecuencia: empeoramiento del estado de salud, pérdida de años de vida, menor eficacia de los medicamentos, aparición de efectos secundarios inesperados, e incluso riesgo de fallecimiento.

El análisis de la adherencia actual al tratamiento y sus consecuencias ha sido el tema central de la tercera edición del Foro Diálogos Pfizer-Pacientes bajo el título ‘La adherencia al tratamiento: calidad de vida en el paciente cumplidor’ que ha tenido lugar hoy en la Agencia Laín Entralgo. Este encuentro, organizado por la compañía biomédica Pfizer, en colaboración con la Oficina del Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid, ha reunido a más de 60 presidentes, vicepresidentes y representantes de las principales asociaciones de pacientes de toda España, con el objetivo de buscar soluciones a las causas del incumplimiento del tratamiento.

Tal y como ha señalado el director de Comunicación y Relaciones Profesionales de Pfizer, Francisco J. García Pascual, durante la bienvenida al Foro, “el objetivo de este encuentro es responder a la necesidad de favorecer el cumplimiento del tratamiento porque sabemos que el 50 por ciento de las prescripciones no se toman de forma correcta”. Según García Pascua, “esta situación tiene graves consecuencias para la salud y para el sistema porque reduce la eficiencia de un recurso clave, el medicamento, por lo que se necesita la implicación de todos los que formamos parte del sistema sanitario para corregir esta situación. En este caso, el compromiso de una compañía biomédica innovadora como es Pfizer, se basa en poner a disposición de los pacientes un lugar de encuentro con los distintos agentes de salud para mejorar el cumplimiento terapéutico”.

Por su parte, Juan Ignacio Barredo, Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid, afirmó que “por parte de los pacientes, existe una gran preocupación en lo relativo a la seguridad en la asistencia sanitaria. En este sentido, es clave que la relación médico-paciente sea lo más satisfactoria posible y que ambas partes se sientan cómodas. Un paciente informado, que aprovecha al máximo la consulta con el profesional, toma mejores decisiones su tratamiento”.

-Consecuencias de un mal cumplimiento
El empeoramiento del estado de salud, la pérdida de años de vida, la aparición de efectos secundarios inesperados, e incluso el riesgo de fallecimiento son algunas de las consecuencias de un mal cumplimiento del tratamiento. “Un paciente que cuenta con la información adecuada sobre sus factores de riesgo, sobre la dosis y frecuencia de los medicamentos que tiene que tomar, sobre los hábitos y estilos de vida que debería modificar y sobre los beneficios que se esperan del tratamiento hace más caso a las indicaciones del médico”, ha afirmado la doctora Ana Pastor, vicepresidenta de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y ponente del Foro.

Los olvidos o equivocaciones, el desconocimiento, y la falta de información son las causas habituales que dificultan el cumplimiento terapéutico. “Sabemos –añadió Ana Pastor- que la mayoría de los pacientes tienen dificultades para tomar todos sus comprimidos. Para facilitar su cumplimiento lo recomendable es elaborar un plan de tratamiento que sea lo más sencillo posible, con el menor número de medicamentos y dosis posibles, asociar la toma de medicación con actos cotidianos y tener en cuenta aspectos personales como su horario de trabajo o su situación familiar”.

-Barreras para la adherencia terapéutica
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), mejorar la adherencia debe convertirse en una parte fundamental de los esfuerzos para incrementar la salud de la población. Un problema que no es sólo responsabilidad de los pacientes, sino de todos: los ciudadanos como posibles pacientes, los profesionales sanitarios y las Administraciones públicas.

En la adherencia al tratamiento influyen aspectos del propio paciente y factores médico-sanitarios. Entre los primeros se encuentra un posible desconocimiento sobre su patología, información demasiado específica que impida entender las pautas del médico o que no perciba el riesgo que representa para su salud… Mientras que, en los factores médico-sanitarios se encuentra la dificultad para adaptar el tratamiento a las necesidades y tipo de vida del paciente, el escaso tiempo de consulta o la complejidad de la terapia.

-Utilización correcta de los medicamentos
Durante el foro, los expertos han analizado la necesidad de profundizar en investigaciones que analicen las repercusiones de la falta de adherencia al tratamiento. Actualmente, se gastan muchos esfuerzos y recusrsos económicos en conocer la seguridad de los medicamentos, pero falta investigar si el paciente los toma o no. Asimismo, se ha recalcado que es preciso que médicos y pacientes los utilicen correctamente para evitar un manejo inadecuado de las enfermedades.

Se estima que la falta de adherencia al tratamiento, puede provocar una mayor utilización de recursos sanitarios porque una de sus consecuencias más directas es la pérdida de efectividad de los medicamentos.

Los olvidos, los efectos secundarios o no considerar necesario tomarse los medicamentos son algunas de la razones que explican que el paciente no siga las pautas del médico.

No hay comentarios: