viernes, 29 de mayo de 2009

El 16% de las cirugías colorrectales desarrollan una infección quirúrgica


Las infecciones quirúrgicas, es decir, aquellas que se derivan de una intervención de este tipo, son, sin duda, la complicación más frecuente en los pacientes operados. Además, se han convertido en la infección nosocomial -infección contraída en el hospital por un paciente internado por otra razón distinta- más prevalente en los servicios quirúrgicos. En concreto, “cuando se trata de cirugías colorrectales, su incidencia alcanza hasta un 16%”, asegura el doctor Domenico Fraccalvieri, cirujano de la Unidad de Coloproctología del Hospital Universitario de Bellvitge, en Barcelona, y uno de los ponentes que participa estos días en la XIII Reunión Nacional de la Asociación Española de Coloproctología, que se celebra desde hoy y hasta el 29 de mayo en la ciudad condal.

Aún así, la incidencia de las infecciones quirúrgicas varía mucho entre unos centros hospitalarios y otros, “oscilando generalmente entre un 3 y un 40%”, explica el doctor Fraccalvieri. Tal variabilidad se debe a la intervención de muchos factores relacionados con las características del paciente, las medidas preventivas que se utilizan, el ambiente hospitalario y quirúrgico y la complejidad de la intervención en cada caso. Por otra parte, hay que considerar que muchos pacientes presentan infección de herida después del alta, lo cual comporta que la complicación no venga objetivada y registrada.

Y es que a la hora de hablar de infecciones quirúrgicas hay que tener en cuenta una serie de variables que inciden directamente sobre la probabilidad de desarrollarla. “El estado preoperatorio del paciente, como por ejemplo, si tiene diabetes, si está inmunodeprimido o desnutrido, si existe anemia, necesidad de trasfusión u obesidad; y, fundamentalmente, otros factores relacionados con el tipo de cirugía en cuanto a su complejidad, grado de contaminación intraoperatoria –clasificado en limpia, limpia-contaminada, contaminada y sucia- y la duración de la intervención”, destaca el experto. Se sabe que el aumento en más de un 75% de la duración considerada normal de la intervención condiciona enormemente el riesgo de infección quirúrgica.

También hay que tener en cuenta el tipo de intervención, ya que las cifras varían significativamente entre las cirugías de unas patologías y otras. Así, según el doctor Fraccalvieri, “mientras que la incidencia media de infección quirúrgica por patología colorrectal en nuestro país es del 16%, en el caso de cirugía sobre intestino delgado es del 24%, en cirugía hepatobiliopancreática del 30% y en cirugía limpia desciende hasta un 3-5%”.

-Medidas preventivas eficaces
Los expertos calculan que el coste que conlleva una infección de este tipo ronda los 2.600 euros por paciente y que la estancia hospitalaria se prolonga entre 7 y 10 días. Pero las consecuencias de esta complicación van mucho más allá del gasto añadido que supone para los centros hospitalarios. “Se puede producir –asegura el doctor Fraccalvieri- desde un retraso en la cicatrización de la herida hasta una abertura espontánea de la pared abdominal”. Además, las infecciones quirúrgicas aumentan el riesgo de ingreso en las Unidades de Cuidados Intensivos y se relacionan con el incremento general de la mortalidad postoperatoria: “en torno al 70% de los pacientes que fallecen en el postoperatorio presentan una complicación séptica relacionada con la cirugía”.

Conseguir reducir estos costes y la comorbilidad que lleva asociada para los pacientes las infecciones quirúrgicas es un auténtico reto para los cirujano y conseguirlo pasa, necesariamente, por modificar determinados procedimientos e incorporar nuevas medidas preventivas. Según el doctor Fraccalvieri, “es necesario seguir manteniendo el buen nivel de atención alcanzado en los últimos años por parte del entero sistema sanitario, mejorar las medidas higiénico-ambientales de los quirófanos, realizar medidas de profilaxis antisépticas más estrictas, y promover la implementación de protocolos de control y vigilancia intra y extrahospitalarios”.

En este sentido, el uso de materiales de sutura impregnadas de antisépticos está obteniendo muy buenos resultados. Varios trabajos han confirmado ya la eficacia de esta medida a la hora de prevenir el riesgo de infección quirúrgica. “Es un recurso muy útil que ha demostrado tener un papel significativo en disminuir la incidencia de esta complicación”, concluye el doctor Fraccalvieri.

No hay comentarios: