jueves, 28 de mayo de 2009

Cataluña afronta el reto de la Medicina individualizada en una posición de privilegio

“En el área de la investigación biomédica, España está dentro del selecto grupo de países que componen el G-8, y Cataluña es uno de los mayores exponentes de este hito", según ha destacado la Consejera de Salud de la Generalitat de Catalunya, Marina Geli, en la jornada sobre “Nuevos abordajes en Medicina Individualizada y plataformas de investigación cooperativa”, que se inscribe dentro del ciclo de conferencias que están llevando a cabo por toda España la Fundación Bamberg y el Instituto Roche sobre “Medicina Individualizada, innovación sanitaria y desarrollo económico”.

La reunión, en la que ha colaborado el Departament de Sanitat i Seguretat Social de la Generalitat de Catalunya, ha contado con la participación de destacados políticos y gestores sanitarios de esta Comunidad Autónoma, y con la aportación de investigadores básicos y clínicos que trabajan en Cataluña. El encuentro ha servido, entre otras cosas, para subrayar el “liderazgo de Cataluña en este ámbito”, según palabras de Marina Geli; además, la consellera aprovechó la ocasión para reiterar que “en este periodo de crisis el sector sanitario es un sector muy fuerte, y puede ser el motor de la economía". Respecto a las aportaciones concretas de Cataluña en el ámbito de la Medicina Individualizada, Marina Geli ha apuntado que “el cambio de paradigma que se está produciendo en Medicina, a pesar de que da un poco de vértigo, resulta muy satisfactorio ya que generar conocimiento en sí es un éxito"

Como la ha definido el Dr. Jaime del Barrio, director general del Instituto Roche, “hablamos de Medicina Individualizada cuando se usan datos genómicos y moleculares para mejorar la clasificación de las enfermedades, facilitar el desarrollo y validación de nuevas terapias dirigidas, tratar a los pacientes con mayor especificidad y eficacia pero con menos efectos secundarios y determinar de forma más precisa la predisposición a enfermedad”. Este tipo de abordaje, según ha indicado el presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, “es una realidad en nuestro país, no exenta de controversias, dificultades y retos”.

-Investigación cooperativa
En esta reunión se ha dedicado exclusivamente una de las mesas a revisar el presente y futuro de los consorcios y plataformas de investigación cooperativa, que son la base para el desarrollo de recursos y aplicaciones de Medicina Individualizada.

Las nuevas tecnologías de alto rendimiento permiten una mayor rapidez de análisis, una mayor precisión y el estudio en paralelo de múltiples muestras. La acumulación de datos es, en estos casos, un problema a resolver. Para el Dr. Modesto Orozco, del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, “la supercomputación es un elemento esencial para el avance científico en este ámbito”.

Sin embargo, para poder aprovechar el potencial de estas tecnologías es imprescindible que los datos moleculares del paciente (específicos de su enfermedad) se obtengan de forma precisa y reproducible y que los datos clínicos asociados a las muestras sean precisos, completos y estandarizados. En este sentido, se ha hecho una mención particular al papel que desempeña un nuevo tipo de herramienta que va a ser clave para alcanzar el reto de la Medicina Individualizada: los biobancos.

En concreto, la Dra. Sara Marsal, del Grup de Recerca de Reumatologia del Institut de Recerca Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, ha puesto el ejemplo del IMID-Biobank, uno de los biobancos especializados en enfermedades inflamatorias crónicas de mayor expansión en la actualidad. “Se trata de una colección dinámica de material biológico y datos asociados de pacientes con IMIDs (Immuno Mediated Inflammatory Diseases) almacenados en un sistema organizado”. Este biobanco se ha desarrollado en el marco del Proyecto Singular y Estratégico “IMID-Kit” para el estudio de las enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoide, la enfermedad inflamatoria intestinal, la psoriasis, la artritis psoriasica y el lupus eritematoso sistémico.

En este estudio participan 53 Servicios Hospitalarios de tres especialidades médicas distintas (Dermatología, Gastroenterología y Reumatología) pertenecientes al Sistema Nacional de la Salud. De una forma precisa y estandarizada se obtienen diversas muestras biológicas (DNA, RNA, plasma, orina y líneas celulares) junto con datos clínicos y epidemiológicos de 16.000 individuos (13.000 pacientes y 3.000 controles). En enero de 2009, IMID-Biobank fue certificado según los estándares de calidad ISO 9001-2000, “convirtiéndose en el primer biobanco hospitalario en obtener dicha certificación y un biobanco de referencia mundial en el estudio de las enfermedades inflamatorias crónicas”, ha destacado la Dra. Marsal.

-Nuevos abordajes de Medicina Individualizada
Ya desde una perspectiva más clínica, en otra mesa redonda se ha hablado sobre nuevos abordajes de Medicina Individualizada y la evaluación del impacto de la investigación biomédica. A modo de ejemplo, el Dr. Elías Campo, Director Clínico del Centro para el Diagnóstico Biomédico del Hospital Clínico de Barcelona, resumió algunas de las aplicaciones de la secuenciación de genomas completos a gran escala, profundizando concretamente en el impacto conceptual y tecnológico del proyecto genoma humano y del denominado HapMap. Sobre la repercusión que está teniendo el proyecto genoma en Biomedicina, ha destacado “el importante desarrollo tecnológico que están conllevando estas iniciativas, surgiendo constantemente recursos más económicos, más rápidos y más precisos para describir el genoma de cada individuo”. Ya como desafíos de futuro en Biomedicina, el Dr. Campos ha citado los progresos alcanzados en “la identificación de genomas completos de enfermedades”, destacando específicamente los avances conseguidos por el Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer y el Consorcio Español para la Leucemia Linfática Crónica.
Por su parte, el Dr. Xavier Correig, del CIBER en diabetes y enfermedades metabólicas (CIBERDEM), ha puesto el acento en las posibles aportaciones de la metabolómica, una ciencia que estudia el conjunto de metabolitos presentes en un sistema biológico (en particular, en biofluidos como orina, sangre, el fluido cerebroespinal, la saliva o incluso en tejidos o cultivos celulares). “Mientras la genómica y la proteómica nos indican lo que podría haber pasado, la metabolómica nos indica lo que realmente ha pasado y, por lo tanto, es la ciencia que mejor puede caracterizar los fenotipos de los seres vivos”, ha señalado.

En la última década, la metabolómica ha venido aplicándose con éxito en las distintas etapas del desarrollo de nuevos fármacos, así como en la monitorización de intervenciones nutricionales y en el seguimiento de los transplantes de órganos; un ámbito de aplicación emergente es el diagnóstico de enfermedades, especialmente en cáncer, enfermedades neurológicas y metabólicas. Con todo, a juicio del Dr. Correig, “donde realmente puede ser útil la metabolómica es en la Medicina Individualizada”. Actualmente, ha apuntado, “el conocimiento de las variables metabolómicas va a servir para predecir la reacción de un ser vivo a la administración de los medicamentos y/o alimentos, de tal manera que el tratamiento podría particularizarse para cada individuo, eligiendo el mejor principio activo y la dosis más efectiva”.

-Retorno social
Sin embargo, no siempre es fácil evaluar y determinar el efecto que tienen estas innovaciones biomédicas a nivel social. La Agencia de Evaluación en Tecnologías e investigación Medicas de Cataluña, en colaboración con la Unidad de Epidemiología del Servicio de Cardiología del Hospital de Vall d'Hebrón de Barcelona, ha desarrollado un modelo para identificar, medir y potenciar este impacto social.

Como ha explicado Paula Adam, de la Agencia de Evaluación de Tecnologías e Investigación Médicas de Cataluña, “el factor que caracteriza este modelo respecto a los ya existentes a nivel internacional es el papel clave que se le otorga a los decisores o usuarios de los resultados científicos: clínicos, gestores, profesionales, pacientes, tercer sector, sistemas de información, etc. Sin su participación proactiva para incorporar los nuevos conocimientos en sus decisiones diarias difícilmente habrá aplicaciones y, por tanto, impacto en ganancias en salud y calidad de vida”.

En el caso de la Medicina Individualizada, ha señalado Paula Adam, “el potencial de producción científica y bibliométrica es enorme, al igual que el potencial de crecimiento empresarial; sin embargo, reconoce, “el impacto social real es aun desconocido”.

No hay comentarios: