miércoles, 29 de abril de 2009

Los avances en el diagnóstico por imagen podrían permitir en un futuro conocer el grado de conciencia de los pacientes en estado vegetativo

Los recientes avances en MRIf (Imagen Funcional por Resonancia Magnética) han permitido demostrar que los pacientes en estado vegetativo son capaces de percibir y comprender el lenguaje, así como de procesar emociones. Estos datos fueron analizados ayer por el profesor Fernando Reinoso Suárez, Académico de Número, durante su conferencia, en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), Estado vegetativo y pensamiento consciente. Reflexiones neurocientíficas y éticas. El profesor Reinoso Suárez presentó el caso de un paciente que vivió durante ocho años en estado de coma y en el que, según los datos anatómicos analizados, se observó que gracias a que sus vías sensitivas estaban en buen estado podía organizar una respuesta, a pesar de tener lesionadas las vías motoras. “Estos datos”, afirmó el profesor Reinoso Suárez, “me hicieron sospechar que el paciente podía ser consciente de sí mismo y de su entorno. Es decir, que podemos determinar en estas personas una forma de respuesta conductual. Los datos obtenidos a través de las pruebas de neuroimagen pueden sustituir al lenguaje o a un acto motor en enfermos en los que estas funciones no son posibles, pero que si mantienen abiertos los canales de información”.

El estado vegetativo se define como la condición clínica en la que el enfermo no da ningún signo evidente de conciencia de si mismo o del ambiente que le rodea y parece incapaz de interaccionar con los demás o de responder a estímulos adecuados. Sin embargo, gracias a estudios, como el realizado por la Unidad de Investigación Cerebral del Medical Research Council Cognition de Cambridge (Reino Unido), basados en la observación de estos pacientes, comparándolos con controles normales, se ha podido mostrar que pacientes que aparentemente no tienen actividad cognitiva, ya que no desarrollan respuestas motoras a los estímulos, si tienen una respuesta conductual.

“A través de los resultados del estudio”, explicó el profesor Reinosos Suárez, “se definió que si se conseguían niveles de activación en pacientes en estado vegetativo similares a los que existen en voluntarios sanos cuando se realiza el mismo test, se podría concluir que ambos tenían el mismo nivel de conciencia. Todos estos avances permitirán profundizar en las posibilidades de tratamiento de estos pacientes y obtener un mayor conocimiento sobre la situación real en la que se encuentran, lo que permitirá una notable mejora en su calidad de vida”.

Este mejor conocimiento de los pacientes pone sobre la mesa, según el profesor Reinoso Suárez, multitud de cuestiones éticas que deben ser tenidas en cuenta. “En cualquier caso, siempre tenemos que tener presente que el valor de la vida de una persona, y de su dignidad, no tiene nada que ver con triunfos, su belleza, su talento o su productividad, ya que hay que excluir la introducción de criterios de discriminación de la dignidad humana basados en el desarrollo biológico, psíquico, cultural, económico o en el estado de salud”.

En su página Web, la RANM (www.ranm.es) incluye un amplio resumen de las conferencias de las distintas sesiones así como el calendario de las intervenciones programadas.

No hay comentarios: