martes, 14 de abril de 2009

El GEsVA insiste en no bajar la guardia en la vacunación de la gripe o neumococo en adultos



La vacunación de la gripe y del neumococo en adultos ha descendido en los dos últimos años, según han indicado los expertos del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA) con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra mañana 7 de abril. Asimismo, han recordado la importancia de la vacunación en la salud de la sociedad. "El descenso en la cobertura vacunal de estas dos afecciones no se debería repetir, ya que favorece una situación de peligro innecesario para un grupo de la población con el sistema inmunitario débil. No debemos bajar la guardia en este aspecto", advierte el doctor Ramón Cisterna, coordinador del GEsVA.
A pesar de que la mortalidad por enfermedades vacunables en adultos es muy baja, por ejemplo, sólo se registran unos 30 casos de tétanos cada año en España, de los cuales la mitad fallece, "es muy importante la vacunación generalizada en los adultos porque permite mejorar su calidad de vida. Sin duda, la protección que proporciona ejerce un papel social muy importante", indica el doctor Cisterna, también jefe de Servicio de Microbiología Clínica y Control de la Infección del Hospital de Basurto (Vizcaya). De hecho, la vacunación frente a la gripe y frente a la enfermedad neumocócica ha demostrado reducir las hospitalizaciones y la mortalidad por estas patologías.


-Vacunarse para prevenir enfermedades
Según concluye el Estudio de conocimiento y actitudes en la vacunación del adulto, llevado a cabo por el GEsVA, ocho de cada diez personas admiten que las vacunas previenen enfermedades y el 14% reconoce que mejoran la calidad de vida. No obstante, el doctor Cisterna afirma que a pesar de estos datos, se constata una baja cobertura vacunal: "El 30% de los adultos no se ha vacunados desde los 18 años, con algunas diferencias por regiones".
Concretamente en Andalucía, el 69% de los adultos admite que la vacunación previene enfermedades y el 28% asegura estar a favor de la vacunación, sin embargo, el 61% declara no haberse vacunado desde los 18 años, un porcentaje mucho más bajo a la media nacional (30%).


-La vacunación entre los sanitarios es clave
Este año el Día Mundial de la Salud se centra en la seguridad de los establecimientos de salud y la preparación del personal sanitario ante situaciones de emergencia. En esta línea, los miembros del GEsVA aprovechan este lema para insistir en la necesidad de que estos profesionales estén correctamente vacunados de determinadas enfermedades como la gripe, etc., ya que juegan un papel clave en la comunidad. Asimismo deben favorecer una mayor concienciación sobre este tema e "informar a los pacientes sobre la utilidad de las vacunas como ha ocurrido con la vacunación del viajero, un aspecto en el que se ha incrementado considerablemente la solicitud de información", señala el doctor Angel Gil, miembro del GEsVA y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid).
"La vacunación en los sanitarios es imprescindible, ya que no sólo se trata de la protección directa y personal, sino también de la de sus pacientes. Un profesional sanitario no vacunado es un foco de transmisión para los enfermos, que puede llegar a contagiarles complicando así su afección de base, sobre todo en algunas especialidades de mayor riesgo como Oncología, Pediatría o Hematología", apunta el doctor Gil.
Además, los profesionales sanitarios son una importante fuente de información para la población en esta materia. Por ello, en opinión del doctor Cisterna, "una tasa de vacunación elevada no puede basarse en esfuerzos esporádicos o a corto plazo. Por eso, es importante que los profesionales sanitarios sean conscientes y se preocupen para mejorar sus prácticas de vacunación y mantener una nueva actitud, en beneficio de todos los ciudadanos. De esta forma, se daría un importante paso en la estrategia vacunal".
"Aunque las tasas de enfermedades inmunoprevenibles son bajas, esto no debe generar un falso sentimiento de seguridad con respecto a la vacunación", indica el doctor Gil. Con el objetivo de favorecer la vacunación en los adultos, este especialista aboga por un consenso entre todas las sociedades científicas. A su juicio, la aparición de la inmunización (tras la potabilización), ha sido la intervención sanitaria que ha salvado más vidas en el mundo.
Generalmente, añade este especialista, las personas tienen una idea muy imprecisa de sus antecedentes vacunales y es difícil investigar porque los registros no han sido adecuadamente conservados. En este sentido, los expertos del GEsVA aseguran que la existencia de un carné vacunal facilitaría esta labor y permitiría a cada paciente tener la información relacionada con su estado vacunal, a la vez que favorecería la responsabilización en el cuidado de su salud y mejoraría el intercambio de datos entre los profesionales sanitarios y los distintos niveles asistenciales.

No hay comentarios: